Camino a Pekín

LOS TRIUNFADORES Y LAS DECEPCIONES DE PEKÍN 2022

Como ocurre en cada campeonato deportivo algunos de los favoritos previos resultan no realizar la actuación esperada, otros de los que apenas se esperaba algo importante resultan ser una (agradable) sorpresa, mientras que otros sí que confirman su condición de favoritos. Seguro que nos dejamos muchos nombres fuera, pero estos fueron algunos de las decepciones de Pekín 2022 y otros los triunfadores:

-Entre los fracasos de estos Juegos resalta el nombre de uno de los que estaba llamado a convertirse en uno de los grandes triunfadores: el noruego de combinada nórdica Jarl Magnus Riiber. En su descargo decir que le atacó el Covid pocos días antes. Riiber se había preparado concienzudamente toda la temporada de cara a los Juegos, renunciando a ganar la Copa del Mundo, en su mano si no hubiese dejado de participar en cinco pruebas para ir en la mejor forma a Pekín. Pero el Covid le impidió participar en la primera prueba en Pekín, en la segunda sólo pudo quedar octavo (sin duda afectado por los días de aislamiento en una habitación) y tuvo la mala suerte de no ser elegido para formar el equipo de relevos de Noruega que ganó el oro. Se fue de vacío el aspirante a tres oros.

-En curling volvió a fallar la que hasta hace poco era gran superpotencia de este deporte: Canadá. Es verdad que pudo salvar el expediente en cierta manera ganando el bronce en la competición masculina, pero ni en la femenina ni en la de dobles mixtos pudo tan siquiera acceder a semifinales. Por contra, el equipo sueco de Niklas Edin pudo por fin ganar el oro al que parecía destinado desde hace años. Tras su bronce en Sochi y plata en Pyeongchang era ya el turno de coronar al mejor equipo masculino de los últimos años. Y finalizando con el curling, la gran sorpresa del torneo la dio el equipo de dobles mixtos de Italia compuesto por Amos Mosaner y Stefania Constantini, que no solo ganó el oro, sino que lo hizo ganando todos y cada uno de los once partidos que jugó. Su victoria ha servido para visibilizar ese deporte en su país -además de convertirles en estrellas mediáticas- y atraer a nuevos practicantes en Italia.

Foto de Lillian Suwanrumpha/AFP/Getty Images

-A la altura de la decepcionante actuación de Riiber podemos poner la de la esquiadora de alpino Mikaela Shiffrin (sin excusa además de haber padecido días antes coronavirus), otra llamada a convertirse en la más que plausible “reina” de los Juegos. Sin embargo, la estadounidense se ha ido de vacío, dejando una mala impresión al salirse de pista en varias pruebas. Lo más cercano a una medalla que estuvo fue en su última prueba, la de paralelo por equipos, en que llegó a disputar el bronce…perdiéndolo, siendo además el peor componente de la escuadra americana. El nombre que sí brilló en el esquí alpino en estos Juegos fue el del austriaco Johannes Strolz, con dos oros y una plata, todas medallas un tanto inesperadas. Siguiendo con su deporte, la que sí ha dado más de lo esperado incluso ha sido la velocista italiana Sofia Goggia, que ganó la plata en el descenso después de haberse lesionado escasos días antes del inicio de los Juegos. Quizás sólo ella confiaba en que pudiera dar un resultado tal. Su plata, realmente inesperada, tiene el mérito de un oro.

-Cambiemos de deporte: En el patinaje de velocidad han brillado especialmente tres nombres. El sueco Nils Van der Poel por ganar dos oros (uno con récord mundial), criticar abiertamente la inconveniencia de celebrar unos Juegos Olímpicos en China, entregar una de sus medallas a la hija de un preso político chino y no dudar en alzar la voz contra un supuesto trato de favor a Países Bajos. Precisamente de ese país viene nuestra protagonista: Irene Schouten se hizo con tres oros, dos de ellos con récord olímpico. Fue la figura femenina más destacada en su deporte en estos Juegos, aunque llamó mucho la atención la estadounidense Erin Jackson, que pasó de estar fuera de los Juegos al no haberse clasificado en los trials de su país a ganar el oro en la prueba más corta del patinaje de velocidad gracias al generoso gesto de su compañera Brittany Bowe, que le cedió su plaza en una de las historias más bonitas de los Juegos.

-En esquí de fondo Noruega ganó mucho menos de lo esperado, aunque le salvó los muebles la gran figura de Therese Johaug gracias a sus tres oros individuales. En la modalidad masculina la mayor figura fue el ruso Alexandr Bolshunov, con tres oros, una plata y un bronce. El noruego Johannes Klæbo estaba llamado a hacer un papel más grande del que hizo (dos oros, una plata y un bronce), por lo que su actuación también puede ser considerada ligeramente menor de lo esperado.

-El biatlón, aunque repartió muchas medallas, tuvo a dos grandes dominadores en categoría masculina: el francés Quentin Fillon Maillet (dos oros y tres platas) y el noruego Johannes Thingnes Bø (tres oros y un bronce). El francés se convirtió de paso en el deportista de su país y en el primer biatleta en ganar cinco medallas en una misma edición de los Juegos de invierno. En cuanto al apartado femenino destacó sobre el resto la noruega Marte Olsbu Røiseland, con tres oros y dos bronces.

Foto de AFP

-El alemán Francesco Friedrich no solo logró el doblete en sus dos pruebas de bobsleigh, sino que además confirmó su oro de Pyeongchang. En el apartado femenino hay que resaltar un nuevo oro para Kaillie Humphries, estrenando el palmarés de la nueva prueba de monobob.

-Aunque el japonés Ryoyu Kobayashi no pudo confirmar al 100% la gran temporada previa a los Juegos que estaba teniendo, se hizo con un nada desdeñable oro y una plata. En el apartado femenino dominó la eslovena Urša Bogataj, que ganó en todo lo que compitió: oro individual y por equipos mixtos.

-La china Ailing Eileen Gu estaba llamada en ser la “reina” de los Juegos. Aspiraba a tres oros, pero no logró por poco tamaña gesta, ya que en el slopestyle del Freeski “sólo” pudo ser segunda. Aun así, su figura mediática no defraudó.

Foto de Getty Images

-El short track trajo consigo demasiadas polémicas. Lo que nadie puede poner en duda es la figura de la italiana Arianna Fontana, agrandada en esta edición olímpica tras conseguir tres medallas más (un oro y dos platas), lo que la convierte doblemente en la deportista (hombre o mujer) con más medallas olímpicas en su deporte y la deportista italiana con más medallas en Juegos de invierno. Ello pese a contar con la gran competencia de la neerlandesa Suzanne Schulting que amplió su palmarés logrando dos oros, una plata y un bronce. En categoría masculina las medallas estuvieron muy repartidas. De los hermanos húngaros Liu se esperaba más. Entre los dos consiguieron un oro, un bronce y otro bronce compartido en los relevos mixtos.

-El canadiense Max Parrot ganó en slopestyle de snowboard y el bronce en Bir Air. El mérito está en que protagonizó una de las historias de los Juegos al haber superado un cáncer. Dentro del snowboard hay que destacar, en la modalidad del cross, a la estadounidense Lindsey Jacobellis, que se desquitó de “fracasos” olímpicos previos con dos oros: individual y por equipos mixtos.

-Dejamos para el final al Nombre (en mayúsculas) que más ha dado que hablar en estos Juegos, a su pesar. Huelga decir que se trata de la patinadora rusa Kamila Valieva. Llamada a ganar, de calle, el oro, se vio perjudicada por su entrenadora Eteri Tutberidze, auténtica causante de su positivo por dopaje. Su actuación casi corre paralela a la de la gimnasta Simone Biles en Tokio 2020: dos estrellas de su deporte, máximas favoritas para ganar en todo y que, por diferentes razones, se ven envueltas en la polémica por causas ajenas a ellas. Si la estadounidense se fue de Tokio con un bronce la rusa ganó un oro por equipos no confirmado y que posiblemente perderá.

Foto de David J. Phillip / Associated Press

 

Un comentario

  • Virginia

    Van der Poel un héroe al que hay que admirar muchisimo más allá de sus medallas.
    Que daño hacen los tramposos¡¡¡ Una niña por si sola no se dopa pero su carrera queda manchada para siempre y me da pena.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.