Camino a Pekín

AILING EILEEN GU: LA GRAN ESPERANZA CHINA PARA LOS JUEGOS DE PEKÍN 2022

Tan difícil como describir todo el potencial de esta deportista es decir incluso su nombre. Conocida en el mundo del esquí Freestyle como Ailing Eileen Gu y como Gu Ailing para el público chino, esta joven nacida en San Francisco en 2003 está llamada a convertirse en la estrella de los Juegos Olímpicos de invierno de Pekín 2022. Sus altas capacidades en las modalidades de halfpipe, slopestyle y Big air han ido acompañadas, a la par que con triunfos, con la polémica sobre su doble nacionalidad. Porque Eileen es hija de norteamericano y china y ha competido por los dos países, primero representando al país que la vio nacer para, justo cuando estaban comenzando los triunfos en su fulgurante carrera, pasar a representar a China. Por ese cambio llegó a recibir hasta amenazas de muerte en redes sociales realizadas por extremistas que consideran injusto y un despecho que haya dejado de dar triunfos a un país que le permitió la iniciación y perfeccionamiento en el esquí. Pero Ailing Eileen ve su cambio como un intento de “tender puentes” entre los dos países, tan necesitados de los mismos. También indirectamente tiene como fin popularizar su deporte en China y servir de modelo para jóvenes chinas que puedan seguir su ejemplo. Porque aunque algunos no lo entienden, ella se siente china en China y estadounidense en el país de las barras y estrellas. Al fin y al cabo domina a la perfección y sin acento ambos idiomas y conoce las dos culturas, fruto de sus viajes anuales desde niña a la patria de su madre. Aunque resida y estudie en Estados Unidos su vinculación con China ha estado siembre presente. Por cierto, que China ha hecho con ella una excepción porque no admite la doble nacionalidad, pero Gu es una potencial ganadora de incluso tres oros olímpicos en unos Juegos que, además, se juegan en casa. Sería de tontos dejar escapar un “regalo” como el ofrecido por la esquiadora.

Gu empezó a practicar su deporte de una manera casual. Su madre había acudido a Estados Unidos por motivos de estudios. Fue ella la que enroló a su hija en una escuela de esquí en el Lago Tahoe para que compartiera con ella su pasión por el esquí. Como llega a afirmar su madre “accidentalmente creé una esquiadora profesional”. Eileen Gu ya esquiaba con tres años, con nueve competía, con trece lo hacía en las categorías superiores ganando su primera prueba de la Copa del Mundo (palabras mayores) con quince. Todo eso pese a las dificultades que tuvo en sus comienzos, pues la montaña más cercana a su hogar estaba a cuatro horas en coche y sólo podía esquiar los fines de semana y en días festivos. Su palmarés ha ido creciendo y abultándose en tres competiciones principales: Juegos Olímpicos de invierno de la Juventud (donde ganó el oro en el Big air y el halfpipe y la plata en el slopestyle), los prestigiosos X Games de deportes de inviernos (oros en slopestyle y superpipe y bronce en Big air) y Mundiales (oros en halfipe y slopestyle y bronce en Big air en los celebrados en Aspen en 2021), amén de pruebas de la Copa del Mundo. Todo ello la convierte en una clara favorita para los Juegos de Pekín, donde estará “en casa”.

Ailing Eileen Gu, con todo, quiere ser más que una estrella del deporte. Estudia brillantemente, cumpliendo dos años escolares en uno y se autodenomina, además de esquiadora, modelo. Porque la moda es su otra pasión. No duda en afirmar que la Semana de la Moda de París que vivió in situ en 2019 fue “la mejor de su vida” y ha posado en las portadas de varias revistas de moda, como “Vogue” y “Cosmopolitan”.

Foto del COI

Durante la pandemia, no ha dudado en ponerse de lado de sus compatriotas asiáticos, pues se creó en los inicios un movimiento de odio hacia ellos culpándoles de la creación de la pandemia. Su juventud no ha impedido que tenga unas fuertes convicciones sociales, siendo una firme defensora pública del movimiento “Black Lives Matter”, además del Stop Asian Hate relacionado con el odio hacia los asiáticos al que nos hemos referido antes. También se considera una defensora de los derechos de las mujeres. Además de ser un obvio ejemplo por sus triunfos deportivos, fue educada con el lema “educar, alentar y empoderar a las mujeres” por lo que ha perseguido ese ideal dando discursos en colegios, creando grupos de niñas en campamentos de baloncesto en China, elevando su voz contra la brecha salarial en el deporte y, finalmente, poniendo su voz a anuncios de Adidas sobre empoderamiento femenino.

No podemos dejar de lado sus capacidades deportivas. Su dominio es tal que se ha convertido en la primera mujer de la historia en realizar un Doble Cork 1440, un truco consistente en realizar cuatro giros de 360 grados. Si lo realiza con éxito durante los Juegos de Pekín habrá firmado una actuación (una de ellas, puesto que puede acceder a hasta tres oros) brillante y sin paliativos. Tiene todo para convertirse en la “reina” de los Juegos de Pekín 2022.

 

 

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.