Uncategorized

MAX PARROT: LA VALENTÍA DE UN CAMPEÓN

El medallista olímpico canadiense Max Parrot, uno de los mejores riders de snowboard del mundo, nos dio un gran susto a principios de 2019 cuando anunció que padecía un grave tipo de cáncer: el llamado linfoma de Hodgkin. Lo había descubierto en noviembre de 2018 al notarse un bulto en el cuello. Al poco le fue diagnosticado el mal que padecía y enseguida empezó a ser tratado con quimioterapia. Pocos meses después la mala noticia se transformó en excelente: había superado la enfermedad. No solo eso: empezó a competir en una de las competiciones que reúnen a lo mejor de la élite mundial: los X Games. En su caso fue una prueba en Noruega…que ganó. El de Quebec pasó poco más de medio año en tratamiento, pero mereció la pena.

Foto de su Instagram

Para el que no lo conozca, decir que el anuncio de Max Parrot sobre su enfermedad supuso un revés importante en el circuito del snowboard ya que este canadiense es todo un campeón. Parrot se ha labrado un nombre con mayúsculas en el mundo del snowboard, tanto en la modalidad de slopestyle como en la de Big Air (los riders suelen participar en dos y hasta tres modalidades por la cercanía de sus características). Ni más ni menos que seis medallas de oro y dos de plata ha conseguido Max Parrot en los X Games, el campeonato con más solera y prestigio, además de otras cinco medallas -dos de ellas de oro- en los X Games de Europa. A ello hay que sumarle una medalla de plata en el Mundial de 2021 en la modalidad de Bir Air y, sin desmerecer al resto, la no menos importante medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Pyeongchang, en este caso en slopestyle, donde debutó en unos Juegos Olímpicos esta prueba. En la localidad surcoreana había llegado a la final con la puntuación más alta, pero en sus primeras dos rondas lo hizo mal, cayéndose y dándose dos golpes en la cabeza. Afortunadamente dichas caídas no le impidieron participar en la tercera y última manga, donde consiguió una puntuación suficiente para hacerse con la medalla de plata.

Foto del COI

Max Parrot parecía destinado a dedicarse al deporte de la nieve, pues ha nacido en una región donde se practica el esquí (Bromont). No es de extrañar que ya con tres años supiera esquiar y con nueve descubrió el deporte que le haría famoso. Su padre había sido esquiador, además de campeón canadiense de esquí acuático.

Además de sus medallas Parrot ha entrado en la historia de su deporte por varios logros destacables y por ello ha entrado en los anales del snowboard: ser el primero en realizar en competición -con éxito, se sobreentiende- los siguientes trucos: el Backside Triple Cork, el Cab Quadruple Underflip 1620, el Cab 1800 Triple Cork y el primero en enlazar saltos triples consecutivos en slopestyle. Para lograr todo ello este rider se toma muy en serio su carrera deportiva en pos de lograr la excelencia técnica; es siempre el primero en llegar a los entrenamientos y el último en irse, además de ser el más valiente en atreverse a incluir en competición los nuevos trucos entrenados. Todo ello le ha permitido volver a la competición, tras su pausa obligada, de forma victoriosa. Max no se conforma con estar presente; si vuelve es para darlo todo y ganar. Posee habilidades, quizá innatas, que ha explotado a base de entrenamiento, entrenamiento y más entrenamiento. Su hábitat natural parecer ser el aire. Que siga volando y girando en el aire muchos años más.

Foto de David Ramos/Getty Images

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.