Entrevistas

QUERALT CASTELLET: “LA MEDALLA OLÍMPICA NO ERA UNA OBSESIÓN, SINO UN OBJETIVO”

Después de muchos intentos y cinco participaciones olímpicas la española Queralt Castellet logró la tan ansiada medalla olímpica, que además es sólo la segunda ganada por una española en Juegos Olímpicos de invierno, tras la de Blanca Fernández Ochoa. Con ella Queralt aspira a “que me sigan otras chicas españolas, aunque no hay la misma cantidad de participación de snowboard que hay en otros países, pero espero que mi medalla sea un motivo para hacer crecer esa participación”. A pesar de que las nuevas generaciones vienen fuertes, Queralt está convencida de que inspira a otras chicas, como ella se siente inspirada por el resto: “Las jóvenes que van llegando me motivan. Sé que ellas tienen el ojo puesto en mí también. Ver progresar, sea quien sea, son cosas que al final motivan y es algo inspirador”.

Afirma sentirse en su mejor momento: “La clave de mi éxito es la ilusión y pasión que le pongo. Realmente yo disfruto cada momento que estoy haciendo snowboard, tengo inmensa pasión por ese deporte y por eso nunca he parado, bajo ninguna circunstancia, de seguir haciéndolo y luchando por lo que quiero”. Eso no quita para que hayan sido “muchos años de trabajo y sacrificios. Es un trabajo constante para conseguir esa ronda [la que le dio la plata en el halfpipe de Pekín 2022]. Al final miras atrás y ves todo el trabajo que constituye el momento tan cortito”.

Sobre la competición de la final olímpica que le dio la medalla comenta: “Cuando he visto el 90 [la puntuación conseguida en la segunda de sus rondas de la final] me he quitado un peso de encima. Tras la primera ronda he pensado que no estaban valorando mi truco y al ver la puntuación de la segunda ronda he visto que por fin lo han valorado y he intentado potenciar mi mejor truco y lograr una mayor altura”. Su estrategia, la que le llevó a subir al podio, se basó en “cómo eran los entrenos. He tenido una caída importante en los entrenos y la estrategia era ver según fueran los entrenos, iba a sacar una artillaría u otra”. Se dio la circunstancia de que en Pekín se encontró sola, sin su equipo técnico por culpa del Covid y de un asunto familiar. Eso no le permitió enterarse de lo que iban haciendo sus rivales: “Sin saberlo, sabía que si hacía bien mi ronda me daría un buen resultado. No tener a mi equipo fue un obstáculo, pero intenté hacer lo que llevábamos trabajando”. Por otro lado, estar sola en esta cita olímpica paradógicamente le ha supuesto disfrutar más de los Juegos, ya que “he estado en mayor contacto con compañeras de la misma disciplina y con amigas. Estaba sola, para hacer lo que iba a hacer y no me iba a agobiar con negatividades y pensé en pasármelo lo mejor posible”.

Aunque de pequeñita no se veía sobre un podio olímpico, empezó a soñar a raíz de los Juegos de Turín 2006, su primera experiencia olímpica. Allí vio sobre el segundo cajón del podio, el mismo que ha ocupado ella en Pekín 2022, a su admirada Gretchen Bleiler, la misma que tenía colgada en posters en su cuarto. Verla en vivo junto a otras grandes estrellas, “que para mí eran héroes, lejanas de alcanzar, me hizo pensar que quería estar allí, compitiendo por lo que compiten ellas. Me acuerdo de ellas siempre, cada vez que compito”.

Después de muchas medallas en las mejores competiciones internacionales durante todos estos años por fin llegó la medalla olímpica que la pone a la misma altura de sus ídolos de sus comienzos: “Sin duda han merecido todos los esfuerzos de estos años. Llevo persiguiendo esta medalla desde hace tiempo. En las últimas competiciones estaba en los podios y es normal que se apostara por mí. La mayor presión que he tenido que controlar es la mía propia. Aunque en este camino he conseguido muchas medallas no tenía una olímpica y los Juegos Olímpicos es la mayor competición que existe. He disfrutado mucho todos los Juegos que he hecho. Me paso todos los años enfocada en ellos”.

Volvemos a la pasión con la que vive su deporte: “He puesto lo mejor de mí para sacar los valores de mi deporte. La medalla olímpica no era una obsesión, sino un objetivo que me ayudaba a mejorar. Todos los días voy aprendiendo. La montaña es la motivación que tengo para seguir disfrutando. La fuerza para seguir es inevitable cuando te dedicas a tu pasión. Me lleva a motivarme aprender y disfrutar haciendo esto. Me siento muy afortunada, si pudiera no dejaría nunca de practicar este deporte. Cuando estoy en la montaña lo disfruto y por eso estoy con la fuerza de hacer lo que me encanta”.

La catalana recalca en varios momentos la importancia del apoyo recibido por su gente: “No hubiese sido posible sin la gente que me ha apoyado para que yo pudiera soñar tan grande”. En los Juegos de su medalla le ha tocado vivir con cierto temor el riesgo a ni siquiera poder participar debido a un posible contagio de Covid: “El temor a contagiarme de Covid durante los Juegos de Pekín ha estado presente todo el rato. Llegar a tu edificio en la villa olímpica y encontrarte a una ambulancia esperando porque, aunque nos hacíamos tres test diarios, si alguno daba positivo iba la ambulancia directamente a buscarle y directo al hospital, hacía que estuviera presente el temor todo el tiempo. Aun así, creo que en los últimos años hemos aprendido a vivir en parte con ese temor y es algo inevitable. Al final no puedes estar viviendo con ese miedo y hay que intentar enfocarse en lo que realmente estábamos ahí para hacer”. Las restricciones han motivado unos Juegos peculiares, como nos detalla Queralt: “Fue bastante complicada esa parte tan bonita que tienen los Juegos de conocer deportistas de otros países y la parte más social. Eso no lo hemos vivido, pero creo que han mantenido un orden muy riguroso y aun así lo han hecho de una manera bastante llevadera y no nos hemos sentido cohibidos o incómodos en ningún momento”.

Nos quedamos con una frase que resume todo el trabajo de tantos años de Queralt que, en materia de Juegos Olímpicos, sólo ha visto los frutos en Pekín 2022: “De Pekín me llevo que nada bueno llega fácil”.

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.