Camino a Pekín

DONOVAN CARRILLO: EL ESFUERZO RECOMPENSADO QUE PONE A MÉXICO EN EL PATINAJE OLÍMPICO TRAS 30 AÑOS

Donovan Carrillo quiere hacer historia. Y la hará en los Juegos Olímpicos de invierno de Pekín 2022. Para empezar, ha conseguido que se transmita por televisión el patinaje artístico en su país, México, algo que no se hacía en 30 años. Para continuar, su nivel técnico y artístico le avalan como primer patinador de su país en completar con éxito un triple Axel en competición internacional; ser el primer patinador mexicano en participar en el torneo de Cuatro Continentes; ser el primer saltador de su país en lograr un salto cuádruple (en su caso el cuádruple Salchow; ser el primer mexicano en clasificarse a la final de un Mundial senior y así toda una lista de logros que le han llevado a cumplir una meta: ser olímpico.

Donovan Carrillo practicó en sus inicios gimnasia y saltos de trampolín, llegando a competir a nivel nacional pero una casualidad le llevó hasta el patinaje artístico. La que practicaba este deporte era una de sus hermanas; Donovan acompañaba a sus padres a recogerla de la pista, tras los entrenamientos de aquélla. Al jovencito Donovan le fue atrayendo la práctica deportiva que realizaba su hermana…y una chica a la que veía patinar en la pista. Sea como fuere, Donovan se apuntó y fue descubierto en la pista por Gregorio Núñez, que pronto se convirtió no solo en su entregado entrenador, sino casi en un padre para él. Porque Donovan no lo ha tenido fácil. En su país las pistas de hielo que hay están en centros comerciales, que Donovan tenía que compartir con clientes amateurs a los que tenía que esquivar además de “soportar” una perenne música de fondo. No son condiciones para un deportista que aspira a entrar en la élite. Para más inri, cerraron la pista de su localidad por lo que el patinador, junto a su entrenador, tuvieron que trasladarse a otra ciudad. De ahí que digamos que Núñez ha tenido que hacer de padre, siendo el único referente adulto del joven Donovan. Si las condiciones para practicar el patinaje no eran ni mucho menos las ideales tampoco lo han sido las económicas. Los padres del patinador han tenido que realizar verdaderos esfuerzos, hasta el punto de llegar un momento en que no pudieron pagar a Gregorio Núñez y éste, generoso, continuó entrenando a Donovan de forma gratuita. Los pocos patrocinadores que se consiguieron, además, apoyaban prácticamente siempre en especie, lo que ha llevado a que sus padres tenga que pedir préstamos, recaudar dinero a base de rifas, desayunos, etc. Esfuerzo grupal para que la carrera de Donovan en el patinaje siga su curso.

Foto de AD

Carrillo, que ha llegado a recibir alguna sesión de entrenamiento vía Zoom con el prestigioso Brian Orser (medallista olímpico y entrenador de Yuzuru Hanyu y Javier Fernández, entre otros) ha buscado siempre reflejar aspectos de la cultura de su país en sus programas de patinaje. Lo hace mediante la música escogida (Santana, Pérez Prado, danzones mexicanos) y los trajes, como el diseñado para los Juegos de Pekín creado por un artista de Jalisco que cuenta con más de 17.000 cristales pegados a mano. Sumará a su primera experiencia olímpica el hecho de que será abanderado de su país en la ceremonia de inauguración. Premio al mérito de su hasta ahora corta pero fructífera carrera en la que Donovan aún tiene mucho que ofrecer y mostrar. Su meta, ha declarado, es completar al menos otro ciclo olímpico para “llegar fuerte en 2026”. Estar en los Juegos de Pekín ya le supone cumplir un sueño, que han vivido junto a él su familia, entrenador, allegados y todo el pueblo mexicano, que apoya a este patinador que se ha clasificado para unos Juegos Olímpicos tras 30 años de ausencia de México en el patinaje artístico olímpico. “Detrás de todo está el sueño de un niño que nunca se rindió”. Porque no todo en unos Juegos Olímpicos es oropel, podios, medallas y estrellas a nivel mundial. Los Juegos se componen de historias como la del grandísimo esfuerzo de deportistas como Donovan Carrillo para ser simplemente olímpico, para llegar a clasificarse a la final de 24 patinadores. De esto tratan los Juegos Olímpicos y de historias como la suya se nutren.

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.