Estadios Olímpicos

ESTADIOS OLÍMPICOS 21: EL DE ESTOCOLMO 1912

El estadio olímpico de Estocolmo, que albergó los Juegos en 1912, empezó su construcción en 1910, siendo inaugurado por el entonces rey Gustavo V de Suecia el mismo año de la celebración de los Juegos, esto es, en 1912. Su arquitecto, el sueco Torben Grut, quiso crear un estadio que pareciera una fortaleza o castillo medieval. En principio estaba proyectado para no durar demasiado tiempo, así que se realizó en madera que pintaron de blanco. Al poco se decidió que se convirtiera en una instalación permanente, por lo que su arquitecto Grut decidió transformar el plan inicial en algo más majestuoso, inspirado en las construcciones de Ragnar Östberg y en la muralla de la ciudad de Visby, es decir, en un estilo típico del Romanticismo nacional sueco utilizando además ladrillos de color gris. Es por ello que encontramos en el estadio diseños y relieves en ladrillo donde podemos contemplar estatuas de Carl Eldh y Carl Fagerberg.

Este estadio es uno de los más pequeños que han albergado unos Juegos Olímpicos. De hecho para los Juegos Olímpicos sólo tenía capacidad para entre 13.145 y 14.500 espectadores, para ser exactos. En ellos albergó muchas pruebas: los deportes del atletismo, la gimnasia, la lucha, la carrera del pentatlón moderno, el tira y afloja y algunos partidos de fútbol, así como varias pruebas ecuestres. Volvió a ser olímpico muchos años más tarde, en 1956, puesto que durante la edición disputada en Melbourne no se pudo celebrar en la sede olímpica las pruebas ecuestres debido a las reglas de cuarentena australianas, por lo que se decidió disputarlas en Estocolmo.

No podemos obviar un dato que hace de este estadio un caso singular, pues es el estadio de todo el planeta donde se han batido más récords mundiales de atletismo, hasta 83. Huelga decir que se ha dedicado a este deporte durante décadas, destacando las pruebas de la Diamond League, aunque también ha funcionado como estadio del equipo de fútbol del Djurgårdens IF durante varias décadas. También hay que decir que el maratón de Estocolmo finaliza en este estadio.

Lógicamente, y como viene siendo habitual, se han desarrollado en él numerosos conciertos de las máximas figuras del panorama musical mundial, como los Rolling Stones, Bruce Springsteen, AC/DC o Michael Jackson, que tiene el récord de espectadores en el estadio, alcanzando los 53.000 en un concierto dado en 1992.

El 8 de agosto de 1997 tuvo lugar un hecho curioso a la par que lamentable en este recinto deportivo, pues un tal Mats Hinze colocó en él una bomba que lo dañó en parte. El citado Hinze se oponía a la candidatura de Estocolmo para albergar los Juegos Olímpicos de 2004.

Este estadio es el quinto en haber sido construido y, pese a ser uno de los más antiguos del mundo, sigue en pie y en buen estado.

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.