Paralímpicos,  Parejas olímpicas

ARIANNA SACRIPANTE Y GIORGIO MINISINI: ROMPIENDO BARRERAS PARA ESTAR EN LOS JUEGOS

Giorgio Minisini y Arianna Sacripante o Arianna Sacripante y Giorgio Minisini son dos personas que aman profundamente el deporte. Entrenan juntos, realizan exhibiciones de su deporte -natación artística- juntos y emocionan y embelesan con sus números en el agua, pero el reglamento actual les impide hacerlo en competición. Aunque ya existe la modalidad de dúo mixto (sólo desde 2015 en competiciones internacionales) esta pareja italiana tiene que superar otro hándicap: ella es paralímpica, con síndrome de Down. Es más, de forma individual o con sus respectivas parejas en competiciones oficiales aún no pueden realizar su sueño de ir a unos Juegos, puesto que los hombres aún no tienen permitido participar en sus modalidades en Juegos Olímpicos y la natación artística no ha entrado aún en el calendario de los Juegos Paralímpicos. Estos dos italianos luchan denodadamente por ello, para que puedan romperse respectivamente esas barreras e ir ambos, aunque sea por separado, a unos Juegos.

De Minisini mucho podría contarse sobre su extenso palmarés, que le ha aupado a los mejores puestos en campeonatos Mundiales y Europeos colgándose medalla tras medalla…pero aún sin poder ser olímpico. De Sacripante diremos que encontró a los quince años el deporte de la natación artística y, desde entonces y según su entrenador, se ha convertido en una persona mucho más abierta, además de poder viajar por el mundo y conocer a muchas personas.

El encuentro entre Arianna y Giorgio se produjo en 2018 gracias al Proyecto Filípides, que les juntó y, desde entonces, han encandilado a todo espectador que les haya visto en sus programas de exhibición. En el Europeo romano de 2022 se destacó casi más su número con música del “Imagine” de John Lennon en la gala final que los oros ucranianos o las múltiples medallas de la delegación local italiana. No era la primera vez que Giorgio y Arianna encantaban al público, puesto que ya en 2018 en el Festival de Paranatación artística de Kioto (en esa ocasión con el número de “Nel blu dipinto di blu”) y en 2019 con el número de “La donna cannone” en la Superfinal de las Series Mundiales en Budapest ya dieron que hablar. Nicola Pintus ha sido la persona a la que se le ocurrió juntarles. Este improbable dúo quiere definitivamente romper barreras uniendo a un deportista paralímpico con otro que no lo es. “Es la última barrera” y la más difícil de derribar. Inclusión es la palabra clave y la representan en tres aspectos: inclusión de los hombres en un deporte considerado desde siempre como completamente femenino; inclusión de deportistas paralímpicos en este deporte, hasta ahora cerrado para ellos e inclusión de la unión de ambos. En definitiva, reúnen los valores del deporte y, por descontado, los valores olímpicos aunque tengan hasta el momento vetada su participación en ellos.

Foto de Federnuoto

El dúo quiso participar en lo que se llamó la “Operación Tokio” con el fin de exhibirse en la capital japonesa. Para ello tuvieron que acudir al crowfunding, que superaron de largo. Así, pudieron actuar en Kioto, aunque el sueño de participar en los Paralímpicos de Tokio 2020, aunque fuera a modo de exhibición, no pudo llevarse a cabo debido a la pandemia.

Nadie duda de que ambos se merecen participar en unos Juegos, tras años de lucha contra la discriminación, de horas y horas de entrenamiento y de excelencia en las competiciones en las que han participado (a las múltiples medallas de Minisini Sacripante une títulos nacionales y formando dúo con otra chica en los Trisome Games). Pese a que saben que casi con toda seguridad nunca podrán participar en competiciones oficiales juntos, “roban” preciadas horas de sus entrenamientos para practicar sus números conjuntos. Todo para contribuir a la difusión de su deporte y animar especialmente a jóvenes con síndrome de Down para que se atrevan a practicar tan bello deporte. Y, mientras, nos encandilan con emotivos -y altamente técnicos- números que no desmerecen los de las parejas habituales, según reglamento. Esperemos que sus esfuerzos den sus frutos en un futuro cercano.

Foto de Pasquale Mesiano / DBM

Un comentario

  • Virginia

    Pues que bonito sería verlos participar oficialmente, meten deportes que hay que ser muy indulgentes para nombrarlos así y no hay visos de que ellos puedan participar en algo que claramente lo es.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.