Entrevistas

GREG RUTHERFORD: “EL AMBIENTE DEL ESTADIO OLÍMPICO EN LA FINAL DE LONDRES 2012 ME EMPUJÓ A SALTAR MÁS LARGO”

Estamos ante un grandísimo campeón, uno de los protagonistas de una jornada histórica para los Juegos Olímpicos: el que se dio en denominar “Supersaturday” en los Juegos de Londres de 2012. El saltador de longitud Greg Rutherford pudo vivir en primera persona la euforia del público local y aportarles, quién sabe si como regalo por su apoyo, toda una medalla de oro olímpica. El atleta nos cuenta en exclusiva hasta qué punto le impulsó el apoyo de un público enfervorecido que llenaba el estadio olímpico de Londres: “Recuerdo el ambiente que pude vivir en el llamado Supersábado de los Juegos de Londres. Fue una noche divertida. Para mí, tener a todo ese público apoyándome detrás mío lo hizo más especial, realmente me empujó. Ver ganar el oro a Jessica Ennis y cómo reaccionó el público ante esa victoria supuso algo especial. Tener al público apoyándonos es parte del deporte. Tú actúas para otros y los fans te animan, lo que te da un impulso extra de energía”.

Y eso que llegó a la final tras conseguir “sólo” un cuarto puesto en la prueba calificatoria pero, como nos explica, estaba todo calculado: “La clasificación siempre es interesante. Quieres saltar realmente bien pero no darlo todo porque sabes que al día siguiente tendrás que saltar de nuevo, además de que siempre estás preocupado por si te puedes lesionar. Para mí acabar en el 4º lugar en la calificatoria estuvo bien ya que me bastaba con acabar entre los doce primeros. En Río creo pasé estando en el 10º o 11º puesto para la final. Ya en la final de Londres estaba al 100% con los ojos puestos en ganar el oro. Yo creía que podía ganar esa medalla de oro y sabía que estando en Londres con todo el apoyo del público podría tener el empujón final de energía. Sabía que tenía la oportunidad de ganar; la diferencia fue que nadie más esperaba que yo ganase, porque nunca había ganado nada grande antes de eso. Yo estaba concentrado, pero para el resto de la gente mi victoria fue una sorpresa”.

Foto de Sky

En la final de Londres pudo haberse dado el caso de una doble medalla para el país organizador, pues el por entonces ya veterano Chris Thomlinson bien podría haberse subido igualmente al podio. Entre ellos siempre hubo una gran rivalidad, aunque Greg elegantemente no la menciona cuando le preguntamos por su rival/compañero: “Chris estaba en esos momentos al final de su carrera, creo que se retiró como un año después de los Juegos de Londres. Él en sus primeros Juegos, los de Atenas, creo que acabó en el 4º o 5º puesto. Creo que siempre tuvo la oportunidad de ganar una medalla y de que el Team GB se hubiera llevado dos en esa prueba, pero nunca hablamos sobre esa posibilidad. Yo me centraba básicamente en mí, estaba obsesionado, así que realmente no pensaba en nadie más. Sabía que sería una oportunidad fabulosa para ganar dos medallas para el país, pero yo estaba centrado en mi actuación”.

Rutherford nos cuenta paso a paso (nunca mejor dicho) cómo fue el salto que le dio el oro en Londres: “Mis zancadas fueron de 2.30 metros, siendo la última de 2.22m. Coloqué el pecho alto y apuré al máximo. Me aseguré de no hacer los mismos fallos que había hecho en los anteriores Juegos, de Pekín 2008. Realicé un ángulo de 28 grados en el salto final, teniendo la vista fijada en un punto. La presión en el salto final fue de siete metros cúbicos, que es como darse un choque con el coche. Cuando realicé ese salto no sabía que me iba a dar la medalla de oro. Coincidí con Jessica Ennis cuando llegaba victoriosa y la animé. Escuché al público animándola y decidí en ese momento que quería ganar el oro olímpico. Después de eso me emocioné más y realicé zancadas más largas en el siguiente salto”.

Su decepción en Río 2016. Foto de Associated Press

Al saltador británico aún le escuece no haber podido revalidar el título olímpico en Río. Demasiadas circunstancias jugaron en su contra: “Me decepcionaron muchas cosas que ocurrieron en Río. Fue algo difícil de digerir. Me frustré tres semanas antes de los Juegos lesionándome. Creo que de no haberme lesionado habría quedado en un puesto mucho mejor. También arrastraba lesiones de pruebas de la Diamond League, incluso perdí el sentido del oído durante un periodo de tiempo [que afectó también a su sentido del equilibrio]. Mi temporada, pues, fue extremadamente difícil, repleta de lesiones. Pero la mayor decepción que tengo es de esa final, aunque intento no amargarme. Todavía me quema esa final, pero aún soy el primer británico en ganar dos medallas olímpicas en salto de longitud por lo que no debería quejarme tanto, pero querría haber sido doble campeón olímpico”.

Para rematar su extraordinario palmarés el ya retirado atleta quiso probar a ser no solo olímpico sino incluso medallista en unos Juegos de invierno (los de Pekín 2022) formando parte a sus 35 años de la tripulación del bobsleigh a 4 liderada por Lamin Deen, aunque finalmente Gran Bretaña no eligió ese equipo para los Juegos. El proceso de atleta a bobsledder nos lo cuenta un Greg entre risas y afirmando “Es que estoy loco”: “Durante el primer confinamiento por la pandemia en Reino Unido empecé a entrenar ya que no había otra cosa que hacer y tengo la suerte de tener en casa una pista para entrenar, un gimnasio y entonces Kaillie Humphries, una de las mejores del mundo en el bobsleigh, me animó a intentar probar en el bobs. Ya lo hacía desde 2013 pero yo siempre le decía que no. Entonces de repente lo pensé mejor y me dije “¿Por qué no?”. Me acerqué al equipo británico y ellos se alegraron de que yo intentara probarlo y he estado trabajando para poder ir a los Juegos en el equipo de Lamin, incluso el equipo británico tenía la oportunidad de conseguir medalla. Si yo hubiera conseguido eso, pasar en nueve meses de ser un atleta retirado a un medallista olímpico en Juegos de invierno en un deporte que jamás había practicado antes sería ya una historia en sí misma”. Asimismo, llegó a probar el también deporte de invierno del skeleton: “En 2014 llegué a probar el skeleton y lo disfruté muchísimo, pero por aquella época tenía grandes campeonatos de atletismo y lo dejé por un tiempo”. Finalmente, Greg Rutherford no se podrá proclamar también medallista olímpico en Juegos de invierno porque la competencia entre equipos de bobsleigh en su país es grande y su equipo no fue el elegido para Pekín 2022, pero ello no empequeñece el tremendo historial de este campeonísimo del deporte. 

Foto de Press Association

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.