Camino a Pekín,  Parejas olímpicas

LAS NUEVAS GENERACIONES DEL LUGE HIJOS DE CAMPEONES A POR LOS JUEGOS DE PEKÍN 2022

Los Juegos de invierno de Pekín 2022 ofrecerán, como suele suceder en el deporte de élite, integrantes en el deporte del luge que suponen las nuevas generaciones hijos/as de quienes fueran grandísimos campeones. Algunos ejemplos:

La rusa Viktoriya Demchenko tiene aspiraciones de subirse al podio. Nacida en 1995 resulta ser una de las más “veteranas” dentro de la nueva generación. Está entrenada por su padre, Albert Demchenko, que llegó a participar en siete ediciones olímpicas haciéndose con un bote de tres platas (en Turín la individual y por equipos e individual en los nada lejanos Juegos de Sochi). En su palmarés encontramos asimismo brillantes medallas en Mundiales y Europeos. Su hija, que ha heredado su estilo de conducción arriesgado que hace que gane o que prácticamente se caiga, lleva ganadas de momento tres medallas de bronce, una en un Mundial y dos en sendos Europeos. Se ha subido también al podio en pruebas de la Copa del Mundo en no pocas ocasiones. Decíamos que su estilo de pilotaje es arriesgado; basta recordar el accidente que tuvo en la pista de Königssee en la temporada 2018-19, un choque que obligó su evacuación a un hospital, aunque finalmente resultara más espectacular que grave. Sus mayores posibilidades de medalla en los Juegos de Pekín serán en la prueba por equipos, si es que resulta seleccionada para la misma. Anotemos finalmente sobre su padre Albert que también compitió en la modalidad de dobles y que sufrió una polémica cuando en diciembre de 2017 el COI le quitó sus dos medallas correspondientes a los Juegos de Sochi por considerar que había violado las leyes antidopaje. Sin embargo Demchenko apeló ante el TAS, que acabó por darle la razón y devolverle las medallas. Otro detalle final sobre el luger ruso: en la década de los 90 sufrió falta de financiación para continuar con el luge, por lo que durante tres años se dedicó a vender carne de cerdo procedente de la granja de su padre en el mercado para ganar algo de dinero, además de trabajar como cargador, conductor y colocando baldosas de mármol.

Los Demchenko. Fotos de EFE y Vassil Donev/ITAR-TASS/EPA

Italia, de entre un más que respetable plantel de buenas lugers, ha apostado por la joven Nina Zöggeler, hija del mítico Armin. A Nina, según confiesa, ha dejado de pesarle su apellido. No en vano su padre, apodado con razón “Caníbal” ganó seis medallas olímpicas (dos de ellas de oro), 16 en Mundiales y 18 Europeas, además de diez Copas del Mundo generales. Mucho se podría hablar del gran Armin, pero esta vez el turno le toca a su hija y también pupila (como en el caso anterior de los rusos) Nina. Ella afirma que entró en el deporte no precisamente empujada por su padre y que se siente muy apoyada por la familia. Nina se inició en el atletismo pero a los siete años probó por primera vez un trineo en una pista. Para cuando tenía 13 o 14 años ya decidió que se dedicaría de pleno al luge. De su padre ha heredado la determinación. Es cierto que la aún inexperiencia de Nina no la convertirán en favorita para las medallas en Pekín, pero será un buen fogueo para la siguiente cita olímpica, que se desarrollará en su propio país.

Los Zoeggeler. Foto de Hermann Sobe / Sobe Hermann

Dos hermanos, hijos de un olímpico, estarán también en Pekín 2022 y en el caso de ellos con serias posibilidades de medalla. De hecho estamos hablando del actual campeón olímpico, aunque ganara por sorpresa en la cita de Pyeongchang. Se trata del austriaco David Gleirscher, que ya ha superado con creces a su padre Gerhard. Éste participó en los Juegos que van de 1992 a 1998 y, curiosamente, obtuvo en todos la misma posición: la séptima. David, además del oro individual en 2018 se hizo con el bronce por equipos. Para darnos una idea de lo sorpresivo que fue su oro en la localidad surcoreana decir que David no ganó una prueba de la Copa del Mundo hasta enero de 2020, esto es, dos años después de su triunfo olímpico. Lo cierto es que, pese a esa victoria, el palmarés de David no ha engordado lo que se esperaba tras su oro olímpico. Su mejor puesto en el ránking final de la Copa del Mundo no ha superado un sexto puesto (en la temporada 2019/20). Se esperaba más de él, ¿quizá pueda ser superado por su propio hermano, Nico? Éste, más joven, ya se ha hecho con un oro en el Mundial de 2021, aunque en la modalidad no olímpica de esprín, modalidad en la que ha hecho podios en pruebas de la Copa del Mundo, así como formando parte del equipo austriaco en la prueba de relevos. Lucha fratricida, pues, siguiendo los pases de un padre que, como decimos, ya ha sido superado por la nueva generación.

 

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.