Uncategorized

OLÍMPICOS EN EL ESPACIO

De todos es conocida la universalidad implícita en unos Juegos Olímpicos. En todos sus aspectos: participación, visibilidad, acceso, transmisión televisiva, etc. Pero no podríamos imaginarnos que deportistas olímpicos, algunos archiconocidos a nivel planetario por sus triunfos y récords, pudieran extender el grado de su conocimiento más allá de las fronteras del planeta Tierra. O no, pero intentos ha habido. En concreto dos, el de las sondas espaciales Voyager 1 y Voyager 2. Ambas son idénticas, se podría decir que hermanas. Fueron concebidas en los años 70 -sí, esos de la carrera espacial en plena Guerra Fría- como parte del llamado “Programa Mariner”. Estas sondas fueron puestas en órbita con varios fines. Entre otras cosas, nos han revelado que el sistema solar no tiene forma esférica, sino ovalada. No es este lugar para adentrarnos en los aspectos científicos relacionados con estas sondas, aunque mencionaremos que la Voyager 1 sigue siendo en la actualidad el objeto realizado por el ser humano más alejado de la Tierra.

Lanzadas en 1977 y se espera que con vida hasta 2025 huelga decir que estas sondas no están tripuladas por humanos. Sin embargo -y aquí es donde entra la relación con el olimpismo- sí que contienen “mensajes humanos” entre los que se encuentran relacionados con los Juegos Olímpicos. Porque la Voyager 1 y la Voyager 2 tienen como uno de sus objetivos la idea posiblemente utópica de entrar en comunicación con extraterrestres. Para ello incluyen grabaciones de discursos, saludos en 59 lenguas, sonidos de la naturaleza terrícola, 116 imágenes de nuestro planeta (todo elegido por un comité dirigido por Carl Sagan)…e imágenes de los Juegos Olímpicos de Múnich 72 (curiosamente, no de los celebrados inmediatamente antes del lanzamiento de las sondas, los de Montreal 76). A saber: una foto de la batería número 3 de clasificación en la prueba masculina de 200 metros. En esa imagen se aprecia al ganador de dicha carrera, el soviético Valeri Borzon y de sus inmediatos perseguidores: Edwin Roberts, Motsapi Moorosi y Su Wen-Ho. También se incluye otra imagen, en este caso una fotografía estroboscópica de la gimnasta estadounidense Cathy Rigby en su ejercicio sobre la barra de equilibrio. Ignoramos el critero de elección de las imágenes, salvo quizá el de mostrar tanto una prueba deportiva masculina como una femenina y los que puede que sean los dos deportes reyes de unos Juegos Olímpicos, esto es, el atletismo y la gimnasia (junto con la natación). No obstante, como se puede comprobar no se incluyó en las imágenes representativas de los Juegos Olímpicos a ningún deportista particularmente destacado o incluso conocido.

Cathy Rigny. Foto de Rich Clarkson/NCAA Photos/Getty Images

Es bastante -por no decir muy- dudoso que los mensajes que portan las sondas Voyager puedan llegar a alguna vida extraterrestre, sin embargo, de hacerlo, podrán conocer uno de los mayores fenómenos de la vida en nuestro planeta, el posiblemente mayor evento a escala internacional: los Juegos Olímpicos, que ya, gracias a estas sondas, han extendido su presencia fuera del ámbito terrestre. Por cierto, la relación de los Juegos Olímpicos con el espacio se ha extendido a algunos de sus símbolos -que no a sus deportistas- ya que diversos astronautas han estado presentes desde el espacio en ceremonias de inauguración de Juegos Olímpicos, incluso han llevado la antorcha olímpica o se ha encendido dicha llama desde el espacio exterior, como ocurrió en los Juegos de invierno de Vancouver 2010.

Finalmente, mencionar no a olímpicos en el espacio sino a astronautas emulando en forma de homenaje los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, cuando en la Estación Espacial Internacional durante agosto de 2021 astronautas procedentes de Estados Unidos, Rusia, Japón y Francia llevaron a cabo una competición “amistosa” en gravedad cero divididos en dos equipos: Team Soyuz y Team Dragon consistente en “vuelo sincronizado”, lanzamiento sin gravedad y saltos gimnásticos en el aire. ¿Quieren saber qué equipo ganó? Fue el Team Soyuz por 3 a 1. En uno u otro caso (el de la Estación Espacial Internacional y el de las sondas Voyager) nunca antes los Juegos Olímpicos fueron más internacionales.

Los “Juegos Olímpicos en el espacio”. Foto de la Agencia Espacial Europea

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.