Camino a Tokio

SELECCIÓN ESPAÑOLA DE BALONCESTO: “ASPIRAMOS A LO MÁXIMO EN TOKIO 2020”

Ser los vigentes campeones del mundo obliga en cierta manera a hacer algo grande en los Juegos de Tokio a la selección española masculina de baloncesto. Sus integrantes resumen en tres ideas sus expectativas para Tokio 2020: será muy complicado ganar medalla; convivirán en la selección veteranos que son ya leyenda junto a jovencísimos casi sin experiencia en la selección y, por descontado, seguirá primando en la selección el espíritu de “La Familia” (como así se autodenominan, incluso con un hashtag con esa acepción) entre ellos. Ponemos palabras a estas ideas:

Uno de los veteranos, Ricky Rubio (30 años) se muestra optimista: “Aspiramos a lo máximo en Tokio 2020. Es un torneo especial porque sólo habrá seis partidos”. Por su parte, Juancho Hernangómez se muestra algo más cauto: “Los Juegos serán muy complicados. Nuestro objetivo será luchar por las medallas”. Víctor Claver insiste en el espíritu de camaradería entre ellos, de todos conocido: “Nos sentimos parte de La Familia, pase lo que pase durante la temporada de clubes”.

Vamos con los que podríamos denominar como “pesos pesados”: dos veteranos y el entrenador. El capitán, Rudy Fernández, jugará en Tokio sus quintos Juegos: “Para mí es un verdadero orgullo poder decir que son mis quintos Juegos. Los aguardo con la misma ilusión que tuve en mis primeros, los de Atenas 2004. De ellos puede que guarde mi momento más feliz, puesto que conviví entonces con mi hermana, que también los disputó. Después poder conquistar la primera medalla olímpica [plata en Pekín 2008] me hizo mucha ilusión”. El capitán hizo hincapié en que, pese al paso de los años, no pierde una pizca de ilusión: “Sigue la misma ilusión, aunque el físico es diferente. La temporada ha sido complicada y difícil de llevar mentalmente, sin público en las canchas por la pandemia, con desplazamientos a partidos que luego no hemos podido disputar por casos positivos”. Aunque reconoce que notará la falta del otro gran capitán de la selección (y de su equipo, el Real Madrid), Felipe Reyes “en todos los sentidos, pues fuera de la pista es un jugador primordial para todos y para mí. Todos le echaremos de menos”, destaca la entrada del benjamín de la selección, Usman Garuba (19 años), con quien comparte equipo: “Tengo la suerte de convivir con Usman en el equipo. Él es consciente de que el trabajo es lo más importante. Sabe que para ayudarnos tiene que trabajar”. Rudy finaliza subrayando el honor que le supone coger la capitanía de la selección y hace hincapié en ese espíritu de convivencia que reina entre ellos: “Esta Gran Familia cuando más difícil está es cuando responde”.

Los aficionados españoles han esperado con ansia el regreso de Pau Gasol. Su última aparición en la selección se remonta a 2017. Diversos problemas físicos y lesiones le han impedido tener continuidad en los últimos años. Regresado de la NBA, donde ha militado casi 20 años, los meses de fogueo en el club de sus inicios, el FC Barcelona, le han servido sin duda para subirse al tren de la selección: “Vestir la camiseta de la selección es un orgullo. Ser parte de esta Familia es siempre un placer. He trabajado mucho desde la distancia y estoy muy contento de tener esta oportunidad de estar con estos jugadores”. Como veterano que es, convendrá tener muy en cuenta sus opiniones y percepciones: “La medalla te la tienes que ganar, trabajar, competir. No hay margen de error. Nuestro grupo es un grupo muy exigente, con Argentina, sin ir más lejos”. De nuevo surge el ya mencionado espíritu de compañerismo, rasgo muy subrayado en esta selección: “Es un equipo que lo da todo. Cuando salen mal las cosas estamos para apoyarnos. Nuestro espíritu de equipo es respetarse y luchar juntos”. Los de Tokio serán unos Juegos muy especiales, pero el pívot afirma: “No pierden significado e importancia, aunque sean unos Juegos distintos”. Respecto al papel que harán en Tokio: “Nos marcamos objetivos muy ambiciosos”.

Llega el turno del seleccionador, Sergio Scariolo, quien de nuevo hace referencia a La Familia: “Hemos compartido momentos buenos y malos. Los malos nos han hecho más fuertes”. Sobre la convivencia de jugadores de tan diversas edades comenta: “Hace años que querían que hiciera el cambio generacional con prisas. Ver jugadores de tantas generaciones diferentes recalca que este proceso se ha hecho bien. Llevo un recorrido largo y una trayectoria de grandes éxitos [con esta selección] que no podíamos prever. Se ha logrado por el trabajo, la ilusión, la capacidad de ir introduciendo gente nueva de tal forma que la retirada de las leyendas no haya afectado demasiado. Poco a poco vamos introduciendo a los nuevos, que van aprendiendo de los mayores. Somos conscientes de una ley de vida en los jugadores mayores”. Scariolo da especial mérito a los veteranos: “Me ha sorprendido la increíble longevidad competitiva de los veteranos”. Sobre el papel que pueden hacer en Tokio el entrenador italiano comentó: “Pasamos bastante de pronósticos. Nos ponemos nosotros las exigencias propias. Hay mucha energía entre los jugadores. Es cierto que la competencia entre selecciones cada vez es mayor y que cada vez hay más equipos capaces de ganar medalla, eso nos estimula y nos llena de motivación”. Finaliza con una frase contundente: “La función revitalizadora que tiene esta selección es única”.

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.