Heroínas olímpicas

ZHANG SHAN: LA TIRADORA QUE GANÓ EL ORO OLÍMPICO COMPITIENDO CONTRA HOMBRES

La china Zhang Shan venció un oro olímpico superando a todos los finalistas de su prueba…todos ellos hombres. Ocurrió en los Juegos de Barcelona 92 en la prueba de tiro en la categoría de tiro al plato, en lo que fue la primera y única vez en que se disputó de manera mixta en el calendario olímpico. No es que se introdujera esta especialidad en la edición disputada en la ciudad española, puesto que se había introducido -el tiro al plato o skeet en inglés- en los Juegos de México 68. Pero sólo en la edición de 1992 se permitió la participación de mujeres, pues hasta entonces sólo podían competir hombres.

En Barcelona tomaron parte sesenta tiradores en esta categoría pero sólo siete de ellos eran mujeres. A la semifinal entraban 24 participantes. Zhang Shan fue la única mujer que pasó el corte y lo hizo con brillantez, acertando todos y cada uno de los 150 objetivos. En la semifinal su perfección continuó impoluta: ni un solo fallo. La china ya tenía 200 objetivos conseguidos, el máximo posible. La final se iba a disputar entre seis participantes; huelga decir que Shan estaba entre ellos. Sin embargo, su grado de excelencia sufrió un ligero bache, quién sabe si causado por la presión de liderar con pleno total la clasificación o por el cansancio acumulado debido a la larga jornada. El caso es que Zhang ya no fue la mejor de los seis finalistas en el último tramo de competición. Su resultado total ya no quedaría inmaculado, pues falló dos objetivos. Logró 23 objetivos, esto es, quedándose uno por debajo de tres de sus contrincantes. Sin embargo, como se acumulaban los resultados anteriores, su puntuación final resultó ser la más alta, lo que la colocó directamente en lo más alto del podio, por encima del resto de hombres participantes. Ese oro supuso la primera vez que una mujer superó a todos sus rivales hombre en el deporte del tiro, aunque otra tiradora, la estadounidense Margaret Murdock, conseguiría una plata compitiendo junto a hombres en la prueba de rifle 50m tres posiciones en los Juegos de Montreal 76, no sin cierta polémica puesto que se dio en un primer momento a Murdock como ganadora final. También es justo recordar a la primera mujer en conseguir una medalla olímpica compitiendo con hombres. Fue Lis Hartel, en la especialidad hípica de doma, ya que consiguió sendas medallas de plata individual en los Juegos de Helsinki 52 y Melbourne 56, y eso que sus piernas estaban paralizadas por la polio y que en una de sus actuaciones olímpicas se encontraba embarazada.

Alzada por los medallistas Juan Giha Yarur y Bruno Rosetti. Foto de Karl Mathis/AFP via Getty Images)

Volvamos a la tiradora china que nos ocupa. Durante la ceremonia de entrega de medallas Zhang Shan fue levantada en el aire por sus compañeros medallistas. Hay que decir que la campeona china se introdujo en este deporte a los 16 años, resultando ser todo un prodigio puesto que poco después, apenas pasado un año, ya había alcanzando un gran nivel. En 1989 ganaría el Mundial de tiro al plato tanto en categoría individual como por equipos y, a partir del año siguiente, toda una consecución de medallas en Mundiales hasta llegar a la última en 2010.

Cuando ganó el oro olímpico sólo contaba con 24 años, pero decidió retirarse temporalmente debido a la decisión de la Federación Internacional de Tiro que, después de la experiencia única de competición mixta en Barcelona 92, decidió que hombres y mujeres no debían competir juntos. Así las cosas, las mujeres tuvieron que esperar ocho años hasta que se creara, para los Juegos de Sidney 2000, la categoría femenina de tiro al plato. Fue entonces cuando nuestra protagonista volvió a la alta competición y se convirtió en la primera componente del equipo chino de tiro en obtener la plaza. Sin embargo, a Zhang se le escapó el pase a la final al colocarse en octavo puesto, insuficiente para hacerse con una plaza. Le fue aún peor en la siguiente cita olímpica de Atenas 2004, ya que ni siquiera pudo sacarse el pasaporte para los Juegos, quedándose fuera tras la competición clasificatoria nacional china.

Pero, como vimos antes, siguió compitiendo en las mayores competiciones internacionales. En los Juegos Asiáticos de 2010 consiguió una medalla de oro cuando tenía 42 años y su última presea la obtendría con 49 años. Zhang Shan reconocería haber realizado muchos sacrificios en su vida personal con el fin de lograr éxitos deportivos, que en China se ven y se consiguen de manera distinta a la occidental, puesto que, según las palabras de la propia tiradora “hay que entregarse al servicio del país”. Una vida consagrada al éxito olímpico y deportivo en el sentido más amplio, posiblemente encauzado a la gloria de China pero que, para el resto de los mortales, quedará como el logro de una mujer deportista que superó a todos los hombres y se hizo con todo merecimiento con el oro.

Foto de AFP

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.