Uncategorized

OLÍMPICOS MUERTOS EN ACCIDENTES DE BOBSLEIGH

Que se sepa, seis olímpicos que participaron en el deporte del bobsleigh en diversas ediciones de los Juegos perdieron la vida practicando esa peligrosa especialidad deportiva. Algunos llegaron a ser medallistas -cuando no incluso campeones- olímpicos. En cualquier caso, vidas robadas en plena juventud debidas a aparatosos accidentes. Comencemos por los que más éxitos lograron:

-El suizo Felix Endrich se colgó la medalla de oro en la prueba de Bob A 2 correspondiente a los Juegos de Sank Moritz 1948. En sus otras tres participaciones olímpicas (A4 en esos mismos Juegos y las dos categorías en los de Oslo 52) obtuvo el considerado por muchos peor de los puestos: el cuarto. Endrich tuvo el honor de ser el abanderado de su país en la ceremonia de inauguración de los Juegos de 1948. Bobsledder notable, tuvo ocasión de ganar cuatro medallas en campeonatos mundiales, siendo dos de ellas de oro. Precisamente días después de proclamarse campeón mundial en 1953 en la prueba A2 y cuando estaba participando en la prueba con cuatro componentes en el mundial disputado en Garmisch, su vehículo se salió de la pista en una de las más peligrosas curvas chocando contra un árbol. La colisión le provocó la rotura de su cuello, falleciendo a la llegada al hospital local. Tenía 32 años y se había casado menos de un mes antes de los fatídicos hechos. Otro de los miembros del equipaje sólo tuvo heridas leves, mientras que los otros dos se recobraron de lesiones algo más graves. Se da la triste circunstancia de que dos años antes el bobsledder sueco Rudolf Odenrich murió en esa misma curva.

Felix Endrich. Foto del COI

-Su compatriota, el helvético Reto Capadrutt le precedió en varias décadas. No llegó a subirse al cajón más alto del podio pero sí al segundo en dos ocasiones, ganando la plata en la prueba de dos hombres en los Juegos de Lake Placid de 1932 y en la de cuatro en la siguiente cita de Garmisch-Partenkirchen de 1936. Este piloto suizo empezó en el deporte del bobsleigh a la temprana edad de 14 años. Su fallecimiento tuvo lugar durante una prueba en la categoría de Bob A 4 del Mundial disputado en Italia, concretamente en la pista olímpica de Cortina d´Ampezzo, en 1939. Capadrutt se salió de la pista y, como en el anterior caso narrado, se golpeó contra un árbol, muriendo de las heridas causadas. Esa carrera dejó de disputarse ante el trágico hecho acaecido.

Reto Capadrutt

-Entramos en los deportistas que no consiguieron medalla en Juegos Olímpicos, pero no por ello sus muertes fueron menos lloradas. Dos italianos sufrieron la misma suerte. El primero en hacerlo fue Andrea Clemente que acabó sexto en los Juegos Olímpicos de Grenoble de 1968. Dos años más tarde, contando sólo 27 años, al acabar la segunda manga del campeonato nacional en la pista de Cervinia, Clemente se agachó, cayó al suelo y entró en coma. Había caído inconsciente debido a una hemorragia cerebral. Los doctores determinaron que la más probable causa de su muerte había sido la rotura de una arteria durante una violenta curva del circuito. Aunque llegó a ser intervenido quirúrgicamente para liberar presión en su cerebro, murió pocos días más tarde.

-El también italiano Giuseppe Soravia participó en los Juegos de Lake Placid de 1980 únicamente en la prueba de dos hombres, finalizando en 16º lugar. Ese mismo año murió durante un entrenamiento con el trineo largo, de cuatro hombres, en la pista austriaca de Igls. Dicho accidente le causó una doble fractura de cráneo. Curiosamente fue el único miembro del equipo herido cuando el vehículo cayó de cabeza contra una barrera yendo a toda velocidad. En un principio el malogrado Soravia quedó inconsciente, muriendo al día siguiente en el hospital universitario de Innsbruck.

Jimmy Morgan, de Estados Unidos, realizó dos participaciones olímpicas -en sendas categorías del bobsleigh- en los Juegos de Innsbruck de 1976. En ambas pruebas no pasó de un 14º lugar. Unos años más tarde, durante el Mundial de Cortina de 1981, Morgan estaba compitiendo en la categoría de A 4 cuando en la última curva de la última manga su trineo pilló una muesca en el hielo y salió disparado. El cuello de Morgan se rompió, provocando su muerte inmediata. Se da la triste circunstancia de que su hermano John, también bobsledder, estaba en esos momentos transmitiendo la carrera como comentarista para el canal televisivo ABC. Esta muerte, unida a la de un especialista de acción durante el rodaje en esa misma pista de Cortina de una escena de la película de James Bond “Solo para tus ojos” provocó cambios radicales en la pista, acortándola para evitar ulteriores peligros.+

Jimmy Morgan

-Finalizamos con un participante de Liechtenstein, Moritz Heidegger. Había sido olímpico en los Juegos de Cortina d´Ampezzo de 1956. Sólo una semana después estaba compitiendo en la pista de St. Moritz. A cien metros del final de la pista, de nuevo en la última curva, su trineo derrapó y atravesó un pequeño muro de nieve dando dos vueltas. Se paró sólo 60 metros más adelante. El malogrado deportista golpeó su cabeza contra uno de sus compañeros y se rompió con ello el cráneo, falleciendo horas más tarde. Un hermano suyo había muerto cuatro meses antes en un accidente de moto. La muerte de Heidegger causó que deportistas de esta especialidad de Liechtenstein dejaran de practicarla durante muchos años.

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.