Parejas olímpicas

EL CAMPEÓN OLÍMPICO DE CURLING BRAD GUSHUE YA COMPITE CON SU HIJA DE 12 AÑOS HAYLEY EN DOBLES MIXTOS

Los amantes del deporte del curling saben de sobras que la nación a batir, la mayor potencia mundial con diferencia, es Canadá. Casi es más difícil ser el equipo elegido por el país norteamericano para representarles en los Juegos Olímpicos que ganar el propio torneo. Brad Gushue es uno de esos afortunados que puede afirmar haber conseguido ambos logros. En los Juegos de invierno de Turín 2006 fue el skip que llevó a Canadá a la consquista del oro. Por entonces era un joven de 25 años, edad inusualmente temprana para el puesto de skip (el de más responsabilidad y “cerebro” táctico en el curling), pero las habilidades de este curler nacido en Terranova llevaron a su equipo a ganar con (quizá demasiada) solvencia la final por 10-4 ante Finlandia. Al año siguiente se proclamó con su equipo campeón mundial, uno más de los títulos de entre la larga lista de ellos logrados por el Team Gushue.

Volver a ser el cuarteto representante de Canadá en unos Juegos Olímicos es tarea harto difícil, dado el altísimo nivel y gran cantidad de equipos y de practicantes en su país. Aunque lo intentó en todas las ocasiones siguientes para poder estar en los Juegos de Vancouver 2010, Sochi 2014 y en los de Pyeongchang 2018, no pudo vencer en los Trials canadienses, dada la gran competencia. Habiendo perdido la oportunidad de tan siquiera estar con su equipo en los Trials para los Juegos de Sochi, sí que pudo estar en los mismos, aunque como  jugador reserva del Team Martin, quedando en tercer lugar. y, por lo tanto, sin poder participar en la cita olímpica. Para poder estar en los de Pyeongchang no se presentó únicamente con su equipo, sino que lo hizo también en la nueva modalidad olímpica de dobles mixtos que se iba a introducir justo en esa cita olímpica. Sin embargo, perdió en la final de los Trials canadienses ante los que finalmente ganarían el oro olímpico: la pareja compuesta por los muy experimentados y exitosos Kaitlyn Lawes y John Morris. En esa ocasión Gushue había hecho pareja con Val Sweeting, una jugadora siete años menor que él y con una palmarés muy inferior al suyo.

Oro en Turín 2006. Foto del Comité Olímpico Canadiense

Sin embargo, aunque Gushue sigue con su equipo habitual masculino, podría tener más posibilidades de volver a vivir una experiencia olímpica en la modalidad de dobles mixtos…con su hija de doce años. Con ella -llamada Hayley- ya ha participado en los campeonatos de Terranova y Labrador. Hayley, no obstante, parece más interesada a día de hoy en el voleibol. De momento su padre sólo quiere divertirse jugando con ella y que, por supuesto, ella lo haga con él. “Llevaba esperando este momento doce años”, reconoció el campeón olímpico que lo fue, por cierto, antes de que la propia Hayley naciera. Lo curioso es que fue ella, cuando aún contaba con tan solo diez años, quien animó a su padre, que vio por entonces aún con tibieza el iniciarse en la modalidad de dobles mixtos. En esos momentos, en los que Brad aún tenía poca experiencia en esta más reciente especialidad del curling, se preparaba para los Trials de cara a Pyeongchang y fue precisamente su hija la que le ayudó en dicha preparación, haciéndole ver partidos de dobles mixtos. En una palabra: fue la insistencia de Hayley la que le hizo persistir en esta modalidad. Brad considera que el estudio de los partidos vistos junto a Hayley favoreció que llegara a quedarse a tan solo un paso de los Juegos, perdiendo únicamente en la final de los Trials.

Naturalmente es aún pronto para ver a padre e hija en unos Juegos. Para los de Pekín 2022 aún no estarán preparados (y es posible que incluso las normas de edades mínima de los participantes no les permitieran estar), pero la cita de Milán/Cortina puede ver a esta insólita pareja de un campeón olímpico y su hija. Estaremos a la expectativa.

Brad y Hayley Gushue

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.