Camino a Tokio,  Paralímpicos

MANASI JOSHI: ROMPIENDO ESTEREOTIPOS EN LA INDIA

Manasi Joshi podía considerarse afortunada. Hija de un científico de un prestigioso centro de investigación atómica, acababa de terminar la universidad graduándose en Ingeniería Electrónica y había encontrado un trabajo como ingeniera de software a una temprana edad. Un día de diciembre de 2011, cuando tenía 22 años, Manasi estaba recorriendo los diez minutos que la separaban su casa del trabajo en motocicleta, como en ella era habitual. Pero ese día, haciendo un giro, un camión que iba en la dirección incorrecta la atropelló, pasando sobre su pierna izquierda. Tuvo que esperar dos horas una ambulancia, que resultó ser una furgoneta desvencijada. La decena de kilómetros que le separaban del hospital se convirtió en un agónico viaje sobre baches y hoyos que no hacían sino aumentar sus dolores. Tuvieron que pasar aún más horas hasta que recibiera la adecuada atención médica, nueve desde que se produjo el accidente. Aunque se intentó salvar su pierna en los 45 días que pasó en el hospital -siendo operada cada cinco o diez días-, finalmente la pierna se gangrenó y hubo que amputarla.

Esta tragedia no es vista así en los ojos de Manasi. Ella sólo quiere recordar el buen trato recibido por el personal y, en general, vio las perspectivas que su nueva vida le ofrecía desde un prisma optimista. Mucho tuvo que ver en ello el deporte. Aunque ya en su vida escolar era una practicante usual de ellos, como el fútbol, el baloncesto y el voleibol, en realidad no era una especial fanática del deporte. Simplemente era una persona vital y activa, que se apuntaba a todas las actividades. Pero, tras su accidente, el para-bádminton le cambió la vida. Conoció este deporte a través de un para-atleta (que, en realidad, había practicado con algo de asiduidad con su padre antes del accidente), que le aconsejó practicarlo como ayuda en su rehabilitación. Al principio lo “usó” para ayudarla a caminar de nuevo con una prótesis, pero pronto demostró tener una habilidad especial. Lo siguiente fue apuntarse a un torneo y…el resto es historia. Una historia que pretende continuar en Tokio 2020. El bádminton la hizo sentir bien desde el principio. Reconoce en el deporte un “poder de transformación” que es evidente que ha funcionado en su caso. Ha entrenado con la legendaria entrenadora Pullela Gopichand, entrenadora a su vez de las míticas Saina Nehwal y PV Sindhu. Manasi ha supuesto todo un reto para ella.

Según se iban produciendo las victorias de Joshi, su persona se convertía en toda una celebridad en la India. Es reconocida por las calles. Se ha convertido en un modelo y en la inspiración para muchos de sus compatriotas y ha utilizado esa posición para intentar mejorar la situación de los amputados en India, que llegan a sumar la escalofriante cifra de 26 millones. Joshi ha pedido al gobierno disminuir los impuestos sobre las prótesis.

Para que nos demos cuenta de la influencia de Manasi Joshi, diremos que ha sido portada de la prestigiosa revista “Time”. Ello la ha ayudado en su lucha contra los estereotipos en un país como la India, donde éstos abundan. De hecho, ella ve el propio deporte como un paso para romperlos. “Quiero usar mi experiencia para facilitársela a otros”, ha declarado a la revista norteamericana. También tiene desde 2020 su propia muñeca Barbie inspirada en ella, que le fue entregada en el Día Internacional de la Niña, dentro de la línea de Barbie Sheroes, con otros modelos del deporte, arte, etc. Ser campeona del mundo ha ampliado su voz en la llamada de atención. Llegar hasta Tokio 2020 sería ascender otro escalón más hacia la transformación de la actitud en su país hacia los discapacitados.

Utilizar su fama para concienciar sobre la seguridad vial y la inclusión, ser incluida entre las lista de los líderes de la próxima generación, cambiar las percepciones de la gente, romper estereotipos, hablar en foros sobre la diversidad y la inclusión; todos estos logros los ha conquistado Manasi Joshi, quien un mal día cambió su vida, lo que a su vez hizo cambiar a mejor la vida de muchos de sus compatriotas que se encuentran en sus condiciones.

Foto de Alan Spink/BWF

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.