Camino a Tokio,  Concienciados olímpicos

SANDHYA SHETTY: LA KARATEKA INDIA QUE EMPODERA A LAS MUJERES DE SU PAÍS ENSEÑÁNDOLES DEFENSA PERSONAL

Sandhya Shetty tenía todo en contra para ser lo que se ha convertido en la actualidad: un modelo de inspiración para las mujeres de su país, India. Su vida puede dividirse en dos facetas a cuál más opuesta, pero que ella maneja con perfecta armonía: es una actriz y modelo de muchísimo éxito a la par que múltiple medallista en kárate. Pasa de la elegancia de los desfiles a la energía y, si se permite el término, cierto grado de agresividad de un deporte de lucha como es el kárate. A estas dos realidades llegó Shetty de forma casi casual y es una estrella actualmente en ambas.

La propia Sandhya reconoce que de niña era una “chicazo”. Su ilusión era ir al ejército o, cuanto menos, convertirse en policía, pero su sueño se truncó cuando unos amigos la apuntaron para el concurso de Miss India. En ese monento su vida dio un giro de 180 grados. Ella, que aspiraba convertirse en una mujer poderosa como los chicos que conocía que practicaban kárate, se vio de repente inmersa en el mundo de los concursos de belleza y la posterior profesión de modelaje. Sandhya contó desde pequeña con el apoyo paternal para practicar deportes -algo no muy común en las niñas de su país- y ella, que de hecho los practicaba desde pequeña, no los abandonó cuando empezó su carrera en el mundo del espectáculo. Antes al contrario, Sandhya prioriza el kárate sobre su exitosa carrera como modelo: “Gano dinero como modelo pero lo invierto en el kárate”, ha confesado. Aunque nació en el seno de una familia tradicional y conservadora se ha demostrado a sí misma y al resto que ha sido y es capaz de dedicarse a lo que quiere, a ser “un espíritu libre”, como ella misma se denomina y a no morderse la lengua. Escogió vivir sola y no casarse en un país donde ello, para una mujer, es casi estigmatizarse.

Combinar ambas carrera (deporte y modelaje) le ha costado no pocos esfuerzos. En un principio su entrenador llegó a pensar que no daría el 100% por temor a lesionarse o “simplemente” a que un golpe en su cara o cuerpo le provocara heridas visibles que le impidieran el ejercicio de su “otra” profesión. Nada más lejos de la realidad. Shetty se prepara y entrena como el que más, dando el todo por el todo, y si tiene que desfilar en tacones al día siguiente de haberse lesionado en un pie (como le ha llegado a pasar), apechuga con todo: con el entrenamiento a tope y con su trabajo como modelo.

Foto de DNA India

Pese a ser una estrella en su país en el mundo del espectáculo el auténtico sueño de Sandhya Shetty, según confesión propia, son los Juegos Olímpicos. Ahora que su deporte será por primera vez olímpico en los Juegos de Tokio 2020 Shetty acudirá con un buen bagaje a sus espaldas, como el oro en los Juegos de la Commonwealth de 2015, en la categoría de -68 kg de kumite. No era la primera de sus medallas internacionales. En su primer campeonato en 2007 ganó oros y no ha dejado de subirse al podio desde entonces.

No solo supone una inspiración a sus congéneres indias, que tienen más difícil el acceso a la práctica deportiva que en muchas otras partes del planeta. De la teoría Sandhya pasa a la práctica ya que dedica parte de su tiempo, experiencia y habilidades enseñando kárate a mujeres y a niñas de su país para que aprendan defensa personal en casos de acoso. Ella misma admite haber sido víctima de abusos y reconoce que fue el kárate el que la salvó y el que la enseñó a decir “no”. También lucha por su independencia. Con demasiada frecuencia insisten en que se case y tenga hijos, pero ella quiere llegar lejos en su deporte y “lograr más de la vida”. Reconoce haber sentido presión por parte de la sociedad india y de sentirse “observada y juzgada” hasta llegar a crucificarla, lo que le lleva a padecer “inseguridades insanas”. Pero añade: “Una tiene que liderar con el ejemplo y no sucumbir a la presión”. En ello le ha ayudado el kárate, que le ha “inculcado un sentido de la integridad y la actitud de no rendirse ante la vida”.

Shetty no ha recibido apoyos financieros para realizar su deporte, pese a las medallas que ha proporcionado a India a nivel internacional. Es más, ha sufrido obstáculos. No ha podido participar en algunos campeonatos internacionales por falta de esos apoyos y, sin ir más lejos, un mes antes de celebrarse los Juegos Asiáticos le comunicaron que no podría acudir por un problema burocrático con la federación. Ese hecho la hundió, llegando a entrar en depresión, pero después se levantó, como buena deportista que es. Sigue luchando, entrenando y ayudando a las mujeres indias. Ha sido invitada en varias ocasiones al Fórum de Liderazgo Asiático-africano, participando en actividades de autodefensa y conciencia. Shetty da conferencias motivacionales, tan necesarias entre las mujeres de su país y su entorno.

Además, uno de sus máximos objetivos en su vida, además de ser olímpica, es “empoderar a mujeres de todas la edades usando el conocimiento y el kárate como una herramienta para erradicar la perversión y la enfermedad de los abusos sexuales, así como la injusticia sobre las mujeres”, ha dicho. Para ello ha lanzado la campaña titulada “NoFear” (=SinMiedo) en todo su país donde enseña lo básico del kárate “no solo como autodefensa, sino para estimular respeto a uno mismo”. Sandhya Shetty: más que una deportista con aspiraciones olímpicas.

https://www.historiasdelosjuegos.com/2020/04/06/sandhya-shetty-la-karateka-india-que-empodera-a-las-mujeres-de-su-pais-ensenandoles-defensa-personal/

6 Comentarios

    • Ana

      Es impresionante los valores que transmite el deporte y lo que muchas deportistas han logrado a lo largo de los años y lo que siguen haciendo cada día. Las deportistas siempre se han encontrado con palos en las ruedas para avanzar en un mundo quisieron hacer exclusivo para hombres. Me ha encantado conocer esta historia que desconocía. El valor de Shandya es increíble, en uno de los países más pobres del mundo y dónde la mujer es denostada en la sociedad, ha conseguido con cero medios labrarse una nombre en su deporte y va a cumplir su sueño de competir en unos Juegos. Su ayuda altruista de enseñar a otras mujeres defensa personal es otro hito más para admirar su trayectoria. Reconozco que estoy enganchada a las historias de superación.

  • Virginia

    ¡Qué historia!, menuda heroína la atleta, me gustan mucho las historias de superación y fuerza sobre mujeres. Espero que algún día cercano no haya que distinguir ni hacer hincapié en ellas.

  • Noemi

    Wow! vaya historiaza! no tenía ni idea! no entiendo cómo no se habla más a menudo de este tipo de temas en los medios deportivos. Menos mal que existen blogs como estos para demostrarnos la fuerza del deporte (y de las mujeres!!!)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.