Heroínas olímpicas,  Los otros olímpicos

ANA GUEVARA: LA MEJOR ATLETA MEXICANA, AL FRENTE DEL DEPORTE DE SU PAÍS

Ha ganado la única medalla olímpica del atletismo en pista de un gran -y populoso- país como es México. Aquel 24 de agosto de 2004 quedará grabado en la memoria del deporte mexicano. Fue cuando Ana Gabriela Guevara se hizo con la plata en la prueba de los 400 metros lisos. Una plata que debió ser un oro, dada el espectacular ciclo de victorias que matuvo la atleta americana, invicta desde agosto de 2001, pero que se vio truncado por una inoportuna (más que nunca) lesión, en su caso en el tendón de Aquiles, precisamente en el año olímpico en que se iban a disputar los Juegos en Atenas. Con sólo 100 días de entrenamiento, Guevara pudo no solo competir, sino subirse al podio haciendo además que la ganadora, Tonique Williams, tuviera que luchar al máximo para poder superar a la mexicana.

Ana Guevara se inició, no obstante, en el baloncesto. En 1996, con 19 años de edad, ganó su primer oro en atletismo (en la Olimpiada Nacional Juvenil de su país), sin experiencia alguna sobre el tartán. Era oro puro y, afortunadamente para el deporte de su país y los aficionados al atletismo a nivel general, no fue desaprovechada. Entrenada durante toda su carrera por el cubano Raúl Barreda, Ana fue despuntando y ganando competición tras competición. Especializada en la distancia de los 400m pero corriendo también las de 800 y 300 (esta última no olímpica pero sobre la que ostenta un récord mundial que aún no ha sido superado) la lista de sus éxitos y medallas es demasiado larga para que la detallemos aquí, destacando sus oros en Juegos Panamericanos, Centroamericanos y del Caribe, Iberoamericanos, Pruebas de la Copa del Mundo y, por descontado, el Campeonato Mudial. Siempre en los 400m, Ana Guevara se proclamó campeona del mundo en los de París celebrados en 2003 y logró sendos bronces en los de Edmonton 2001 y Helsinki 2005. A esto hay que añadir otros méritos, como la Golden League de 2002 o el hecho de batir a la entonces campeona olímpica Cathy Freeman en una carrera disputada en 2003.

A nivel olímpico además de la citada e histórica medalla de plata en los Juegos de Atenas (unos Juegos a los que llegó a dudar de poder participar siquiera debido a la citada lesión) la atleta mexicana compitió también en cita olímpica de Sidney 2000, donde fue finalista en su prueba preferido obteniendo el quinto lugar. Estaba previsto que Ana Guevara fuera olímpica por tercera vez en los Juegos de Pekín 2008, pero la atleta decidió retirarse a inicios de ese año al oponerse a la política llevada a cabo por el entonces presidente de la Federación de atletismo de México, Mariano Lara. La atleta le hizo responsable de los malos resultados del atletismo de su país en el Mundial celebrado en Osaka. No sólo le acusó de incompetencia, sino también de corrupción. Existió en ese momento la posibilidad de que la medallista olímpica participara como atleta independiente, pero eso es algo a lo que siempre se negó Ana Guevara.

Foto de Imago 7

Una vez retirada como atleta Ana Gabriela Guevara se dedicó de pleno a la política, habiendo ejercido varios cargos de importancia, como el de senadora o el actual, al frente de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE), entre otros cargos ejercidos. Es decir, Ana Guevara es actualmente la máxima responsable del deporte de su país y como tal está llevando a cabo un “nuevo modelo del deporte mexicano” que se basa en el seguimiento de talentos hacia las competiciones más importantes: Juegos Olímpicos, Juegos Panamericanos y Juegos Olímpicos de la Juventud. Se pretende que el cambio generacional dé sus frutos detectando a jóvenes que muestran capacidades en el deporte. El tiempo mostrará si esta política da sus frutos para una nación tan ávida de éxitos deportivos. De momento el país ha conseguido 45 plazas y 86 deportistas clasificados para Tokio 2020 (49 hombres y 37 mujeres), a falta de concluirse aún el proceso clasificatorio interrumpido por la pandemia mundial del coronavirus.

En un país tan convulso como es el suyo no se ha librado de sufrir un ataque físico directo. Ocurrió en 2016, siendo ella senadora. Yendo en su Harley Davidson un coche impactó contra ella, derribándola. El hecho no acabó allí, pues los autores de la agresión bajaron de su vehículo y la golpearon en cabeza y costillas. La ex atleta hubo de ser operada poniéndole unas placas en el maxilar superior, unos soportes de acero, así como unos tornillos. Guevara posteriormente declaró haber sido agredida cobardemente por su “condición de mujer”. Una mujer que, por cierto, ha dado muestras del esfuerzo y la superación que ha tenido que desarrollar a lo largo de su vida en conferencias públicas. La mejor atleta de la historia mexicana ahora está al frente del deporte en su país. Quién mejor que una leyenda olímpica para encargarse del deporte.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.