Uncategorized

CELINE MARTI: LA HAITANA ADOPTADA POR SUIZOS QUE SUEÑA CON SER OLÍMPICA EN ESQUÍ

Celine Marti pertenece a esa clase de deportistas que no pueden permitirse vivir de su afición -porque no deja de ser una afición para ellos- pero que tienen igual o más ilusión que el más grande campeón en competir en unos Juegos Olímpicos. Su historia es tremendamente humana e increíble, la muestra de que los sueños se pueden cumplir. A ella sólo le queda uno, grande, enorme, por completar: ser olímpica en Pekín 2022.

Celine nació en Haití, el país más pobre del planeta. Siendo un bebé fue encontrada abandonada en las calles de su país por un matrimonio suizo de trabajadores que realizaban en la isla caribeña tareas de voluntariado. Primero la llevaron a un hospital, donde la encontraron tan sumamente enferma que apenas le daban esperanzas de que sobreviviera. El matrimonio suizo, alentados a su vez por su propia hija biológica, se empeñó en adoptarla. Las autoridades locales de Haití llegaron a insistirles para que no lo hicieran, ya que las posibilidades de que sanara eran escasas y les animaron para que adoptaran a otro niño. Afortunadamente para Celine, no siguieron esos consejos. Seguramente no hacerlo le salvó la vida. Ya en Suiza recibió todos los cuidados médicos necesarios llevándola de hospital en hospital y Celine se convirtió en una niña sana.

La historia, con ser bonita, no la coloca como para ser protagonista de un relato olímpico. Celine, como todos los niños en el país helvético, acudía con el colegio a esquiar a las montañas y allí se enamoró del deporte del esquí, eso a pesar de que sus padres no realizaban ningún deporte. Pero Celine cada vez se vio más y más envuelta en el deporte de la nieve acudiendo en sus días libres a la estación de Saint-Cergue. Con el tiempo se unió a un club en Crans-Montana, donde llegó a ser instructora de snowboard primero y de esquí alpino más adelante.

Foto de Getty Images

Aún no ha aparecido en el horizonte nada que se acerque a una dedicación por el esquí de competición y menos aún por la participación en unos Juegos Olímpicos. Pero en 2016 se entera de que el campeonato nacional de esquí de Haití se va a celebrar en Les Gets, Francia, abierto a todo el mundo (incluso a no haitianos). Ese fue el momento y el lugar cuando conoció a una persona que iba a convertirse en fundamental en su carrera como esquiadora: el entrenador Thierry Montillet. Viéndola esquiar la animó a que participara en el Mundial de esquí alpino de Saint Moritz de 2017, donde llegó a ser finalista en las especialidades de gigante y eslálon. El problema para Celine Marti era básicamente económico, además de falta de tiempo. Porque a todo esto Celine Marti ya había entrado de largo en su cuarta década de vida y trabajaba (trabaja aún) como policía en el aeropuerto de Ginebra. Además, no se podía permitir los altos costes del deporte del esquí. Al menos consiguió material gratuitamente cedido por la firma Rossignol, pero apenas podía ir a esquiar los fines de semana que tenía libres. Aun así, consiguió competir de nuevo en el siguiente Mundial, el disputado en Åre en 2019.

Celine Marti no puede ser decididamente profesional del esquí. A su trabajo como policía y sus escasos recursos económicos hay que añadir que tiene una hija, de diez años en la actualidad. La adoptó en su Haití natal, en ocasión de la única visita que ha hecho en su vida. El único entrenamiento diario que puede realizar es trasladarse a su trabajo en bicicleta y hacer un poco de gimnasio tras su turno diario en el aeropuerto. Aún así ha realizado triatlones y hasta pruebas de iron-man y, por encima de todo, está dispuesta a cumplir su sueño de ser olímpica. Si lo logra, lo será en los Juegos de invierno de Pekín 2022, donde lo haría a la edad de 42 años. Sería un sueño no solo personal, sino de su país. Que ondee la bandera de Haití en unos Juegos Olímpicos, y además de invierno, convirtiéndose en la primera persona de su país en hacerlo, es un sueño compartido con sus compatriotas. Parafraseándola: “Si pones tu empeño, puedes mover montañas”.

Con la bandera de Haití. Foto de Alexander Hassenstein/Getty Images Europe

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.