Uncategorized

HAN XIAOPENG: EL PRIMER CHINO CAMPEÓN EN JUEGOS OLÍMPICOS DE INVIERNO

Hoy en día estamos acostumbrados a contemplar victorias de deportistas chinos en los Juegos Olímpicos, sin embargo esto no era tan común hace pocos años. Aún más escasas han sido las medallas del país más poblado de la Tierra en ediciones olímpicas de invierno. Incluso en la actualidad éstas escasean y se limitan a pocas modalidades deportivas. Por eso el oro de Han Xiaopeng en los Juegos Olímpicos de Invierno de Turín 2006 tiene especial mérito. Su victoria en la espectacular modalidad de aerials –dentro del esquí freestyle- supuso el primer oro de un deportista masculino chino en Juegos de Invierno. Y abrió camino, porque ahora sus compatriotas dominan esta especialidad.

Los aerials son la traslación de los saltos más espectaculares gimnásticos a la nieve. Su equivalente sobre una tabla de snowboard sería el denominado Big Air. En el caso de Han Xiaopeng, el atleta se desliza por una bajada (casi siempre artificial) recubierta de nieve y sale despedido por una pequeña elevación –también artificial- del terreno, para realizar peligrosos saltos mortales. Se puntúa la ejecución. la amplitud y el aterrizaje. Recordemos que se aterriza sobre la dura nieve, así que las caídas pueden ser realmente dolorosas, cuando no peligrosas.

En Turín 2006 Han Xiaopeng hizo historia. Entonces contaba con 22 años de edad y confesó, tras ganar el oro, que jamás había pensado en que podría ocurrirle algo así. Nunca antes había ganado una prueba de la Copa del Mundo (marchaba por entonces quinto en la clasificación general de ésta). Ni él se esperaba el oro, ni los máximos favoritos, como el líder de la Copa del Mundo en ese momento Kyle Nissen o el bielorruso Dimitri Dashinski, que se hizo con la plata. El chino se vio favorecido por la mala prestación de los entonces campeones olímpico y mundial al ser eliminados en la fase de clasificación. También decepcionó Dashinski, que iba primero antes de la última ronda, pero que en su definitivo salto no tuvo un aterrizaje perfecto. Pero Han Xiaopeng sorprendió a propios y extraños con un tremendo salto: clavando un back/full-full-full  que le reportaron una gran nota de 250.77 puntos. Hasta la hazaña de Han Xiaopeng China había conseguido oros (dos) de Yang Yang en short track en los Juegos previos de Salt Lake City, pero nunca había conseguido ganar en un deporte sobre la nieve.

Foto de Mark Ralston/AFP/Getty Images

No sorprende que Han Xiaopeng se dedicara antes a la acrobacia hasta que se decantó en 1995 por el deporte que le proporcionaría su mayor alegría profesional, cuando un entrenador percibió en él las características necesarias para este deporte: agilidad y valor. La tradición acrobática china por fin dio sus frutos en eventos deportivos de invierno, como lo hacía a lo grande en gimnasia y, sobre todo, en saltos de trampolín dentro de los deportes de verano. Sin embargo, Han casi abandona el deporte cuando, pocos meses antes de los Juegos de Salt Lake City, se lesionó en los ligamentos de su rodilla. Finalmente pudo participar en los Juegos, pero su puesto fue un discretísimo 24º ya que llegó a caerse en uno de sus saltos.

Han Xiaopeng ya había hecho historia para su país días antes de la final, al convertirse en el primer chino en clasificarse para una final de aerials. Su éxito en Turín abrió la espita de otros más, como el oro al año siguiente en los Juegos Asiáticos de Invierno o el Mundial, celebrado también en Italia. Con ello de nuevo hizo historia, ya que volvió a convertirse en el primer chino en ganar un Mundial de esta especialidad. Sin embargo no le fue tan bien en la siguiente cita olímpica de Vancouver 2010. Todo debido a otra temida lesión, que casi le hace perderse estos Juegos. La seria lesión la arrastraba Han desde 2008, cuando entrenando se lesionó en una rodilla y un codo que le pusieron al borde de la retirada. En 2008 estaba en el pico de su forma y de su carrera. Sólo una lesión podía pararle, como así fue. La lesión le afectó también en el aspecto mental. De naturaleza impaciente, no podía soportar ser incapaz de realizar acrobacias que antes del incidente sí completaba. La lesión le mantuvo apartado de la competición durante casi una temporada completa (la de 2008-2009), participando solo en el campeonato nacional. Pero finalmente familiares, amigos y entrenadores de Han le devolvieron la confianza perdida, hasta permitirle continuar con su carrera y acceder a otros Juegos Olímpicos.

Para que nos hagamos una idea del relieve que adquirió Han Xiaopeng decir que fue elegido para portar la antorcha olímpica tanto en los Juegos de verano en su país de Pekín 2008 como en los últimos de invierno, celebrados en Pyeongchang 2018.

Foto de sportingz

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.