Heroínas olímpicas

AURORA VILLA: LA DESCONOCIDA PIONERA DEL ATLETISMO ESPAÑOL

Patrizia Bernardi

Con la atleta Aurora Villa se da una paradoja: de estar compitiendo en estos años del siglo XXI, su carrera deportiva sería sin duda la de una de esas grandes campeonas de la “nueva hornada” española que están superando, en resultados olímpicos al menos, a sus compañeros masculinos. Esta madrileña deportista multidisciplinar y, sobre todo, atleta, estaría a la altura de las Ruth Beitia, Mireia Belmonte y Carolina Marín del momento, sin duda. La paradoja es que, de no haber existido en su momento Aurora Villa, es posible que Beitia, Belmonte, Marín y un largo etcétera no hubieran quizá alcanzado lo que han conseguido, pues el presente es deudor del pasado, de las bases que ponen los pioneros y una de ellas sin ningún tipo de dudas es Aurora Villa, precedente y referente de las mujeres deportistas españolas del momento. Lo triste es que su nombre es apenas ni conocido ni reconocido, pese a los méritos que obtuvo. Es hora de darle visibilidad a este pilar del deporte femenino español.

Aurora Villa perteneció a una familia madrileña dedicada por entero a la música. Nacida en 1913 Aurora, que coqueteó con el arpa en sus comienzos, prefirió el mundo del deporte. Estudiante del Instituto-Escuela, entidad dependiente de la Institución Libre de Enseñanza, llegó a licenciarse en la rama de educación de cultura física. Lejos de limitarse a la enseñanza del deporte -tarea ésta en la que durante años hizo hincapié, incluso desde la universidad, en el fomento de la actividad deportiva entre las mujeres-, Aurora se convertiría en una practicante de primera categoría, incluso a nivel mundial. Pese a que sus mayores éxitos, triunfos y marcas las conseguiría en el atletismo no descartó multitud de otras especialidades deportivas, como la natación (llegó a ostentar el récord nacional de 50m libres), el esquí, patinaje, baloncesto, balonmano, piragüismo, montañismo… Antes de concentrarnos en su mejor faceta como deportista no podemos dejar de lado su papel como directiva y fundadora de uno de los clubes deportivos más importantes de España, que sigue siendo pilar en la sociedad deportiva madrileña: el club Canoe de deportes acuáticos. Y lo hizo, además, junto a otras dos mujeres: Lucinda y Margot Moles (otras dos pioneras que acabaron siendo las primeras españolas en participar en unos Juegos Olímpicos de Invierno en 1936).

Foto de RFEA

Como atleta, deporte en el que más despuntó, hubiera sido en su momento plusmarquista mundial en lanzamiento de martillo, pero en su época esa especialidad no estaba reconocida oficialmente en la categoría de mujeres. En el primer campeonato de España de atletismo femenino que tuvo lugar en 1931 Aurora participó en nueve pruebas, venciendo en dos de ellas. En la segunda edición de los campeonatos lo hizo en una más, saliendo victoriosa en tres de ellas. Con esa participación múltiple Aurora hizo historia y se convirtió, una vez más, en pionera del deporte hispano al ser la primera decatleta española. Para entonces Aurora Villa ya era EL referente, el modelo a seguir –además de tener los récords nacionales de salto de altura, longitud y jabalina-. Ese no fue, ni mucho menos, su único logro, pues en 1931 entraría en la historia mundial del atletismo al realizar el lanzamiento de martillo más largo realizado nunca por una mujer. El problema es que esta especialidad no estaba reconocida aún en la categoría femenina, como hemos mencionado, así que hubo que esperar años, muchos años, hasta que la IAAF lo reconociera como récord mundial de su momento. Su marca duraría cuatro décadas, al ser una especialidad que no se practicó en los países potencias del atletismo hasta bien entrado el siglo XX.

Aurora Villa no pudo llegar a ser olímpica, pues su carrera se truncó primero por la Guerra Civil, luego por el parón ocurrido en los Juegos debido a la II Guerra Mundial. De haberlo sido, muy posiblemente estaríamos hablando ahora de la primera medalla olímpica femenina española y, quién sabe, incluso del oro. De todas formas, aunque tras los conflictos bélicos Aurora hubiera querido haber seguido con la práctica deportiva no hubiera podido debido a una absurda ley que prohibió, en tiempos de Franco, la participación de las mujeres en algunos deportes. Sólo en 1963 se permitió de nuevo la participación de la mujer. España había dado un paso muy atrás en cuanto a deporte femenino se refiere durante esos años en blanco.

Pero Aurora siguió vinculada al deporte mediante la creación de clubes deportivos (aparte del Canoe fundó el Club Femenino de Deportes) y su empeño en introducir la práctica deportiva entre las mujeres universitarias y no únicamente ellas. Sin embargo, pasó a dedicarse profesionalmente a la Medicina, carrera en la que también fue una pionera. En su promoción, donde apenas había cuatro mujeres, Aurora superó los estudios con excelentes notas, matrículas de honor que equivalían a sus récords deportivos. No obstante, le costó hacerse un hueco laboral una vez terminada la universidad. Por ello acudió a Inglaterra, país más liberal por aquel entonces, en cuya Universidad de Londres perfeccionó sus estudios en Oftalmología. De aquella experiencia Aurora traería a España, a su regreso, avances médicos, concretamente en la visión binocular y el estrabismo. De nuevo pionera. Como médico no descuidó su labor pedagógica enseñando buenas prácticas a los enfermos.

Lo lamentable de esta historia ejemplar es el desconocimiento de la persona y logros de Aurora Villa. Alguien que debería haber tenido reconocimiento tras reconocimiento en vida y una vez desaparecida, como campeona, pionera, precursora, enseñante y un largo etcétera, parece ser hoy un nombre a rescatar del olvido.

7 Comentarios

  • Virginia

    Es una auténtica heroina esta mujer,nació en lugar y momento equivocado. Seguro que si se hubiese llamado Mary Mc algo y natural de cualquier parte de USA ahora sería un referente y la conoceríamos porque una actriz famosa hizo su biopic. Desgraciadamente no la conocía y al leer este post me he enterado de quien fue. Un auténtico placer leer cosas así.

  • Señorita pepis

    Muchas gracias por darnos a conocer a una persona luchadora.. Sobre todo ahora que solo se habla de gente que no vale nada de nada pero a la que se la califica de vip en los medios de comunicación y en las redes sociales. Reconozco que yo no sabía nada de esta historia de superación, ambición y sobre todo de lucha en un mundo de hombres.. Ojalá su ejemplo siga ayudando a otras muchas mujeres en cualquier ámbito de la vida.

  • Hillrod

    Gracias por ayudar a que no queden en el olvido tantas historias de gente excepcional y en este caso, de una de las mujeres que siguió peleando por lo que quería, a pesar de todas las limitaciones impuestas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.