Entrevistas

DECLAN BROOKS, BRONCE EN TOKIO 2020 EN BMX FREESTYLE: “MI MADRE TODAVÍA TIENE MIEDO DE VERME COMPETIR”

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 vieron el debut de la modalidad más espectacular del BMX: el Freestyle. Los trucos realizados en una pista con subidas, bajadas, barandillas, etc. en la que unos “locos” daban saltos mortales girando -en horizontal y en vertical- sus bicicletas encantaron a todos. Uno de los que se colgaron una medalla al cuello al final de la competición, el británico Declan Brooks, nos contó cómo la incorporación al calendario olímpico de su especialidad la ha cambiado para siempre: “El convertir nuestro deporte en olímpico tuvo una importancia crucial, fue ponerlo en una nueva plataforma, acceder a más espectadores. Cuando mi deporte se convirtió en olímpico fue como empezar de nuevo. Aunque no haya conseguido en los Juegos de Tokio la medalla de oro el convertir en olímpico mi deporte fue ya algo grande”.

En efecto, el británico salió de la capital nipona con un bronce nada despreciable, sobre todo si tenemos en cuenta que poco antes del inicio de los Juegos sufrió una grave lesión: “Tuve un choque importante seis semanas antes de los Juegos Olímpicos, algo que me resultó difícil de digerir. Afortunadamente fue simplemente un traumatismo; podría haber sido mucho peor porque la caída fue bastante fea. Volví a la bici lo más pronto posible, en cuanto era seguro hacerlo”.

Declan forma parte del potentísimo Team GB de ciclismo. Entre todas las categorías del BMX (cuatro al ser dos por género) se hicieron con cuatro medallas, dos de ellas de oro, a las que hay que sumar siete en ciclismo en pista y una en mountain bike. No es baladí que Declan haya tenido la carrera que tiene ya que cerca de su casa existía una pista de park dedicada a este deporte: “Empecé a los nueve años porque había un parque cerca de mi casa. Me encanta entrenar y esa es la única manera en que puedes progresar en este deporte si quieres lograr hacer ciertas cosas. A los 13 o 14 años ya competía a nivel internacional. Cuando abandoné la escuela a los 16 años sabía que este era el camino correcto que quería tomar”. No niega, no obstante, que su madre sigue teniendo miedo a que practique este espectacular a la par que peligroso deporte: “A mi madre no le gusta verme en competición, todavía tiene miedo”. Sin embargo, tanto ella como su padre -al que sí le gusta verle “porque le van estas cosas, las motos, etc.”– le apoyaron siempre: “Cuando decidí hacerme profesional mis padres me apoyaron y eso era lo único que necesitaba”.

El BMX Freestyle tuvo la mala suerte de debutar en una edición olímpica sin público, elemento éste fundamental para este deporte. De cualquier manera ello no nos impidió ver a bastante gente en las gradas disfrutando de los trucos de los ciclistas. No, no eran público en sí, sino miembros de las distintas delegaciones que no quisieron perderse la espectacularidad de este deporte: “Aunque no estaba permitido que hubiera público había de todas formas bastante gente en las gradas, gente de los equipos. El Team GB es grande, así que yo sentí mucho apoyo. En general todos apoyaban a todos los participantes, sentía que todos estaban de tu parte”, nos cuenta Brooks. Para él “los Juegos de Tokio fueron una experiencia increíble. Fuimos simplemente con la esperanza de hacerlo lo mejor posible y hacer un buen papel y salimos con la medalla, lo que para mí fue como estar en los cielos. El resultado fue mayor al que esperaba. Clasificarme fue ya grande. Yo tenía un puesto bastante bajo pero sabía que al día siguiente [el segundo de la final] tenía mucho más que dar”.

Pese a pertenecer a la potente selección británica en la que incluso podría parecer que su medalla de bronce fuera “poca cosa” Declan se da más que satisfecho del resultado: “Siempre que compites vas a por el oro pero mi actuación fue de medalla de bronce. Los que ganaron las medallas de oro [Logan Martin] y plata [Daniel Dhers] la verdad es que lo hicieron mejor que yo, así que no me puedo quejar, pero de todas formas una medalla de bronce para mí es estupenda”.

Para que se hagan una idea de los difíciles trucos que realizan estos profesionales un ejemplo de a qué otras tareas se pueden dedicar viendo otras experiencias profesionales de Declan Brooks: especialista de cine e intérprete en el Circo del Sol: “He trabajado como especialista en varias películas. Quizá la más conocida sea la de Mary Poppins, con bicis en un par de escenas. Éramos una decena de personas sobre las bicis; es difícil reconocerme. Fue una experiencia estupenda y la repetiría encantado”. Eso en cuanto al cine porque su trabajo en el Circo del Sol “de seis meses en Canadá y Estados Unidos fue otra gran experiencia al poder realizar espectáculos ante miles de personas cada noche, pero yo quería volver a competir, porque me da más vibra”. Efectivamente, a Declan le ha picado el gusanillo de los Juegos Olímpicos, así que aspira a estar en los de París 2024 y mejorar el metal ganado: “pero ya estar es algo grande porque en nuestro deporte simplemente poder competir ya es difícil, debido a la cantidad de lesiones que sufrimos”.

Foto de Lan Hongguang/Xinhua News Agency/PA Images

 

 

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.