Uncategorized

RORY SABBATINI: LA INSÓLITA MEDALLA OLÍMPICA DE GOLF PARA ESLOVAQUIA

El golf regresó al calendario olímpico en los Juegos de Río 2016. En Tokio consiguió la medalla de plata en la categoría masculina un país del que pocos podrían pensar que acabaría subido a un podio olímpico en dicho deporte: Eslovaquia. Pero es que el golfista que proporcionó la medalla al pequeño país centroeuropeo resulta ser sudafricano de nacimiento, de origen italiano, irlandés y escocés, con pasaporte británico y ciudadanía estadounidense. Su nacionalización por Eslovaquia vino a través de su segundo matrimonio, ya que su mujer es de aquel país. También es prima del presidente de la federación eslovaca de golf, país que cuenta con menos de una treintena de campos de golf en el país y unos 8.000 practicantes. El nombre de nuestro protagonista es Rory Sabbatini, que llegó a participar por su país de origen, Sudáfrica, en cinco ocasiones en la Copa del Mundo. También defendió sus colores en el PGA Tour, donde ha llegado a vencer seis veces.

Sabbatini alega para defender su cambio de nacionalidad que realizar una buena actuación en unos Juegos Olímpicos animaría a los jóvenes eslovacos a apuntarse a practicar el golf. No escapa, no obstante, a nadie que de no haber realizado el cambio de nacionalidad Sabbatini lo tenía más que crudo para poder hacerse con una plaza olímpica, pues una docena de golfistas sudafricanos estaban por delante de él en el ránking. Sólo el cambio de nacionalidad le permitiría ser olímpico. Cuando empezaron los Juegos ocupaba el número 204 del mundo. Tras conseguir la medalla de plata subió hasta el puesto 111.

Rory Sabbatini no solo se haría con toda una medalla de plata en unos Juegos Olímpicos, sino que batió el récord olímpico en la última jornada. Al conseguir un birdie en el hoyo 18 acabó con 61 golpes, la mejor realizada en un torneo olímpico. En total, realizó un eagle, diez birdies y dos bogeys. Y es que el eslovaco estuvo a punto de alzarse con el oro, que finalmente iría a parar a las manos de Xander Schauffele.

Foto de Stan Badz/PGA TOUR/IGF)

Rory Sabbatini ha dado muestras a lo largo de su extensa carrera de lo mejor y de lo peor fuera de la competición deportiva en sí. Comencemos con lo mejor: protagonizó un gesto de honestidad que le honra en noviembre de 2021 en el torneo RSM Classic del circuito PGA. Él mismo confesó haber cometido un error que le llevaría a la descalificación. Los jueces ni se dieron cuenta y él tampoco al cometerlo al ser un error nimio pero que tiene como consecuencia la descalificación. Resulta que el medallista olímpico olvidó retirar una minúscula pegatina de un palo en un hoyo, pegatina que se usa en los entrenamientos y que indica la velocidad de la cabeza del palo. Fue descalificado por ello (casi podríamos decir que “autodescalificado”).

En cuanto a lo peor hay por desgracia varios episodios que le retratan no precisamente de la mejor de las maneras. Como en aquella ocasión en que gritó a un voluntario por colocar una de sus bolas que había caído en el rough. El voluntario no la movió de su sitio, pero el golfista pensó que sí. Tuvo que pedir disculpas públicas para no ser penalizado. En otra ocasión, ocurrida en 2005, se marchó directamente del hoyo 17 hacia el 18 sin esperar a que acabara su compañero, harto por la lentitud del mismo. En 2011 discutió acaloradamente con otro de sus compañeros de juego e incluso tuvo un feo hacia el mismísimo Tiger Woods en 2007. En realidad dos, porque en otra ocasión se retiró de un torneo organizado por el propio Woods. Finalmente, en otro torneo hizo que expulsaran a un espectador porque le interrumpía con preguntas sobre el citado Tiger Woods.

En cualquier caso lo que quedará para los anales es que Eslovaquia ganó una medalla de golf en Tokio 2020 y que Rory Sabbatini, el “hombre de mundo” se hizo con una valiosa plata olímpica.

Foto de Matt York/Associated Press

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.