Entrevistas

SAÚL CRAVIOTTO: “EN LA FINAL DE K4 DE TOKIO 2020 HICIMOS LA CARRERA SOÑADA QUE HABÍAMOS PLANTEADO”

Es uno de los deportistas más admirados en España y está a punto de batir el récord de medallas olímpicas que ostenta, hasta el momento, su colega de profesión David Cal. Los admiradores de Saúl Craviotto estarán felices de saber que este catalán con corazón asturiano se postula para seguir participando en Juegos Olímpicos, así lo declaró a Historias de los Juegos: “He dicho en varias entrevistas de calentón que quiero estar en los Juegos de París pero sí, esos Juegos están muy cerquita, vamos años a año, disfrutando del piragüismo, intentando que vayan pasando los meses, los años y ya veremos. Tres años son muy largos pero yo creo que sí, que podemos”.

En los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 alcanzó su quinta medalla olímpica, además de ser elegido, sin discusión alguna, como abanderado de España -junto a Mireia Belmonte– : “Ser abanderado fue una experiencia inolvidable, bonita”. Sobre su experiencia deportiva en sí en esos Juegos tan extraños, nos comentó: “Ya he vivido cuatro Juegos Olímpicos y la experiencia de Tokio fue una más, especial y diferente porque faltaba público. Fueron unos Juegos históricos en cuanto a lo que significó la celebración de los Juegos pero estoy muy contento de haber estado en ellos”.

En Tokio compitió en dos pruebas: en K1 200 metros acabó en séptimo lugar, pero la prueba que todos esperaban con impaciencia sin duda alguna era la del K4 500 metros, donde el equipo español se llevó la plata: “Salí feliz de la final del K4 porque al final hicimos la carrera soñada, lo que habíamos planteado, con el ritmo que planteamos. No fallamos en nada, en la salida…en nada, nada. Fue una carrera perfecta y los alemanes nos ganaron y ya está. El deporte es esto y una plata olímpica no se gana todos los días”. La carrera fue muy reñida y disputada, tanto el combinado español como el alemán, finalmente oro, podrían haber ganado. Fueron los germanos en hacerlo. Nos narra la carrera Saúl: “La cosa estuvo reñida con el oro; oro y plata, plata y oro. Estuvimos ahí, como todo el ciclo olímpico, en que hemos estado siempre siendo platas y luchando por el oro. El bronce en la final olímpica sí que estuvo a más distancia pero estuvo todo muy ajustado. No estoy para nada decepcionado, en absoluto, todo lo contrario”.

Pese al gran resultado, a algún que otro componente del K4 hispano le quedó en un primer momento un regustillo de haber tenido al alcance de la mano el oro, pero “el equipo estuvo muy feliz tras la carrera. Hubo gente a la que le gustó más o menos la plata en una primera instancia, pero a los cinco minutos valoramos ya la situación de la medalla de plata y acabamos muy contentos todos”.

Hemos comentado que los Juegos de Tokio fueron especiales por las restricciones en los mismos, sin embargo, no le influyeron para nada a este gran campeón: “Las restricciones en Tokio las llevamos bien; al final allí vamos a lo que vamos, a competir, a cuidarnos, a alimentarnos bien, a descansar y a ir a la pista y a competir. Al final que haya público o no te lo hace más o menos bonito, más o menos especial, pero nosotros al final nos dejamos la piel con o sin gente”.

De todos es sabido el gran nivel del piragüismo en España, hasta el punto que el selectivo para elegir a los componentes del K4 fue duro, casi tanto como la propia final olímpica, dado que había más de cuatro atletas con el nivel suficiente como para formar parte de la selección final. Craviotto, pese a sus ya cinco medallas olímpica, es humilde y admite que, aunque peleará por seguir formando parte del K4 español en los Juegos de París 2024 “si yo bajo el nivel y puede entrar otro, entrará”. Sobre su futuro añade: “No hay que ponerse nunca límites. Mientras el cuerpo y la mente aguanten ya veremos si pueden caer seis medallas o nos quedamos con cinco, eso lo iremos viendo con el tiempo. [En París 2024] seguiría en el K4. Yo creo que el K4 es la modalidad en que hay que especializarse, en la que tenemos un grandísimo equipo y vamos a seguir peleando por ella. No sé si con los mismos cuatro componentes; de aquí hasta allí pueden pasar muchas cosas, muchos cambios, pero la idea es mantener lo que funciona. Si hay algo que funciona no hay que cambiarlo demasiado, pero si hay gente que lo merece más entrarán. Al final esto es la selección española y, como el propio nombre indica, hay que seleccionar a los mejores de España”. Muchos aficionados, admiradores de Craviotto, esperan que, en efecto, esté en los Juegos de París y que consiga otra medalla más que haría aún más grande a este ejemplo del deporte a escala mundial.

Foto de Reuters

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.