Legendarios

VALEGRO: EL MEJOR CABALLO DE DOMA CLÁSICA EN LA HISTORIA DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS

En honor del tricampeón olímpico protagonista de este artículo sonaron las campanas del Big Ben…aunque en origen sea neerlandés, pese a competir por Gran Bretaña. También hay que decir de él que oficialmente tiene un nombre, pero en realidad, entre los suyos, tiene otro completamente distinto. Estamos hablando de un caballo, Valegro, una estrella de la doma clásica.

Nacido en 2002 en la isla de Burg Haamstede, Países Bajos, hijo de Negro y de Maifleur, tuvo incluso un tercer nombre, el dado en su nacimiento combinando el nombre de su madre con la palabra “vainqueur”, vencedor en francés, dando como resultado Vainqueurfleur. Pero nuestro protagonista no mantuvo ese nombre durante mucho tiempo. Enseguida adoptó el nombre de Valegro -que significa regalo de oro y fue llamado así porque su nombre debía empezar por V- cuando fue vendido a Gertjan van Olst. Su mujer, Anne, entrenaba en ocasiones junto al olímpico británico Carl Hester. Cuando Valegro contaba tres años Hester visitó a la familia neerlandesa y le gustó Valegro hasta el punto de comprarlo por meras 3.500 libras…valiendo millones posteriormente.

Ya en Inglaterra Valero fue llamado por su nueva familia Blueberry (=arándano) porque la familia da nombres de frutas y verduras a todos sus animales. Y así se ha quedado: su entorno le sigue llamando Blueberry, aunque en competiciones consta como Valegro.

Llega un momento crucial en la vida de Valegro: conocer a la amazona de doma británica Charlotte Dujardin o, más bien al trabar ella conocimiento de este magnífico ejemplar. Para Dujardin, que en la actualidad cuenta en su palmarés con seis medallas olímpicas (tres de oro), conocer a Valegro fue fundamental en su vida. El binomio creado por ellos se demostró exitoso al 100%. Los Hester le ofrecieron a Charlotte desarrollar las habilidades de Valegro cuando aún era muy joven, con la intención de que más adelante el propio Hester lo montara, pero ya fue imposible separar la combinación compuesta por Valegro y Dujardin. Desde que en 2006 ganó su primer título este caballo disfrutó de un decenio de victorias, en realidad imbatido desde enero de 2012 hasta 2016, el momento de su retirada.

Valegro, montado por Dujardin, ha conseguido récord tras récord, desde el récord de debut al récord nacional sin olvidarnos del récord olímpico establecido en los Juegos de Londres 2012 y del récord mundial que marcó en otra competición. De ahí que el precio de Valegro se revalorizara tanto. En cuanto a su papel en Juegos Olímpicos Valegro ha conseguido tres oros: individual y por equipos en Londres 2012 y el individual en Río 2016, además de la plata por equipos en los Juegos de 2016, por no hablar de las innumerables victorias en otros grandes campeonatos.

Junto a Charlotte Dujardin y su propia estatua. Foto de British Dressage

Valegro es todo un personaje del deporte: ha protagonizado varios libros, incluso una serie de libros infantiles titulada “Las historias de Blueberry”. Para que nos hagamos una idea de la popularidad que ha alcanzado, decir que existe una calle con su nombre en la localidad de Newent, donde también tiene una estatua; que ha conocido a la reina, hecho que sucedió en 2019 durante el Royal Windsor Show y, en dicho encuentro, Valegro se comportó de manera perfecta, estirado ante ella. La reina expresó en esa ocasión alabanzas y hasta cariño hacia este caballo. Uno de los momentos que expresaron el cénit de su popularidad y el cariño del público que se ha ganado Valegro fue el momento de su retirada, con una ceremonia oficial que tuvo lugar en Londres ante miles de espectadores y que fue televisada en directo por la BBC. En la actualidad, ya retirado, Valegro sigue siendo el centro de un proyecto muy bonito, ya que ayuda a niños enfermos, los cuales le conocen, acarician e incluso montan, haciendo de esta manera realidad sus sueños. De todos es sabido el gran uso terapéutico de ciertos animales, especialmente caballos, burros y perros, en la ayuda a niños enfermos. Valegro además sigue paseando por el campo y lo hace en muchas ocasiones acompañado de la olímpica en doma Tricia Gardiner, de 86 años de edad.

Después de tanto dato conviene destacar el aspecto humano, sí, humano, de este ejemplar, del que Charlotte Dujardin cuenta: “Tenemos juntos una total confianza mutua que produce una sensación fantástica al montarlo. Es muy sensible. Yo noto que siempre quiere hacerlo de la mejor de las maneras. Es uno entre un millón. Desde el primer momento en que le conocí me enamoré de él”. Añadamos, por si le faltaban nombres a este caballo, un apodo por el que también es conocido: “El Profesor” porque sus conocimientos de los movimientos de la doma son tales que pareciera que hubiera leído una enciclopedia sobre la misma. Siempre sabe en todo momento qué movimiento realizar.

Nos quedamos no ya con lo que Valegro ha hecho por la doma británica -que no había ganado un oro antes de él- y por el mundo del deporte ecuestre en general, ya que ha sido considerado el mejor caballo en la historia de la doma, sino por el amor que recibe y que emite y con estas palabras de alguien que le conoce bien: “Es simplemente un caballo adorable al que nada le gusta más que comer hierba”.

Foto de Ken Braddick/dressage-news.com

 

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.