Camino a Tokio,  Entrevistas,  Paralímpicos

EVA MORAL, A POR TODAS EN LOS JUEGOS PARALÍMPICOS DE TOKIO: “EL TRIATLÓN ME HA DADO LA ILUSIÓN DE SEGUIR HACIA ADELANTE”

Eva Moral siempre fue una joven con inquietudes deportivas. Practicaba varias especialidades pero quizá la que más le gustaba era la de triatlón. Muchos ya conocen su historia: un mal día, cuando tomaba parte en una ruta cicloturista por la sierra de Madrid, empezó a llover y resbaló con su bicicleta. El resultado fue una caída de siete metros por un barranco, tras darse contra el “quitamiedos”. Su mayor miedo, confiesa, fue el de no ser encontrada. Y su carácter generoso le hizo pensar, estando caída en el barranco, en su familia, en el disgusto que se iba a llevar. Así es Eva Moral.

Al haber caído con la espalda el diagnóstico fue de lesión medular. Tuvo que pasar 20 días en la UCI para luego pasar al hospital de parapléjicos de Toledo, donde se le dio a conocer el que iba a ser su “nuevo” deporte y que tantas alegrías le ha reportado: el paratriatlón, un deporte que le ha devuelto la vida, podríamos decir. Ella nos cuenta su experiencia: “Entré en este deporte por casualidad. En el hospital de parapléjicos me contaron que existían unas bicis que se conducían con las manos, por lo que podría seguir practicando el triatlón, que ya practicaba. Estuve informándome por internet. Ahora en el hospital ya tienen una handbike propia, pero antes iba una fundación una vez al mes para que la probásemos y la primera vez que la probé me encantó. Tuve otra vez la “sensación de velocidad”, de libertad, de esas cosas que nos da el deporte que nos gusta a los que somos deportistas. Me dije que iba a seguir e iba a intentar haciendo paratriatlón y mira hasta dónde he llegado”.

Foto de SportLife

¿Que hasta dónde ha llegado? Pues a ganar medallas (incluyendo oros) en Europeos, Maratones internacionales, Mundiales, Series Mundiales, Copa del Mundo, etcétera. Por desgracia no pudo estar en los Juegos de Río 2016 porque, aunque allí debutó el paratriatlón, no lo hizo en su categoría, así que espera con ilusión los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 para poder debutar: “Participar en unos Juegos Paralímpicos es un sueño que he tenido desde que tuve el accidente y empecé a dedicarme profesionalmente al triatlón. Era el objetivo mayor y más ilusionante que tenía. La verdad es que ahora casi todavía ni me lo creo”.

El triatlón (o, en su caso, el paratriatlón) lo ha supuesto todo para Eva: “A día de hoy el triatlón me lo ha dado todo: la ilusión de seguir hacia adelante, me ha dado mi pareja [un triatleta que le pidió en matrimonio en pleno podio de las Series Mundiales de Yokohama], mi vida, mi profesión. Ahora puedo decir que el triatlón es mi vida”. Nos confiesa que su segmento favorito es justamente con el que tuvo el accidente: el ciclista: “Es con lo que más disfruto entrenando y compitiendo, lo puedo compartir con más gente…tiene algo especial”. Para Eva el deporte en general y el suyo en particular está lleno de valores: “el sacrificio, la disciplina, el saber ganar y saber perder, eso es muy, muy importante. [El triatlón] tiene el plus de ser tres disciplinas, ser un deporte bastante duro, de muchísimas horas de entreno, de conocerse a sí misma y eso es lo que nos enamora del triatlón”.

No se ha librado de los sinsabores causados por la pandemia; para empezar, el retraso de un año para cumplir su sueño, pera ella nos demuestra una de sus características principales, la positividad, y saca lo bueno de lo malo: “Este año de pandemia ha sido otro punto más de conocerse a sí mismo y de ser fuerte mentalmente y entrenar esa fortaleza”. Sin embargo, reconoce que el carácter especial de estos Juegos traerá consigo un elemento negativo: la falta de público, entre ellos, sus familiares: “Me da rabia que no puedan estar en Tokio mis padres y mi hermano, que han vivido todo este proceso conmigo y eso dejará descafeinados estos Juegos, pero conociendo cómo son los japoneses estoy segura de que lo harán de forma impresionante. Habrá que llegar a París 2024 para poder vivir los Juegos juntos”. Como se ve, ya está pensando en el siguiente reto, el de los Juegos de París, donde seguro que hará una nueva demostración de su valía, fruto del trabajo y la ilusión que posee a raudales.

Foto de E.M./El Correo

Actualización: En los Juegos de Tokio 2020 Eva Moral consiguió la ansiada medalla, en su caso de bronce en la prueba de triatlón paralímpico.

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.