Camino a Tokio,  Entrevistas

DAMIÁN QUINTERO: “EN ESPAÑA HAY MUCHA DIFERENCIA ENTRE UN DEPORTE OLÍMPICO Y UNO NO OLÍMPICO”

Se espera mucho, muchísimo de él. Todo lo que sea menos que el oro olímpico llevará implicado un aire de decepción entre sus compatriotas, tan alto es el nivel al que ha llegado el karateca español Damián Quintero en las grandes competiciones disputadas en los últimos años. Su palmarés es abrumador. Sin embargo, el andaluz (aunque nacido en Buenos Aires) nos confiesa que “sinceramente, no siento presión por ganar la medalla de oro en Tokio. Creo que el trabajo lo estamos realizando muy bien. A mí al final lo que me da el feedback de mi rendimiento es mi trabajo. Es cierto que cuando te “doran la píldora”, que no es este caso, sino que todas las palabras que recibimos son de cariño porque creen realmente que somos capaces de conseguir ese oro, es muy bueno también y lo que intento es no creérmelo y transformarlo en energía positiva, pero sí soy consciente de que hay que trabajar duro para un buen papel y a la vez realizar un torneo que va a ser bastante complicado”.

Él, como su propio deporte, debutará en unos Juegos Olímpicos, pues hasta ahora el kárate no había obtenido el estatus olímpicos (que, por otra parte, vivirá de forma efímera, puesto que desaparece en la siguiente cita olímpica). Por ello, se da el caso de que será olímpico por vez primera a los 37 años: “Estos Juegos pueden ser un hito histórico porque no sabemos cuándo volveremos. Está claro que en París no. Veremos si en Los Ángeles o después. En mi caso a mí se me queda un poco lejos, no es que me vaya a retirar ya, pero ya estoy más cerca que del comienzo. Quiero traer para mi país, para mi deporte una medalla y dejar ese legado, que creo que puede ser muy bonito”. Aunque no esté implicado directamente en la nueva inclusión del kárate en ediciones olímpicas futuras, sabe que en parte sí su actuación en Tokio 2020 podría ayudar a su regreso: “Es esencial que la organización del evento en sí en Tokio 2020 en el kárate se haga bien para que regrese a los Juegos Olímpicos. Creo que va a ser un gran show. El kárate nació en Japón y entonces allí será el sumun. Habrá que mostrarle al mundo el error que creo que se ha cometido alejándonos como disciplina olímpica. Tiene que volver pronto para que todas estas generaciones sean capaces de disfrutarlo también”.

Damián Quintero tiene muchas tablas en esto de los grandes campeonatos (su palmarés es demasiado rico y extenso como para detenernos aquí en él), pero será neófito en cuanto a Juegos Olímpicos se refiere y éstos, créanme, son diferentes a todo: “Es un torneo nuevo para nosotros. Hemos competido en algo parecido pero nunca realmente en unos Juegos y te puede la presión. No dejamos nada a la suerte. Hemos trabajado tanto la parte técnica, como la física como la mental, que es muy importante y que es lo que al final te da la plata o el oro”. Confiesa las ganas que le tiene al torneo olímpico: “Unos Juegos Olímpicos por una parte suponen cumplir un sueño y por otro llegar al top de mi carrera deportiva. Era un torneo que nunca había pensado que podría llegar a conseguir, porque no éramos disciplina olímpica, pero desde hace unos años atrás ya sabemos que lo somos. Hemos trabajado duro para llegar, el primer paso ya está hecho. Ya llega lo último que es rendir allí y sacar esa medalla. Va ser uno de los momentos más emotivos de mi vida que va a ser disfrutar de esa experiencia de participar en unos Juegos”. Porque, no nos engañemos: el prestigio que dan unos Juegos no tiene parangón: “En España hay mucha diferencia entre un deporte olímpico y uno no olímpico, ya no solo por las ayudas económicas, por los patrocinadores privados que te puedan llegar, sino también los medios. Os hacéis menos eco de nuestras hazañas o nuestros logros cuando es un deporte no olímpico, que está como en un segundo plano. En este sentido el que sea un deporte olímpico le hace crecer: en el número de licencias, en participación, en la práctica del deporte. El deporte se hace conocido por figuras como Carolina Marín o Javier Fernández, que han posicionado a sus especialidades”.

Foto de Mark Runnacles/Getty Images para ANOC

No solo el resto espera lo mejor de Damián Quintero. Naturalmente él, que es el mejor conocedor de sí mismo, es el primero en exigirse: “Yo siempre que compito, y los Juegos Olímpicos no van a ser menos, siempre peleo por el oro. En este caso si pierdo la final olímpica me agarraré un berrinche o si consigo un bronce, pero no pasa por mi cabeza. Hay que ser consciente de hasta dónde puede llegar uno, y como soy consciente de que puedo llegar al oro, pues tengo que pensar en ello. Todo lo que venga, estamos hablando de una medalla olímpica, que no hay mucha gente en el mundo que la tenga, igualmente sería la joya de mi casa”. Su carrera no acabará en Tokio 2020 pero merece la guinda al pastel que se ha ido haciendo durante años. Su trayectoria merece el colofón de algo grande en los que serán sus primeros y únicos Juegos Olímpicos.

Foto de Xavier Servolle / Kphotos

Actualización: Damián Quintero ganó la medalla de plata en los Juegos de Tokio 2020 en la modalidad de kata

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.