Camino a Tokio,  Entrevistas

NADEZDA MAKROGUZOVA & SVETLANA KHOLOMINA: “EL GOLPE AL DEPORTE RUSO NOS DARÁ MÁS FUERZA”

La pareja rusa de vóley playa compuesta por Nadezda Makroguzova y Svetlana Kholomina está dispuesta a hacer algo grande en los Juegos de Tokio. La primera es extremadamente clara y contundente en sus afirmaciones: “Esperamos ganar el oro en Tokio. Para eso vamos. Ya conseguimos la plaza para ir a Río 2016, pero fueron otras chicas allí. Estamos felices de poder competir por fin en unos Juegos Olímpicos”. No se crean que lo dicen por decir, ya que se basan en su trayectoria hasta el momento, habiendo ganado un oro en 2019 en el World Tour y una plata en esa competición este mismo año olímpico, además de un bronce en el Europeo de 2020: “Ya tenemos varias medallas en importantes campeonatos internacionales, por eso nos sentimos capacitadas para conseguir medalla en Tokio. Siempre que competimos lo hacemos para ganar el oro. Si no ganamos el oro no será una gran decepción porque nos servirá de enseñanza para el futuro y significará que tendremos que trabajar aún más”.

Motivadas desde luego que están. Motivación propia es lo que necesitarán especialmente en estos Juegos al carecer totalmente de público, elemento fundamental particularmente en su deporte: “Mi familia –nos cuenta Nadezda-viaja siempre que puede a animarme a todas las competiciones como público, pero ahora en Tokio no podrán. Aunque en los Juegos no podrán ir aficionados a mí personalmente no me importará porque cuando salimos al campo yo siento detrás nuestro el apoyo de un millón de aficionados rusos animándonos y, especialmente, aquellas personas que nos están cercanas, que nos estarán apoyando desde Rusia”. Además, deberán superar mental y físicamente los retos que ha causado en ellas, como en todos los deportistas de élite, los meses de confinamiento y la escasez de pruebas realizadas. Nos cuentan cómo pasaron ellas esos meses especiales: “Durante el confinamiento nuestra federación nos apoyó y nos proporcionó todas las ayudas posibles para poder seguir entrenando en las condiciones más seguras desde el punto de vista sanitario”. Desprenden, pues, optimismo. Incluso sacan los aspectos positivos que ha traído el aplazamiento de los Juegos: “Ha sido una pena el periodo de pandemia que ha sufrido el mundo en estos meses pero, si soy sincera, el aplazamiento de los Juegos a mí me ha servido para recuperarme de una lesión que tenía y, de esta forma, garantizarme el poder participar en los Juegos aplazados. Nos hemos preparado más en este periodo y ahora somos más fuertes. Si los Juegos hubieran tenido lugar en 2020 para nosotras habría sido más duro y difícil conseguir un buen puesto por culpa de esa lesión. Por eso puedo afirmar ahora que aspiramos al oro, porque nos hemos podido preparar mejor”.

Optimistas sobre su posible actuación en los Juegos, donde, como vemos, se ven ya en el podio, incluso en el cajón más alto, lamentarán sin embargo las restricciones hacia su país por el dopaje de estado. No podrá ondear la bandera rusa ni sonar su himno nacional en caso de victoria. Nadezda vuelve a ser contundente en sus afirmaciones: “Me duele que no podamos competir defendiendo el nombre y colores de nuestro país. Yo me considero claramente una patriota. Puedo afirmar que nuestro deporte, el vóley playa, está absolutamente limpio de dopaje. Nosotras constantemente pasamos controles antidopaje tanto en Rusia como en el extranjero. Este golpe nos dará más fuerza. Si se da el caso de que ganemos en Tokio cantaremos nuestro himno y portaremos la bandera rusa”.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.