Camino a Tokio,  Entrevistas

LAURA GARCÍA-CARO Y MARÍA XIAO, LA ILUSIÓN ANTE LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE TOKIO

Son dos de las componentes de la delegación española en Tokio 2020. Dos mujeres que harán su debut en unos Juegos Olímpicos en la capital japonesa. Practican dos deportes muy diferentes entre sí, pero a ambas les une la ilusión de convertirse en olímpicas: son María Xiao, jugadora de tenis de mesa y la marchadora Laura García-Caro. La primera nos cuenta: “Estoy muy contenta de haberme clasificado para los Juegos de Tokio. Era el principal objetivo. Voy a intentar hacerlo lo mejor posible porque el tenis de mesa lo dominan los países asiáticos. Lo importante es pasar rondas”. Por su parte, la atleta de Lepe habla de su condición ya de olímpica: “Ser olímpica en Tokio es cumplir mi sueño. En el campeonato de Europa por equipos fui bronce y conseguí así la plaza para los Juegos, aunque ya tenía la mínima. Las españolas conseguimos también el oro por equipos. Estoy súper satisfecha, porque van a ser mis primeros Juegos después de muchos años en la marcha”.

Sus inicios en sus respectivos deportes no pueden ser más diferentes. María tenía casi “obligado” dedicarse al tenis de mesa, pues sus padres eran profesionales y se da la circunstancia de que su madre ganó una Copa de la Reina teniendo en su vientre desde hacía cuatro meses a María. Difícil escapar del destino que le deparaba: “Empecé a jugar prácticamente en la barriga de mi madre. A los cinco años ya entrenaba con ella. Con diez años ya empecé a competir. De pequeña sentía presión por hacerlo bien, siendo mis padres entrenadores. En teoría entrenaba más que el resto de los niños. Llegó a no gustarme el tenis de mesa porque mi vida era instituto y tenis de mesa básicamente. No salía con mis amigos como la gente de mi edad”. La introducción de Laura en el deporte del atletismo fue más casual: “La marcha siempre me había llamado la atención desde que veía atletismo en la tele de pequeña con mi familia y la practicaba por el paseo marítimo. Cuando ya me introduje en el mundo del atletismo quise probar esta disciplina y se me fue dando bien hasta que ya conseguí mis primeras clasificaciones a campeonatos internacionales y me vine a vivir al CAR de Madrid”.

Posiblemente le llamó la atención a Laura la cantidad de medallas conseguidas por su país, España, en la disciplina de la marcha: “Los éxitos de la marcha española me suponen un estímulo positivo, una motivación. Ellos han estado arriba y yo creo que nosotras ahora también podemos estar”. Por su parte María, que como nos contó, no disfrutó del tenis de mesa durante un periodo de su vida, confiesa que “Desde hace un par de años me encanta el tenis de mesa, puede que los últimos resultados me hayan motivado más”. El panorama al que se enfrentan ambas, en cuanto a resultados en Tokio 2020, es bien diverso. Mientras que el tenis de mesa está dominado casi en su totalidad por jugadoras asiáticas, en la marcha habrá muchas más posibilidades. En cuanto al primer deporte Xiao confiesa: “Primero intento superar a las jugadoras europeas, porque vemos a las asiáticas como inalcanzables, aunque no es imposible, pero sí difícil, que vayamos igualando el nivel”. Laura es más optimista sobre el resultado que pueda obtener en Tokio 2020: Me gustaría estar en los puestos de finalistas y, dentro de eso, acercarme lo más posible a las medallas”.

Foto de AFP

Ambas reconocen la importancia de unos Juegos Olímpicos. María Xiao: “Me motiva para seguir en el deporte participar en unos Juegos Olímpicos. Eso es lo que me hace seguir”. Laura García-Caro: “Tienen una importancia máxima. Prefiero un bronce olímpico a un oro Mundial”. La andaluza, no obstante, se duele de las circunstancias especiales en las que le tocará debutar en unos Juegos Olímpicos: “Me da un poco de pena que debute en unos Juegos en estas circunstancias de pandemia, pero no es lo que más me importa, porque clasificarme ya es la mayor alegría. Hace un año no sabíamos si iba a haber Juegos y qué iba a pasar con este ciclo olímpico. El hecho de que se hagan, aunque sea con más restricciones, es una alegría y una noticia positiva”. Unos Juegos a los que se llega tras unos meses atípicos: “Sí que ha sido un año diferente, porque hemos tenido que aislarnos mucho de otros deportistas y del resto de personas. Hemos tenido concentraciones recluidos sin contacto directo. Eso ha sido lo que lo ha hecho un poco más duro, pero ha ido saliendo todo bien. Hemos estado centrados, que es lo importante”, nos cuenta la marchadora. Pero, en su opinión, todo sacrificio compensa con estar en Tokio: “Cuando llegamos a alcanzar un objetivo así, que es a lo más que aspiramos en el deporte, es cuando más claro lo tenemos. Vivir todos estos momentos bonitos que estamos viviendo compensan todo el camino de sacrificios”.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.