Camino a Tokio,  Paralímpicos

ELIE ENOCK: LA ESPERANZA DE VANUATU PARA TOKIO 2020

Con la para atleta Elie Enock sucede como con tantos otros deportistas que han hallado en el deporte una razón para vivir y encontrar la felicidad tras ser víctimas de accidentes o enfermedades que cambiaron sus condiciones de vida. Ese ha sido el caso de esta atleta del archipiélago de Vanuatu. Tenía 20 años cuando el coche que conducía su novio chocó contra un puente, saliendo disparada. Como consecuencia de ello, a Elie tuvieron que amputarle su pierna izquierda, por encima de la rodilla. Perdió la pierna y perdió a su novio (que también perdió una pierna). La relación se rompió y Elie, abrumada por el cambio tan brusco que había experimentado su vida, entró en depresión. Sus sueños de futuro se habían venido abajo. Entonces llegó un momento en que la aparición de un cazador de talentos deportivos -en su caso, de la Fundación Agitos y del Comité Paralímpico de Oceanía- la encontró y con ello, se introdujo en el deporte. Porque Elie no era deportista antes de su accidente. Apenas había practicado baloncesto en la escuela, pero habían pasado ocho largos años de aquello.

Foto de New Zealand High Commission

Elie Enock descubrió así el deporte adaptado, y su vida dio un vuelco. Si su vida había cambiado radicalmente a peor a raíz del accidente, su introducción en el deporte le proporcionó nuevas perspectivas, esperanzas…y hasta el sueño de participar en unos Juegos. El deporte ha sido la herramienta que le ha ayudado a comprender que existe la vida más allá del hándicap de su discapacidad. En más, ha aprendido a saber qué puede hacer con y gracias a su discapacidad. Mientras entrena, mientras compite, Elie es feliz. Ve la vida desde un prisma positivo.

Realmente Elie entrena mucho, diariamente, tanto en lanzamientos de atletismo como en para-remo. Desde el verano del 2020 su entrenamiento ha sido facilitado gracias a la aportación del Comité Paralímpico de Nueva Zelanda, que le ha cedido una silla especial ligera realizada especialmente para lanzamientos, especialidad en la que ya ha ganado medallas, concretamente en el lanzamiento de jabalina (también realiza lanzamiento de peso). Asimismo entrena en el gimnasio, rema y hace cross.

Elie ya no tiene miedo de salir a la calle y escuchar cuchicheos a su alrededor al verla, incluso se ha adentrado en una carrera de interpretación que, de momento, ya la ha llevado a algún teatro. Aún no puede creer que, siendo madre soltera y con una pierna amputada, haya participado ya en varias competiciones internacionales y hasta ganado medallas. Ha intervenido en los Juegos Arafura, el Mundial de Para Atletismo, Juegos del Pacífico y ahora se apresta a estar en Tokio 2020, su mayor sueño. Las medallas le han dado impulso a practicar cada día más y con mayor intensidad. ¿Llegará la medalla en los Juegos Paralímpicos de Tokio? Todo su pequeño país lo espera. La despedimos con sus palabras: “Piensa siempre en positivo, hagas lo que hagas. El deporte paralímpico es como una familia feliz”.

Foto de Stefan Armbruster/SBS News

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.