Concienciados olímpicos,  Los otros olímpicos

FLOR ISAVA Y PIRJO HÄGGMAN: DOS MUJERES QUE ABRIERON PUERTAS A SUS CONGÉNERES EN EL COI

Eterna dama del olimpismo”. Así ha sido definida Flor Isava, una de las dos primeras mujeres en entrar el Comité Ejecutivo del COI. Y si llegó hasta ese prestigioso puesto fue porque se lo ganó, con creces, gracias a una trayectoria impecable en pos de hacer factible del deporte a sus compatriotas venezolanos más desfavorecidos y a todos los países lationamericanos en general. Su labor, en diversas áreas, fue grande y, por una vez, reconocida ampliamente (llegó a recibir 37 condecoraciones).

Flor había nacido en Caracas en 1921, hija de padres dedicados a la filantropía. Así, bien pronto es introducida en causas para mejorar a los que la rodeaban. Al trasladarse desde pequeña a Europa y completar su formación cultural también es introducida en el mundo del deporte, especialmente en el hockey y la hípica, deporte al que acabaría dedicándose en cuerpo y alma, pero también practicó otros como el tenis o la natación. Ya de vuelta en su país, Venezuela, no se limita a competir, con éxito, en el deporte ecuestre, sino que se interesa por mejorar la organización del mismo. Se introduce así en los vericuetos directivos, llegando a presidir comisiones y a redactar reglamentos.

Entramos así en la fase en la que más destacó y que acabaría llevándola a ocupar un sillón en el Comité Olímpico Internacional: la organización directiva. Empieza fundando la entonces inexistente Federación Venezolana de Deportes Ecuestres pero no se circunscribe a su país. Empeñada en llevar el deporte por todo el subcontinente americano, así lo hace por numerosos países organizando campeonatos internacionales. Fue ella la creadora del llamado Campeonato de la Confraternidad del Amazonas para servir a este fin. Paralelamente sigue compitiendo como amazona, no sin éxitos, hasta que una caída le obliga a dejar ese deporte. Es entonces cuando se pasa a otra modalidad deportiva en la que, de nuevo, consigue numerosos éxitos: el golf. Pero esa actividad no le hace olvidar su objetivo de llevar el deporte a todas partes, incluso a los más desfavorecidos. Tras su entrada en el Comité Olímpico de Venezuela y otros cargos destacados crea la Fundación Flor Isava, dedicada a llevar el deporte especialmente a los niños usando cualquier espacio libre para la práctica deportiva y entregándoles material. Otro colectivo en el que se centró fue el de los presos, creando los denominados Clubes Deportivos en las Cárceles.

Pirjo Häggman

Para entonces Isava ya había sido nombrada por Juan Antonio Samaranch miembro del COI en 1981 y, pocos años más tarde, se convertiría en la primera mujer en ser miembro de la Junta Directiva del Comité Ejecutivo del COI. No acaban ahí sus méritos, pues ya con 95 años de edad es galardonada por la ONU por ser la imagen de la campaña del COI “Una victoria lleva a otra” dedicada a promover la igualdad de género en el deporte a través de la formación para el liderazgo de adolescentes en entornos desfavorecidos. En 1994 se postuló para el cargo de vicepresidenta del COI, pero no consiguió el puesto. Entonces manifestó: “Falta aún mucho para que los señores del COI acepten a una mujer en ese puesto, pero estoy satisfecha de haber abierto ese frente para las mujeres”. En lo que todos coinciden es que cambió y evolucionó el deporte venezolano completamente y, como hemos visto, no se limitó a su país.

Hemos dicho que Flor Isava fue una de las dos mujeres en entrar a formar parte del COI. La otra, que entró a la vez, fue la atleta finlandesa Pirjo Häggman. De soltera Wilmi, había participado en los Juegos de Múnich 72, Montreal 76 y Moscú 80. Estaba especializada en la distancia de los 400 metros, pero los relevos 4×400 fueron los que le proporcionaron su mayor triunfo, ganando la plata en el Europeo de Roma de 1974. A nivel olímpico tuvo muy mala suerte, pues 0.01 segundos la separaron de un podio olímpico, acabando cuarta en la cita de 1976 en su distancia de 400m. Estudió ciencias del deporte para convertirse más tarde en profesora de educación física, pero también trabajó en campos como el marketing e incluso la venta de seguros. Le une con Flor Isava, además de su nombramiento en 1981 como miembros del COI, su trabajo a nivel organizativo. En el caso de la finlandesa lo hace en la Asociación de Atletismo Amateur de su país, llegando a su vicepresidencia; a ser miembro del Comité Olímpico de Finlandia y a ser miembro del Comité Organizador del Europeo de Helsinki de atletismo en 1994.

Durante su trayectoria como miembro del COI Pirjo Wilmi sirvió en múltiples comisiones pero en 1999 se vio obligada a renunciar al cargo por haber saltado el escándalo en la elección de los Juegos de invierno de Salt Lake City de 2002, donde se implicó económicamente su marido. En cualquier caso, su papel en el avance de la mujer dentro del mundo directivo del deporte no es despreciable.

Flor Isava. Foto de The Champions Voice

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.