Momentos Olímpicos Mágicos

MOMENTOS OLÍMPICOS MÁGICOS 74: LA FINAL DE LONDRES 2012 DE HALTEROFILIA MASCULINA DE 94kg, LA FINAL MÁS SUCIA DE LA HISTORIA DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS

La final masculina de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 correspondiente a la categoría de 94 kilos de halterofilia muy probablemente tenga el dudoso honor de ser la más sucia de la historia olímpica. Las descalificaciones por dopaje han sido tan numerosas -y no contemporáneas en su resolución- que recapitular la lista final de clasificados resulta ser todo un puzle. El dato más sangrante es que seis de los siete primeros clasificados (incluyendo los tres medallistas iniciales) fueron encontrados positivos por dopaje, siendo un total de ocho a día de hoy, ya que el último en ser encontrado positivo gracias a un reanálisis lo ha sido más de siete años más tarde, en octubre de 2019. No se descartan, pues, nuevos hallazgos que hagan que la clasificación actual no sea la definitiva.

Antes incluso del inicio de la competición, que tuvo lugar el 4 de agosto de 2012 en el ExCeL londinense, ya hubo bajas: el ucranianao Artem Ivanov fue excluido de la lista de salida por rebasar en 500 gramos el peso límite permitido. Otra baja no deseada la padeció el polaco Arsen Kasabijew (que había sido olímpico en la anterior cita de Pekín 2008 por Georgia con el nombre de Arsen Kasabiev), a quien se le obligó a abandonar por lesión tras su segundo intento levantando 174 kg. Eso por lo que se refiere a bajas no deseadas pero no forzadas.

El descalabro en la clasificación, debido a la causa más vergonzante posible -indudablemente hablamos del dopaje- se produjo a posteriori. En un principio el oro se lo había adjudicado el kazajo Ilya Ilyin, quien además había conseguido en esta competición el récord mundial de dos tiempos al conseguir levantar 233 kg, así como el récord mundial en total (418kg). La competición, que se prometía inolvidable dadas las marcas, lo sería por razones bien diferentes. Ilyin era considerado el “Usain Bolt” de la halterofilia y todo un héroe nacional en su país. Nunca antes había dado positivo. Cuatro veces campeón del mundo, su seguimiento en redes sociales alcanzaba cifras inhabituales en su deporte, llegando a tener 400.000 seguidores por entonces. Sus múltiples medallas en campeonatos internacionales le habían proporcionado haber ganado el premio a mejor haltera del mundo en cuatro ocasiones. Amigo personal del presidente de Kazajistán, ya había sido proclamado campeón olímpico en Pekín 2008. Por desgracia, resultó no ser el único caso de haltera kazajo en fallar el control antidopaje en Londres 2012.

Foto de Mike Groll/AP

Sigamos con la indeseable lista de tramposos: el subcampeón, el ruso Aleksandr Ivanov, también resultó positivo. Había realizado la mejor actuación de su carrera…ayudado ilegalmente. También acabó perdiendo su medalla, en su caso de bronce, el moldavo Anatoli Cîrîcu. El siguiente clasificado, la siempre indeseada “medalla de chocolate”, el ruso Andrei Demanov no pudo subir al podio ya que también él fue encontrado positivo. Como les pasó al sexto clasificado -el azerí Intigam Zairov-, el séptimo -el kazajo Almas Uteshov-, el undécimo -el armenio Norayr Vardanyan- a los que se les ha unido más recientemente el albanés Endri Karina, que había acabado en 14º puesto. Las descalificaciones se han ido produciendo en cascada con un intervalo de meses entre unas y otras, de tal forma que la alegría de los nuevos medallistas iba desapareciendo según eran encontrados a su vez positivo o aumentando según iban escalando puestos en la clasificación final en caso de estar “limpios”.

De esta manera, les fueron finalmente entregadas las medallas, con un retraso de incluso más de cuatro años, al iraní  oro después de haber quedado en un incial quinto puesto; el surcoreano Kim Min-jae, que había sido octavo y el polaco Tomasz Zieliński. noveno en principio. Este último, Zieliński, fue expulsado de los Juegos de Río, junto con su hermano, también competidor, por haber dado positivo. Sin embargo, sus muestras de los Juegos londinenses no mostraban signos de dopaje.

Esta limpieza final ha sido posible en gran medida a la decisión del COI de reanalizar muestras correspondientes a los Juegos de Pekín 2008 y Londres 2012. Casi un centenar de los reanálisis han mostrado casos positivos que en su día no fueron encontrados como tales. En un porcentaje considerable corresponden a deportistas que han dado positivo en más de una ocasión, como en este caso, en que cuatro de ellos habían violado el reglamento en cuanto a dopaje se refiere en varias ocasiones. Esta infame final olímpica de los 94kg batió un triste récord que esperamos no se repita.

El podio inicial. Los tres fueron descalificados

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.