Camino a Tokio,  Entrevistas

DARIA KLISHINA: “NO SUPE MANEJAR EN RÍO 2016 LA PRESIÓN SOBRE EL ATLETISMO RUSO”

La saltadora de longitud rusa Daria Klishina es una de las mayores esperanzas de su país para los Juegos de Tokio 2020. Ya pudo competir en los de Río -su primera experiencia olímpica- pero entonces hubo de hacerlo como neutral. El panorama, salvo cambios de aquí a los Juegos, será bien distinto en los que han de ser sus segundos Juegos, pues como Daria contó en exclusiva a Rincón Olímpico, lo hará representado esta vez a su país: Hasta el momento los atletas rusos hemos recibido el permiso del COI para competir bajo el nombre y bandera de nuestro país. Eso ya lo sabemos por seguro. La Federación Rusa ya recibió la invitación del COI para poder competir en esas circunstancias”. Porque participar como neutral no ha sido plato de buen gusto para esta saltadora nacida en plenos montes Urales: “Competir como neutral como lo he hecho durante todos estos años, incluyendo los Juegos de Río, ha sido muy estresante y duro para mí. En cualquier caso viví en Río una gran experiencia y considero que todo esta situación me ha fortalecido mucho”.

Decíamos que se trata de una de las grandes bazas del equipo ruso y lo decimos en consecuencia, ya que obtuvo la medalla de plata en el Mundial celebrado en Londres en 2017, una medalla que confiesa le ha dado confianza y ha impulsado de cara al futuro: “Mi medalla mundial en Londres supone en realidad mi motivación más grande, más que causarme presión. Ahora sé que puedo realizar saltos largos. Haber conseguido ya una medalla en un Mundial es un apoyo muy grande para mi confianza”. A punto de participar en la cita más importante antes de los Juegos de Tokio (el Mundial de Doha 2019) la atleta que comenzó en el voleibol y que ha estado entrenando en Florida, Estados Unidos, nos comenta las sensaciones sobre sus posibilidades: “Ahora me estoy preparando para el Mundial de Doha, pero esto es sólo un paso hacia Tokio. Por supuesto los Juegos de Tokio sin mi gran objetivo. Este año previo a los Juegos es un poco irregular para todos porque el Mundial tiene lugar un tanto tarde. Además, yo personalmente he tenido problemas con mis piernas pero aun así intentaré hacerlo lo mejor posible en Doha. Para mí lo más importante es mantenerme sana de cara a Tokio”.

Los Juegos de Tokio pueden darle la oportunidad de desquitarse del noveno lugar obtenido en Río 2016. Klishina lo achaca, en parte, a la presión sufrida por el embrollo político y burocrático ante la situación del atletismo ruso: “Me esperaba un resultado mucho mejor en los Juegos de Río. Estaba en muy buena forma entonces, justo antes, pero toda esta situación política me perturbó. No estaba preparada para ello. Era demasiada presión y yo no supe manejarla. Definitivamente todo este asunto supuso una mala influencia para mis resultados en esos Juegos”. Aun así, no desdeña su experiencia en la ciudad brasileña, de la que extrae aspectos positivos: “Unos Juegos Olímpicos son un poquito diferentes respecto a cualquier otro gran campeonato, pero en el fondo es la misma competición y son los mismos rivales. En mi caso concreto en mis hasta ahora únicos Juegos -los de Río- mi experiencia me hizo mucho más fuerte a nivel mental”. Precisamente a nivel mental la rusa tiene la capacidad de focalizarse sin grandes problemas durante la competición: “Yo por lo general no me pongo nerviosa en los granes campeonatos. Puedo concentrarme en mi salto”.

Preguntamos a Daria si ha sufrido a su alrededor, en competición con sus rivales, algún tipo de presión o incluso rechazo al tratarse de una atleta rusa y haber podido hasta ser culpabilizada indirectamente del dopaje realizado por su país. Antes al contrario, nos confiesa: “No hablo con mis compañeras saltadoras de otros países sobre el asunto de Rusia. No es que pueda llamar amigas a mis rivales, pero mantenemos una gran relación. Las top 15 del mundo nos conocemos desde hace muchos años. Ellas se han portado muy bien conmigo todo el tiempo. Cuando ocurrió todo este lío con la Federación rusa pude sentir un gran apoyo por su parte. Eso es realmente algo muy agradable, el apoyo de atletas de otros países”.

Daria Klishina, en cualquier caso, nos quiere dejar claro que su gran objetivo está puesto en el verano de 2020 en la capital nipona, donde tiene puestas grandes esperanzas: “Pienso que puedo obtener medalla en Tokio 2020. Simplemente tengo que estar allí sana”.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.