Entrevistas

SILVIA DOMÍNGUEZ, PLATA EN RÍO: “PARTIMOS DE CERO CADA VERANO”

Con sólo 19 años Silvia Domínguez debutó en la selección absoluta de baloncesto de España. Antes se había saltado alguna que otra categoría, tales habilidades mostraba. La jugadora barcelonesa, de tan solo 1,65m, ha tenido la suerte de coincidir con una generación privilegiada del baloncesto femenino, en la que ha contribuido para ganar importantes medallas, como una plata y un bronce mundiales, tres oros y dos bronces europeos y, por encima de todo, una plata olímpica en Río 2016. Pasados trece años desde su debut con la selección Silvia reconoce en esta entrevista a Rincón Olímpico que también han vivido momentos malos, aunque parezca mentira dado el reciente palmarés de España: En 2011 vivimos el no clasificarnos para Londres, lo cual fue un palo muy duro, así que sabemos lo difícil que es [clasificarse para unos Juegos Olímpicos]”. Otra situación, que Silvia califica de “traspiés”, fue el Mundial celebrado en España en 2018, donde las locales sí subieron al podio, pero al escalón más bajo:Es verdad que el verano pasado fue muy duro por muchas cosas de lesiones y de la dinámica y todo eso y nos creó ahí un poco un traspiés, pero seguimos estando en lo alto en todas las competiciones que jugamos”.

Sin poder acudir a los que tendrían que haber sido sus primeros Juegos Olímpicos, los de Londres 2012, Silvia vivió en los de Río 2016 su debut en la competición de los cinco aros y así nos la relata: Los de Río fueron mis primeros Juegos Olímpicos, así que ya cualquier cosa era mágica, pero además de disfrutar toda la experiencia volver a casa con una medalla y haber hecho historia lo hizo muy especial”. Allí el combinado español hizo historia al conseguir su primera medalla olímpica. Como reconoce Silvia Domínguez, mucho de ese éxito se debe al espíritu de equipo implantado, pese al hándicap que a priori supone estar dispersas todas ellas en multitud de equipos en diferentes países y ligas: “Siempre hablamos que al final estamos jugando en diferentes equipos, los últimos años además muchas jugadoras fuera de España. Venir a la selección es entender el baloncesto de la misma manera, tener el mismo idioma dentro y fuera de la pista facilita mucho las cosas y hay mucha diversión. Yo creo que todo lo personal y lo humano que hay en este grupo es lo que también es parte de este éxito”.

Foto de FIBA

La consecución constante de medallas (la selección femenina española no se baja del podio desde 2013) podría suponer una fuerte presión sobre sus componentes. La base del Perfumerías Avenida no lo cree así: No sentimos presión, porque siempre hemos partido de cero cada verano pensando hacer lo que tenemos que hacer paso a paso y ahora mismo nuestro objetivo es clasificarnos para el preolímpico de Tokio. No nos marcamos más cosas que nos puedan producir esa presión”. Ello no es óbice para que, por “culpa” de sus éxitos constantes, cada vez les sea más difícil no ya superarse, sino igualarse, como la plata olímpica -de clasificarse para Tokio 20202-: Va a ser muy difícil igualar el papel realizado en Río porque tuvimos la suerte de no cruzarnos con Estados Unidos en cuartos y en semifinales. Ya el camino es difícil porque hay muchas selecciones potentes; Estados Unidos está a otro nivel, pero todas las demás selecciones pueden estar en un podio olímpico. Por ahora sólo tengo en mente el preolímpico”. Con esta última frase nos recuerda cuál es el único objetivo actual: clasificarse para la próxima cita olímpica: “Yo creo que desde que acabaron los Juegos de Río está en la mente de todos el querer vivir una experiencia así. Sí que es verdad que te lo cuentan, que para un deportista es lo máximo, pero hasta que no lo vives no te das cuenta de que es así. Es algo que pasa cada cuatro años. Ojalá pueda estar en otros Juegos Olímpicos”.

En Río 2016 Silvia vivió una experiencia única, como nos relata: Fuimos una de las primeras selecciones en llegar a la villa y no estaba todo muy acabado. De todas las jugadoras que estábamos, sólo cuatro ya habían sido olímpicas, en los Juegos de Pekín, así que para ocho todo era nuevo y estábamos en una bomba de emociones y todo nos impactaba. Luego ya, en el momento en que entramos en competición estábamos un poco más centradas”. Como anécdota nos cuenta que, hartas de esperar su ropa limpiada en la lavandería de la villa olímpica, fueron las mismas jugadoras en ir a recogerla “porque veíamos que eso no arrancaba ya que el tema de la lavandería era muy caótico en Río”

Como mencionamos, la selección española se enfrenta a la dificultad añadida de tener muy dispersas a sus jugadoras, debido a la búsqueda de mejores salarios en el extranjero y a vivir la experiencia de jugar ligas mejores. Sin embargo, Silvia Domínguez también es optimista en ese aspecto: “Este año vamos a empezar a recuperar a algunas para la liga española con la llegada de Valencia Basket y la liga va a ir creciendo más poco a poco y va a ser mejor. Yo creo que dentro de unos años tendremos una liga mucho más competitiva y con muchas jugadoras de la selección en ella”.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.