Uncategorized

OLÍMPICOS Y CANTANTES

Los deportistas de élite, incluso habiendo alcanzado el podio olímpico, saben que el fin de su carrera deportiva llega pronto. Algunos –cada vez más- consiguen acabar estudios universitarios y ejercen las profesiones que estudiaron en las aulas. Aunque abundan los que se dedican, una vez retirados, a tareas relacionadas con su deporte (entrenadores, comentaristas, directivos deportivos…) otros muchos ejercen otras profesiones bien alejadas de sus días como atletas. Hoy les dedicaremos un espacio a los que han tomado el camino de la música.

De entre todas las disciplinas deportivas al parecer son los jugadores de baloncesto los que más se decantan por la profesión de cantantes. Incluso grandes figuras de la NBA, amén de campeones olímpicos, han optado por el mundo musical. Shaquille O´Neal, campeón en Atlanta 96, comenzó su carrera musical en 1993 y, aunque ha sido criticado por su falta de habilidades en el mundillo artístico ha llegado a publicar cuatro álbumes, otro recopilatorio y dos bandas sonoras. Su primer álbum alcanzó el número 25 en la lista Billboard, el número 10 en la lista de álbumes de R&B o hip-hop, llegando al disco de platino. Uno de los sencillos de ese disco –“(I Know I Got) Skillz llegó al número 3 en canciones rap. Sin embargo, las cifras de sus subsiguientes discos fueron empeorando, hasta incluso llegar a cancelar la publicación del quinto, del que sí se editaron tres singles. Quizás su mayor logro en el terreno musical fuera haber intervenido junto a Michael Jackson como rapero invitado en “2 Bad”, uno de los temas del álbum “HIStory” del malogrado cantante.

Otra estrella del basket USA, Kobe Bryant –oro olímpico en Pekín 2008 y Londres 2012- siguió los pasos de su compatriota O´Neall y lanzó su primer single titulado “K.O.B.E.” que cantó por primera vez en el All-Star Game del año 2000. Sus publicaciones discográficas, sin embargo, son escasas, aunque incluyen una remezcla del tema de Destiny´s Child “No, no, no”. Otra estrella de la NBA y olímpico, aunque por Francia, Tony Parker, también se lanzó al mundo de la música y en el mismo estilo de hip-hop. Sólo publicó un álbum, en este estilo y en lengua francesa –“TP”- pero uno de sus singles, “Balance-toi” llegó al número 1 de las listas de su país.

La grandísima leyenda olímpica del atletismo Carl Lewis se dedicó en los años 80 también a la música junto a la banda Electric Storm grabando un disco de música disco funk y dance del cual destacó el single “Break It Up”. Otros destacados deportistas, en este caso boxeadores, también se atrevieron con la música. El legendario campeón en Roma Cassius Clay, que coincidió en diversas ocasiones con los Beatles y con Elvis Presley en su mejor época –la de todos ellos- se lanzó con un disco titulado, ni más ni menos, “I Am The Greatest” (=Soy el mejor).  En la cara B del single se encontraba una versión de “Stand By Me”. El campeón en peso ligero en Barcelona 92 Óscar de la Hoya publicó dos discos: “Oscar de la Hoya” y “Run to me”, grabado en español e inglés. Su tema “Ven a mí” fue nominado a los Grammy. Finalizamos con los púgiles con el italiano Patrizio Oliva, campeón en Moscú 80 en la categoría de superligero. En su caso sí que estaba dotado vocalmente. En 1988 publicó el LP “Resterò qui”, con temas propios y de prestigiosos autores italianos.

Entre los campeones de deportes invernales encontramos a la eslovena Tina Maze . Cuatro medallas –dos oros y dos platas- olímpicas la contemplan. Antes incluso de retirarse grabó, en 2012, el single pop-rock “My Way Is My Decision”. El gran campeón del snowboard Shaun White, por su parte, tres veces oro en el half-pipe, toca la guitarra en la banda de rock electrónico Bad Things, con los que ha tocado en diversos conciertos y festivales, aunque su aparición musical más recordada se remonta a 2013, cuando apareció en el vídeo musical del grupo Thirty Seconds To Mars titulado “City of Angels”.

En el mundo del tenis han abundado los músicos, más instrumentistas que cantantes, pero muchos de ellos no han llegado a ser olímpicos. No es el caso de los hermanos Bryan, que suman seis medallas olímpicas entre los dos. La pareja más exitosa de dobles en la historia del tenis tocó ante sus fans del torneo de Indian Wells. Bob se encarga de los teclados, mientas que Mike de la batería y la guitarra. Declaran sentir más nervios ante una actuación que en un partido de tenis. De todas formas no se harán ricos con las ventas del álbum que publicaron, que incluso les costó dinero.

Finalizamos con el voleibol. La selección francesa de este deporte no ha grabado ningún disco, que se sepa, pero realiza un ritual prepartido musical, llamado “la haka del Team Yabou”, consistente en un baile motivacional. Por su parte, el tres veces medallista olímpico Andrea Giani no habrá grabado ningún disco, pero no dudó en cantar con la prestigiosa cantante de ópera Katia Ricciarelli en la presentación de su equipo en 2013. Su compatriota Andrea Lucchetta, bronce en Los Ángeles 84, ha cantado la sigla del programa de radio que conduce, ha participado en el popular Festivalbar y, finalmente, ha lanzado un tema con fines benéficos: “Schiacciamo l´Aids”.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.