Paralímpicos

STOKE MANDEVILLE: EL ORIGEN DE LOS JUEGOS PARALÍMPICOS

Estos días se está celebrando en la localidad inglesa de Stoke Mandeville el 70º aniversario de la creación de los primeros Juegos con el nombre de la localidad. ¿Qué relación tiene ello con los Juegos Olímpicos? Mucha, pues la creación de los mismos fue el origen de los Juegos Paralímpicos, irreversiblemente unidos a sus “hermanos” los Olímpicos. Los Juegos de Stoke Mandeville no adquieren el nombre de la localidad que los acoge, sino de un hospital situado allí. En 1948, a iniciativa del doctor Ludwig Guttmann, se celebró la que es oficialmente considerada como primera competición para deportistas con alguna minusvalía, en su caso heridos de la II Guerra Mundial que compitieron en silla de ruedas en el deporte del tiro con arco. Fue esta competición, hace 70 veranos, la que marcó el origen de un movimiento que ahora mueve a miles de deportistas en múltiples especialidades deportivas, siempre indisolublemente unidas a los Juegos Olímpicos que les preceden en un par de semanas.

El artífice de todo, el doctor Guttmann, fue un neurocirujano judío alemán que huyó de su país. Era partidario de un método por entonces revolucionario: los afectados en la médula espinal –incontables casos de soldados heridos en aquellos años de guerra- debían llevar una vida normalizada en la que el deporte iba a jugar un importante papel, tanto en la mejora física como mental de los afectados. En esa época los paralíticos estaban alejados de la vida en sociedad, incluso los índices de su esperanza de vida eran mucho más reducidos que los del resto de la población por el simple hecho de ir en una silla de ruedas. Ludwig Guttmann mejoró espectacularmente las cifras de su índice de supervivencia, pasando de uno de cada diez casos a nueve de cada diez en tan solo diez años de aplicación de su terapia.

Ludwig Guttmann, creador de los Juegos Stoke Mandeville, a la izquierda

Los primeros Juegos de Stoke Mandeville -aunque en realidad aún ni siquiera tenían esa denominación-, en 1948, reunieron a escasos 16 participantes, 14 hombres y dos mujeres. Se hicieron coincidir exactamente con los Juegos Olímpicos de Londres, los primeros de la postguerra. Poco a poco la competición fue creciendo en número de participantes, sobre todo a raíz de la incorporación de veteranos de guerra holandeses. Las competiciones, siempre en la localidad de Stoke Mandeville -acogidas por el hospital y, en concreto, por su Centro Británico Nacional de Heridos en la médula espinal, del que Guttmann era fundador y director- se fueron agrandando hasta llegar a su culminación en los Juegos de Roma de 1960 en los que ya entraron a formar parte del calendario olímpico en forma de verdaderos Juegos Paralímpicos. En la capital italiana ya participaron 400 atletas de 23 distintos países. En esa primera edición sólo participaron deportistas en silla de ruedas y no fue hasta la edición de Montreal 76 en que se incluyeron otras discapacidades. La denominación de Juegos Paralímpicos no apareció hasta los de Seúl 88, por cierto. Ello no ha conllevado la desaparición de los Juegos Stoke Mandeville, pues se siguen llevando a cabo dirigidos exclusivamente, en diferentes modalidades deportivas, a deportistas en silla de ruedas. El nombre de Stoke Mandeville se hizo más conocido a raíz de los Juegos de Londres de 2012 cuando adoptó su nombre la mascota de los Juegos Paralímpicos.

Foto de Wheelpower

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.