Estadios Olímpicos

ESTADIOS OLÍMPICOS 19: EL NACIONAL DE TOKIO 64

En 1964 Tokio pudo celebrar por fin unos Juegos Olímpicos a los que estaba destinado desde décadas antes, pero que la II Guerra Mundial retrasó en su celebración. Ex profeso para esos Juegos se construyó el llamado Estadio Nacional -situado en el distrito de Shinjuku pegado a Shibuya-, que acogería además de las ceremonias las competiciones de atletismo. Como curiosidad decir que en este estadio, de nueva construcción como decimos, se implantaron por primera vez en una cita olímpica las ocho calles, en lugar de las seis en que se realizaban las carreras atléticas hasta entonces.

El estadio que iba a acoger los XVIII Juegos Olímpicos estuvo situado -hablamos en pasado porque, como veremos, fue derruido- en el terreno de otro estadio anterior, el llamado Meiji Jingu Gaien, que fuera sede de los Juegos del Lejano Oriente en 1930. Lo curioso es que el primer estadio tenía una capacidad mayor que el nuevo que iba a acoger unos Juegos Olímpicos, pasando de 65.000 espectadores a poco más de 57.000, de ellos 48.000 sentados. Durante los Juegos de 1964 en este recinto se llegaron a batir hasta ocho récords mundiales de atletismo, como el de los 100 metros masculinos realizado por el estadounidense Robert Hayes clavando el cronómetro en 10 segundos exactos.

El Estadio Nacional acogió antes de los Juegos del 64 los Juegos Asiáticos del 58. Posteriormente el evento deportivo más importante que ha tenido lugar en él ha sido el Mundial de atletismo de 1991, en el que participaron figuras de la talla de Carl Lewis o Mike Powell, por citar tan solo a un par. Asimismo el Estadio Nacional ha albergado partidos de fútbol americano universitario, fútbol o la entonces llamada Copa Intercontinental que enfrentaba al campeón de la Champions League europea y al americano campeón de la Copa Libertadores. No olvidemos tampoco que, como viene siendo habitual en los grandes estadios, ha sido escenario de conciertos multitudinarios a nivel internacional, como el de los Tres Tenores realizado en 1996.

Otro detalle a tener en cuenta es que este estadio fue ideado por el arquitecto nipón Kenzo Tange, premiado con el prestigioso Pritzker de arquitectura. El Estadio Nacional soportó indemne el gran terremoto de 2011. Sin embargo, lo que no soportó fue la idea, posteriormente llevada a cabo, de demolerlo y construir en ese espacio un nuevo estadio para acoger los Juegos Olímpicos de 2020. El anuncio en 2015 de ello levantó quejas entre la población, tanto por los costes que pudiera conllevar como por acabar con un monumento histórico. Sin embargo, la demolición se llevó a cabo y se construyó un nuevo estadio con una mayor capacidad (unos 80.000 espectadores).

Foto de Aflo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.