Estadios Olímpicos

ESTADIOS OLÍMPICOS 16: EL WHITE CITY STADIUM DE LONDRES 1908

El estadio White City fue la principal instalación de los Juegos Olímpicos celebrados en Londres en 1908. Fue construido ex profeso para ellos y lo hizo en un tiempo récord de diez meses, siendo inaugurado por el entonces rey Eduardo VII en abril de 1908. Su historia, hasta su demolición en 1984 para albergar un complejo de edificios de la BBC, ha visto cómo ha sido utilizado para muy diversos fines.

Ya durante los Juegos Olímpicos vemos que no solo fue usado para el atletismo, sino que en su interior se desarrollaron pruebas de gimnasia, tiro con arco, fútbol, ciclismo, la final de rugby y, créanlo, la natación y los saltos de trampolín, pues en su interior llegó a construirse una piscina de 100 metros de largo. Este estadio vio la primera maratón olímpica y, además, su llegada marcó la nueva medida de esta carrera de fondo, pues se estableció la distancia definitiva -que perdura hasta hoy en día- de la maratón, teniendo como punto de partida en los Juegos de 1908 el castillo de Windsor y de llegada la línea de meta del estadio White City. Pese a la demolición del estadio se puede seguir viendo en una plaza que ahora ocupa su lugar la marca de la línea de meta. Asimismo existe un muro cercano con la lista de los medallistas de esos Juegos.

Usado para el ciclismo durante los Juegos de Londres 1908

A partir de acabada la I Guerra Mundial este recinto ha acogido muchos deportes. Su primera y mayor transformación fue convertirlo en un estadio para carreras de galgos, pasando su capacidad de los 68.000 espectadores que podía albergar durante los Juegos Olímpicos hasta los 92.000. En realidad, se convirtió en la mejor pista dedicada a las carreras de galgos de toda Gran Bretaña. Para este tipo de carreras el estadio sufrió una transformación consistente en poner césped a toda la pista.

No abandonó, sin embargo, el deporte del atletismo, pues durante décadas fue la sede de los campeonatos amateurs de este deporte. Por amateurs en esos tiempos no hemos de entender meros aficionados, ya que los mejores atletas no podían ser profesionales. Sin ir más lejos, en este estadio se batió el récord del mundo masculino de los 5.000m en 1954, entre otras marcas a destacar.

El equipo de fútbol de Queens Park Rangers también ha usado este estadio. Lo hizo poco tiempo, es verdad, en dos cortos periodos que van de 1931 a 1933 y de 1962 a 1963. Pero el partido de fútbol más importante en la historia del White City Stadium tuvo lugar sin duda durante la Copa del Mundo de 1966 disputado entre Francia y Uruguay. Lo acogió de carambola ya que dicho encuentro debía de haber tenido lugar en el estadio de Wembley, pero el entonces dueño del estadio se negó a cancelar un evento de carreras de galgos para dejar paso al partido de fútbol del Mundial, por lo que éste se trasladó al White City.

La inauguración de los Juegos, donde se aprecia la piscina en el interior del estadio

Mencionamos un par de modalidades deportivas más que tuvieron mucho éxito en este estadio. Se trata del boxeo, ya que entre 1932 y 1958 el White City fue la sede de los combates púgiles realizados en el país. Como las carreras de galgos, tuvieron audiencias muy populares, pues llegaron a atraer a 90.000 espectadores in situ. El otro evento deportivo que queremos citar es las carreras de motos. Para ello se construyó en su interior una pista de 380 metros de larga. Entre los años 70 y 80 albergó tres finales mundiales por equipos de esta especialidad.

Como es habitual en otros estadios deportivos, también acogió conciertos de rock. En uno de ellos (el del cantante David Cassidy, realizado el 26 de mayo de 1974) ocurrió un incidente a destacar por el cual 800 personas resultaron heridas al ser aplastadas en la parte delantera del escenario. Lo triste es que una de ellas, además una niña de 14 años, murió a consecuencia de ello. Otro momento a olvidar durante un concierto ocurrió un año antes y lo protagonizó el cantante de The Kinks Ray Davies durante un concierto aquí. Finalizando el concierto declaró abandonar el grupo, para caer redondo por una sobredosis de droga. Fue inmediatamente llevado al hospital, donde pudo recuperarse. Finalizando con la relación de la música pop y el White City Stadium diremos que el grupo The Pogues dedicó en 1989 una canción al mismo, tras su demolición, que lleva por título el nombre del estadio.

 

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.