Camino a Tokio,  Entrevistas

EDUARDO ÁLVAREZ AZNAR: “MI META ES, POR LO MENOS, COGER DIPLOMA OLÍMPICO EN TOKIO 2020”

A Eduardo Álvarez Aznar le pasa como a muchos deportistas: que siguen los pasos y la andadura deportiva de sus progenitores u otros familiares. Aunque es un hecho común, en su deporte -los saltos de obstáculos hípicos- es un rasgo particularmente abundante. Su padre es el recordado Luis Álvarez Cervera, seis veces olímpico, el único español en lograr tamaña cifra junto al waterpolista Manuel Estiarte. Charlamos con Eduardo con motivo de su participación en una de la etapa disputada en Madrid de la Global Champions Tour, el circuito más prestigioso y de élite de su deporte. Sobre su padre nos cuenta: “En los últimos Juegos Olímpicos en los que compitió mi padre, en Atlanta 96, sí estuve allí con él. En las anteriores no había ni nacido o era muy pequeño -la de Barcelona ni la recuerdo-. Mi padre me ha ayudado mucho y me sigue ayudando. Intentamos juntos hacer el mejor programa, para mí y para los caballos, de entrenamiento y de competición. En ese sentido está muy encima mío”.

Eduardo ya fue olímpico en Río 2016, Juegos de los que comenta: “Río fue una experiencia inolvidable. Los resultados no fueron ni mucho menos lo esperado, pero la experiencia de poder ir a unos Juegos y convivir con todos los atletas en la villa olímpica eso es lo que de verdad hacen de especiales a unos Juegos y luego compartirlo con todos los compañeros de equipo. Fue una experiencia preciosa”. Para su desgracia y la de todos los Juegos de Tokio, a los que pronto se enfrentará, serán bien distintos: “Serán unos Juegos muy diferentes. Nos tenemos que ir acoplando a esta nueva etapa que nos toca vivir. Con todas las competiciones que hemos ido teniendo en los últimos meses nos vamos acostumbrando a guardar más distancia, hacer los test…, pero con ilusión de poder competir en unos Juegos y, sobre todo, que el evento salga adelante”. El proceso hasta llegar a Tokio 2020 se ha alargado un año extra en cuyos últimos meses, en el deporte como en todo, no ha podido haber normalidad: “Han sido dos años largos, duros, diferentes a todo lo que hemos vivido antes. La clasificación para Tokio 2020 la gané yo, aunque no me pertenece a mí, sino a la federación española. Tengo mucha ilusión. Intentaré tener a mi caballo en el mejor estado de forma para los Juegos”. Pese a ello, Álvarez Aznar ha hecho todo lo posible por mantener la forma y la concentración con la mente puesta en las competiciones, siendo una de las más importantes para él la de los -aplazados- Juegos de Tokio: “Como atleta profesional y clasificado para los Juegos sí que podía ir a entrenar durante el confinamiento. Entrenaba todas las mañanas y luego cumplía el confinamiento como todo el mundo. En muchos aspectos hemos conocido facetas que desconocíamos. Una experiencia más y ahora deseando y esperando volver a la normalidad”.

Un par de meses antes del inicio de los Juegos llegó el susto: una caída que requería intervención quirúrgica. Fue el momento decisivo para dar el todo por el todo con el fin de no perder la ocasión de cumplir el sueño olímpico. Tuvo que pasar unas cuantas semanas sin poder montar. Llevaba la temporada correspondiente a la primavera de 2021 teniendo buenos resultados, como la victoria en un Gran Premio CSI 4* y el segundo puesto en un CSI 5* (la categoría máxima en las competiciones de salto ecuestre), pero ya ha llegado a volver a competir y lo ha hecho con grandes resultados, así que las esperanzas previas de sus objetivos en Tokio no se han desvanecido: “Los caballos que tengo han estado haciendo muy buenos resultados. Me pongo como meta en Tokio hacerlo lo mejor posible, por lo menos coger diploma olímpico”. En Tokio aspira a mejorar su actuación de Río, donde debutó en el concierto olímpico: “Siempre que salimos a competir intentamos hacerlo lo mejor posible e ir centrados. Sí que es verdad que en tus primeros Juegos ves un evento “a lo bestia”. Nosotros competimos en eventos que sí son grandes, pero en nada comparables a unos Juegos”.

Tokio 2020 será la prueba de fuego para este jinete, el mejor español clasificado en el ránking mundial. Su declarada mayor ambición es precisamente ganar una medalla olímpica. Si lo consigue, superará a su padre en resultados olímpicos, aunque le quede aún un buen trecho para incluso igualarle en participaciones olímpicas.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.