Uncategorized

EDDY ÁLVAREZ: DE TENER LAS RODILLAS DESTROZADAS A MEDALLISTA OLÍMPICO POR SU EMPEÑO EN IR A UNOS JUEGOS

Esta es la historia de un portento del deporte que tuvo que superar gravísimas lesiones para cumplir su sueño: ser olímpico. Por llegar a conseguir el prestigioso marchamo de deportista olímpico Eddy Álvarez, estadounidense de origen cubano nacido en Miami, padeció múltiples operaciones y renunció a otro deporte que también estaba en su corazón. Porque Eddy llegó a ser olímpico -y medallista- en el deporte de hielo del short track, renunciando para ello de su prometedor carrera en el béisbol profesional.

A los cinco años le regalaron sus primeros patines, de plástico y con ruedas. Le entró el gusanillo del patinaje y practicaba a tan tierna edad saltando sobre cajas en el paseo marítimo de South Beach. A los siete años entró en contacto con otro tipo de patinaje: sobre hielo. Fue entonces cuando Eddy se obligó a sí mismo a convertirse algún día en atleta olímpico. A los once años ya fue apodado el Jet y llegaron en cascada los títulos a nivel nacional. Por entonces aún compaginaba el patinaje en línea con el short track. Pero, de repente, para en seco su trayectoria como patinador para concentrarse en su otra pasión: el béisbol, que seguía practicando los fines de semana. Era tan bueno, que gracias a él se ganó una beca universitaria.

La vida de Eddy Álvarez entra en otra fase cuando se da cuenta de que para cumplir con su sueño de ser olímpico ha de dar marcha atrás en su trayectoria en béisbol, así que vuelve a tomar los patines. Su primer intento de ser olímpico fue en vano, ya que un inoportuno virus estomacal durante los Trials americanos para formar la selección que iría a los Juegos de Vancouver 2010 le hacen quedar en un insuficiente séptimo lugar. Tras este revés, pero sobre todo debido a lo que habían sufrido sus rodillas practicando el short track (que le causaba un dolor crónico) retoma el béisbol. Sin embargo, pese a dedicarse a un deporte menos exigente en cuanto a las rodillas se refiere éstas no acababan de estar bien. Y es entonces cuando Eddy descubre que tenía doce tendones rasgados, en ambas rodillas. El atleta tuvo que recibir cinco inyecciones de plasma antes de ser operado. Dicha operación podría muy bien causarle el fin definitivo de su carrera como patinador. Lo que desde luego le causó la intervención quirúrgica, que sufrió en 2012, fue tener que estar cuatro semanas totalmente inmóvil. Pero Eddy pudo con ella y con todo y regresó a la selección nacional de short track. Al fin y al cabo, el sueño de ser olímpico aún no se había cumplido.

Como jugador de béisbol. Foto de Getty Images

Su vuelta al equipo nacional de Estados Unidos coincidió con un momento de confusión y caos en el mismo, con el seleccionador (de origen surcoreano) envuelto en acusaciones de abusos de los atletas. Mientras, Eddy se concentraba en rehabilitar los músculos de sus debilitadas piernas mediante una intensa terapia. Eddy había llegado a un punto en que ni siquiera era capaz de subir un tramo de escaleras sin ayuda externa, no digamos patinar. Pero no todo son penalidades para el patinador. Para diciembre de 2012 su mejoría física es tal que se logra clasificar para la Copa del Mundo y va subiendo en el ránking, llegando a ganar medallas en la mencionada competición.

Ya estamos en los Juegos de Sochi de 2014. Eddy Álvarez ha cumplido su sueño de ser olímpico. En la ciudad rusa vive todo tipo de emociones: por una parte una serie de contratiempos que parecía que iban a continuar su mala racha, pero por otro lado, la culminación no puede ser mejor, logrando una medalla olímpica. Vayamos por partes: en la carrera de los 1.500 metros es descalificado por chocar contra un patinador italiano. En la de 1.000 metros cae, aunque esta vez él es la víctima (un patinador canadiense se resbaló delante de él) y no el causante de la caída, aunque el resultado es el mismo. En los 500 metros cae de nuevo, sin intervención de nadie. Finalmente, en la carrera de 5.000 metros de relevos gana la medalla de plata. Coronó de esta forma su carrera de patinador, a la que no volvería más.

Se lo pueden imaginar: retomó su trayectoria como jugador de béisbol, donde ha participado con diferentes equipos. Eddy Álvarez ha conseguido varios logros: ser el primer patinador masculino de origen cubano en la selección estadounidense de patinaje de velocidad, así como ser el primer atleta de olímpico de Juegos de invierno y el primer olímpico en un deporte que no fuera el béisbol desde Jim Thorpe en jugar en la Major League Baseball, la más potente del globo. Pero su logro mayor fue superar sus graves lesiones, operaciones, dolores crónicos y severa rehabilitación, renunciando también en su momento a su carrera en el béisbol profesional, para perseguir su sueño: ser olímpico.

Foto de Paul Gilham/Getty Images

Actualización: Eddy Álvarez competió en los Juegos de Tokio 2020 en el deporte del béisbol y ganó la medalla de plata, convirtiéndose en el sexto deportista en lograr medalla en Juegos de invierno y de verano

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.