Concienciados olímpicos

RACHEAL LYNCH Y KRISTI KOPLIN: LAS OLÍMPICAS QUE LUCHARON COMO ENFERMERAS CONTRA EL CORONAVIRUS

Esta es la historia de dos deportistas olímpicas que se han volcado trabajando como enfermeras durante la crisis del coronavirus. Proceden de dos países y dos deportes diferentes, pero les une su vocación. Son la australiana Racheal Lynch, jugadora de hockey hierba y la estadounidense Kristi Koplin, de bobsleigh.

Foto de AP

La primera -Racheal Lynch- ocupa el puesto de portera. Medallista (siempre de oro o de plata) en campeonatos del mundo, Juegos de la Commonwealth, la Pro League y otros grandes torneos internacionales, debutó en unos Juegos Olímpicos en los de Río 2016. A ellos llegó después de diez años de carrera y más de 150 partidos defendiendo los colores de su selección. Pero Racheal paralelamente se labró una carrera como enfermera y no se limita a ello, sino que es además es Embajadora de Salud Mental. Cuando se supo que los Juegos de Tokio, para los que se estaba preparando, serían aplazados, Rachael se centró en su “otra” carrera, mucho más teniendo en cuenta la situación por la que pasaba su país (en realidad, el mundo entero) debido a la pandemina de coronavirus. Ella misma pidió trabajar en dos clínicas dedicadas a la lucha contra la pandemia situadas en la capital del estado de Australia Occidental. Ella ya había estado trabajando un día por semana en el área de rehabilitación neuronal de un hospital. Debido a que en principio tendría que estar entrenando esas semanas en Europa como preparación para los Juegos en el momento en que estalló la crisis, Rachael no tenía turnos en el hospital. Sin embargo, en cuanto se dieron por finalizados los entrenamientos de forma brusca esta jugadora se dirigió a las autoridades competentes del hospital para unirse y trabajar allí, en primera linea, luchando contra el virus. Iba a ser la primera vez en que trabajara como enfermera a tiempo completo. Lynch ha visto de todo durante las duras semanas de la crisis hospitalaria. Confiesa haber sentido a la vez tristeza, decepción y desesperación. Sin duda ha realizado una valiosa aportación a la sociedad.

Foto de Ruptly

Vayamos con su “colega” Kristi Koplin. Practicante de numerosos deportes desde siempre, Koplin se introdujo en el técnico deporte del bobsleigh de una curiosa y circunstancial manera: recibiendo un email de la leyenda de este deporte y medallista olímpica Elana Meyers que la introdujo a su deporte -no precisamente un deporte de masas- y la animó a presentarse a un campamento de preparación de esta especialidad en Lake Placid. Eso tuvo lugar en 2010 y Kristi acabó siendo seleccionada para el equipo nacional. Kristi Koplin también es miembro del Ejército, perteneciendo al Programa del Ejército para Atletas de Élite, y ha compatibilizado todo ello con estudios de enfermería y de administración de empresas.

Foto de ParkRecord.com

Esta última temporada estuvo participando con éxito pese a no contar con el suficiente apoyo económico, hasta el punto de tener que crear una campaña de crowfunding…hasta que sufrió una grave lesión. Un choque durante la segunda carrera de la competición disputada en Lake Placid en enero de 2019 le hizo plantearse la retirada. De hecho, llegó a pensar que iba a quedar paralítica. Por suerte la lesión no llegó a tanto, ni mucho menos, pero su cabeza ya no estaba en el bobsleigh. Decidió tomarse los días de baja en el deporte trabajando como enfermera (trabajo que venía alternando con el bobsleigh) y aprovechar ese tiempo para recapacitar sobre su futuro. En esas, estalló la pandemia. Como Lynch, durante las semanas que ha trabajado en el hospital luchando contra el virus ha visto de todo. Como miembro del Ejército también estuvo a disposición del mismo para realizar las tareas (también de apoyo a la población durante la pandemia) para las que le requirieran. Mientras, se sigue replanteando su vuelta o no al deporte y hacia los Juegos Olímpicos, en su caso los de invierno de Pekín 2022. Como Lynch, Koplin ha realizado una gran aportación a la sociedad.

Foto de Kristi Koplin

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.