Concienciados olímpicos

JORDI XAMMAR: EL REGATISTA OLÍMPICO QUE ACUDIÓ A AYUDAR EN EL TERREMOTO Y TSUNAMI DE INDONESIA DE 2018

En estos tiempos de crisis por la pandemia de coronavirus que afecta a la totalidad del globo somos testigos de innumerables muestras de solidaridad por parte de los deportistas, olímpicos o no. Donan sus trofeos más preciados, aportan cantidades de dinero… pero esta vez nos referiremos a un acto de generosidad singular y altruista por parte de un deportista olímpico que fue justamente resaltado en su momento. Los hechos no tienen nada que ver con la pandemia actual, pero sí se relacionan con un trágico desastre natural ocurrido a finales de septiembre de 2018. El lugar: Indonesia, ese superpoblado archipiélago en la otra punta del mundo. Los hechos: un terremoto que derivó en tsunami. Las consecuencias: 4.340 muertos.

El desastre natural se concentró en las islas Célebes, principalmente en la provincia de Palu. Inútil detallar al completo la lista de derrumbamientos y otros grandes daños que se produjeron. Desde la caída de un hotel de ocho pisos que atrapó a docenas de personas hasta grietas en el aeropuerto que lo inutilizaron pasando por graves daños en puentes, cortes en comunicaciones y red eléctrica y un largo etcétera. Cerca, en la más turística isla de Bali, se encontraba de vacaciones, practicando el deporte del surf, el regatista olímpico español Jordi Xammar. Llevaba 13 meses ininterrumpidos de entrenamientos y poco antes había hecho una parada en Tokio como preparación de cara a los Juegos Olímpicos, su gran cita largamente esperada. No en vano Jordi, que ya había sido olímpico en Río 2016 en la clase 470 -donde acabó en el 12º puesto- es uno de los favoritos para lograr la medalla en la cita olímpica de Tokio. En este ciclo olímpico ha conseguido, junto a su compañero Nicolás Rodríguez, cuatro valiosas medallas: una de plata y una de bronce en los campeonatos Europeos e idéntico botín en los Mundiales. También ha sido elegido como uno de los componentes de la novedosa y prestigiosa competición de Sail GP, que reúne a los mejores regatistas del mundo.

De voluntario en el campamento indonesio. Foto de Mundo Deportivo

Jordi escuchó las impactantes noticias de lo ocurrido a relativamente pocos kilómetros de donde se encontraba. En lugar de volverse a España para ponerse a salvo decidió tomar el camino más difícil pero el que le dictaba su conciencia: poner rumbo al epicentro del desastre. Y no fue un camino fácil ya que incluso tuvo que hacer noche en un aeropuerto hasta poder llegar a Palu. Iba pertrechado con una maleta que había vaciado y llenado de botellas de agua, pues había escuchado que una de las mayores necesidades de la población era la falta de agua potable. Jordi no se dedicó a “salvar vidas” en primera linea pues, como declaró posteriormente “no soy un profesional de ello”. Pero sí que ayudó, y mucho, en otras tareas no menos importantes: construir tiendas, repartir agua, limpiar la zona cero y un sinfín de tareas que requerían manos. Jordi iba solo, sin conocer a nadie ni haber contactado con ninguna ONG. Invirtió dinero (los gastos extras de sus billetes de avión), tiempo y sobre todo esfuerzo físico, “pero no podía quedarme practicando surf cuando cerca tenía lugar una tragedia”.

A Jordi Xammar, según confesó a numerosos medios de comunicación en los días posteriores (llegó a ser portada de “Marca”, el diario deportivo de más tirada en España), lo que más le movió fue saber la cantidad de niños que se habían quedado solos. Con los niños, precisamente, pasó especial tiempo, organizando partidos de fútbol. Un chico que conoció en el avión rumbo a Palu le contactó con un médico que trabajaba con la población afectada. Su inclusión en un grupo de voluntarios fue inmediata. Esos voluntarios, en su inmensa mayoría locales, ahora se han convertido en sus mayores seguidores y publican sus felicitaciones cada vez que Jordi vence en alguna competición. Con la exhaustiva preparación -damos fe- que está llevando a cabo este joven de cara a Tokio 2020, no nos extrañaría que las redes se llenaran de felicitaciones en indonesio en el verano de 2021. Todo un ejemplo de espíritu olímpico el de este regatista aplicado a algo que en nada tiene que ver con el deporte. Está claro que Jordi Xammar tiene interiorizados los valores olímpicos y los ha puesto en práctica. Solo por eso ya le deseamos suerte en Tokio 2020.

La foto que le hizo ser portada de Marca. Foto de Marca

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.