Entrevistas

EMILIO SÁNCHEZ VICARIO: “NUESTRA MEDALLA DE PLATA EN SEÚL 88 PESÓ MUCHO EN ESA ÉPOCA”

Emilio Sánchez Vicario pertenece a esa generación de tenistas españoles intermedia entre los pioneros (los Santana, Gimeno, Orantes) con las estrellas actuales, de entre las que destaca sobremanera Rafael Nadal. En su época logró ser el nº1 español y se hizo acreedor de varios torneos individuales, aunque destacó más como doblista. En esta modalidad consiguió incluso cinco Grand Slams, en mixto junto a las grandísimas Martina Navratilova y Pam Shriver y en masculono junto a Andrés Gómez y Sergio Casal. Sería con este último con el que conseguiría consolidad una pareja estable de dobles ganadora o finalista de numerosos títulos y darle de paso alegrías a la afición española y lustre al palmarés olímpico español gracias a la medalla de plata conseguida en los Juegos de Seúl de 1988.

Emilio Sánchez tuvo la fortuna, además, de acudir a esos Juegos junto a dos de sus hermanos, algo que no es tan habitual. Nos estamos refiriendo a Javier y a Arantxa, a punto de convertirse ésta en estrella del tenis. El tenista nacido en Madrid nos rememora cómo fue vivir la experiencia olímpica rodeado de su familia: Era justo en el momento en que Arantxa empezaba a despuntar. Tenía 16 años. Fue allí y ya al año siguiente ya ganó Roland Garros. Cuando fue a los Juegos de Seúl era aún junior. Fue muy bonito acudir con dos hermanos. Tengo muy buenos recuerdos, además Sergio es como de la familia y conseguimos meternos en la final y casi la ganamos”. Aunque del torneo olímpico salió con una medalla en la modalidad de dobles su objetivo número 1 era el torneo individual, al igual que ocurría con su compañero Sergio Casal, aunque en él corrieron suerte bien distinta: “Llegamos tarde a Seúl porque estábamos jugando un torneo, así que los dos primeros días fueron muy duros, porque además tuvimos que acostumbrarnos al calor de agosto y nos costó bastante. Tanto Sergio Casal como yo perdimos en el torneo individual. Nosotros siempre jugábamos individual y dobles. Nuestro primer objetivo era el individual. Tanto él como yo estábamos allí para hacerlo lo mejor que podíamos”.

Foto de Fototeca Juana lab. J Lizón

Se especula en que la pronta salida de ambos pudiera haber favorecido su marcha, más despejada y con un calendario menos cargado, en el torneo de dobles. Así fue la marcha en éste, en las propias palabras de uno de sus protagonistas: “El cuadro era durísimo. En cuartos nos tocaban lo yugoslavos (Ivanisevic/Živojinović), luego en semis Edberg/Jarryd. Has de jugar todos los partidos”. Así, llegaron hasta la final que les enfrentó a los estadounidenses Ken Flach (sobre cuya reciente muerte Emilio tuvo unas palabras de amable recuerdo) y Robert Seguso: “No quiero recordar la final (risas) Sacamos para ganar el partido y al final terminamos perdiendo 12-10 en el 5º set. El año anterior habíamos perdido con ellos también la final de Wimbledon con dos sets a cero. perdimos en 5 sets contra ellos. Tengo mal recuerdo de esas dos finales contra ellos. Nos queda el consuelo de que en los Juegos Olímpicos siendo segundo consigues una medalla, tienes ese extra de conseguir una medalla. Ser segundo está muy bien, pero no es lo que queríamos”. Se da la circunstancia de que fue en los Juegos de Seúl precisamente donde el tenis volvió al calendario olímpico aunque en Los Ángeles fue exhibición y yo también jugué entonces. Perdí entonces con Edberg”, nos cuenta el ex tenista.

Esa medalla de plata en Seúl 88 valía su peso en oro por las circunstancias que vivía entonces el deporte español, bastante lejanas a la situación actual: En aquella época el deporte en España era otra cosa. Creo recordar que en aquellos Juegos España ganó tres medallas, en vale, tiro con arco y nosotros. Así que cuando volvimos había cantidad de gente en el aeropuerto. Era como si hubiéramos ganado…yo qué sé”.Y a continuación llega a afirmar: “Esa medalla pesó mucho porque en aquella época no se ganaban medallas. Para el tenis español en una época en la que había dos canales de televisión fue en un momento en que tenían mucho valor las medallas. Por repercusión equiparo esa medalla olímpica a un Grand Slam. Fue muy importante para nosotros y creo que para el tenis español”.

Foto de Pastor/EFE

Como se sabe, los tenistas están acostumbrado a viajar constantemente por todo el mundo, de torneo en torneo y en condiciones de alojamiento casi de lujo. Vivir en la villa olímpica para uno de estos tenistas debe de ser una experiencia “distinta”. Emilio Sánchez Vicario nos cuenta cuán diferente fue vivir en la villa olímpica de Seúl respecto a lo que estaba acostumbrado en el circuito tenístico: “Vivir en la villa olímpica fue una experiencia muy divertida, también dura porque las condiciones de la villa eran bastante limitadas. Por ejemplo no había cortinas…Las condiciones no eran para estar cómodo, no digo de lujo, sino cómodo. Creo que deberían de haber estado mejor para los atletas que compiten porque en tenis competimos cada semana y por estar una semana así tampoco pasa nada, pero para los que pasan cuatro años preparándose para los Juegos y luego no pueden dormir bien y todo es un poco duro. Me imagino que habrá mejorado con el paso del tiempo. Los tenistas estamos en parte muy malcriados por cómo vivimos”.

El medallista olímpico y múltiple campeón de torneos de la ATP se dedica ahora, principalmente, a llevar una academia de tenis justamente junto a su compañero de podio olímpico, Sergio Casal. Por ella han pasado campeones de la talla de Andy Murray o Grigor Dimitrov, por citar dos de ellos: Estar en lo que a mí me gusta, que es el tenis y compaginarlo con chicos de talento y que luego puedan seguir sus sueños pues es una cosa que me llena y los que no llegan también me llenan porque gracias al tenis consiguen una serie de valores y de formas de hacer las cosas que les van a servir para cualquier cosa que hagan. en las academias se viven historias muy bonitas. Estar en eso me hace mucha ilusión”.

Agradable conversación con este tenista recordado por muchos momentos en torneos de la ATP pero que algunos habrán olvidado que se trata también de un medallista olímpico.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.