Entrevistas

GU BON-GIL, CAMPEÓN DE ESGRIMA EN LONDRES 2012: “COMPITO EN TODAS LOS CAMPEONATOS CON LA ÚNICA META DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS”

Gu Bon-gil es otro de esos desconocidos campeones olímpicos, al menos fuera de su país –Corea del Sur- y su especialidad –esgrima, concretamente en el sable-. Protagonizó, junto a sus compañeros de equipo, el despertar de su deporte en su país, cuando la selección masculina de sable conquistó el oro por equipos en los Juegos de Londres de 2012. A partir de entonces el país oriental vivió un auténtico boom de la esgrima que le ha reportado muchas medallas de peso en el concierto internacional. A Gu Bon-gil se deben bastantes de ellas, para ser específicos siete en Mundiales –de las cuales dos oros-, cinco oros en Juegos Asiáticos, junto a una plata y la friolera de quince medallas en los campeonatos de Asia. Gu las reparte casi por igual entre medallas individuales y por equipos…y eso que Gu entró en la selección surcoreana por la falta de miembros en el equipo de sable. Rincón Olímpico habló con él centrándonos en su experiencia olímpica, que no podía ser más exitosa tras alcanzar el ansiado oro.

Sobre el oro por equipos en Londres Gu Bon-gil nos reconoció que: “pensábamos que no íbamos a poder ganar la medalla ni de lejos, pero hicimos un buen equipo entre todos y conseguimos el oro. Unos Juegos Olímpicos significaban para nosotros la última oportunidad de llegar a nuestro sueño”. El tirador de esgrima surcoreano nos confirma la importancia que tienen para él unos Juegos Olímpicos: “Evidentemente todos los jugadores pensarán lo mismo, pero competimos en todo el resto de competiciones (pruebas de Grand Prix, campeonatos continentales y mundiales) con una única meta, que son los Juegos Olímpicos”.

Tras el éxito de Londres llegaron los siguientes Juegos, en Río, mucho más amargos en lo deportivo: “No me sentí realmente preparado en los Juegos de Río. Me sentía inseguro. Aun estando alto en el ránking, no me sentía verdaderamente preparado en aquella ocasión. Sentí presión debido a mis numerosas medallas en importantes campeonatos”. Y eso que el coreano venía de ser número 1 del mundo desde el final de la temporada 2013-14, puesto que mantuvo hasta el final de la temporada 2014-15, a escasos meses de la cita de Río. Sin embargo, en la ciudad brasileña no superó los octavos de final. Como contraste a su mal resultado, esos Juegos de Río le dieron una enorme satisfacción de distinto índole al ser elegido como abanderado de su país en la ceremonia inaugural. Nos narra cómo vivió el honor el propio deportista: “Me preguntaron si quería ser yo el que llevara la bandera en la ceremonia de inauguración. Es un honor al que no todos tienen acceso. Yo particularmente me siento muy, muy agradecido de que me escogieran. Fue como cumplir un sueño. Es una sensación diferente a ganar una medalla olímpica. Es evidente que ganar una medalla es lo mejor que te puede pasar, pero ser abanderado es también muy especial”.

El atleta nos comenta el cambio radical de la esgrima en su país a raíz de su oro –compartido con el resto de miembros del equipo- en los Juegos de Londres: “La esgrima no era un deporte verdaderamente reconocido en mi país, Corea del Sur, hasta después de los Juegos de Londres. Ahí fue donde empezó a coger más fama”. Gu Bon-gil nos compara sus dos experiencias vividas hasta el momento, aunque espera que haya una tercera: “Ir a los Juegos de Tokio 2020 es mi próxima meta”. De entre Londres 2012 y Río 2016 tiene claro cuál fue su edición favorita: “Las instalaciones de Londres y todo en general estaba mejor que en Río y nos sentíamos más cómodos en Londres. En Río había más desorganización”, aunque, aparte de las propias instalaciones de competición, poco pudo disfrutar del resto de atractivos que abundan alrededor de unos Juegos Olímpicos, porque, como nos cuenta: “durante los Juegos todo el equipo nos encontrábamos muy concentrados en la competición. Apenas salíamos fuera de la villa olímpica”. Llega la inevitable pregunta cuando el oro conseguido es en competición por equipos: ¿se ha cumplido ya su sueño o no hasta lograr una medalla individual? Gu Bon-gil lo tiene claro: “Como ya tengo el oro por equipos mi objetivo ahora es conseguir una medalla, de cualquier metal, en la competición individual olímpica”. Cada vez queda menos para saber si este campeonísimo de la esgrima pone la guinda a un impecable palmarés.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.