Entrevistas

PEDRO IBARRA, CAMPEÓN OLÍMPICO DE HOCKEY: “LA CLAVE DE NUESTRO ÉXITO EN RÍO FUE LA ENTREGA”

Para algunos el equipo masculino de hockey argentino dio la sorpresa al ganar el oro en los Juegos Olímpicos de Río. Su trayectoria previa en el más prestigioso campeonato mundial no indicaba que, llegada la edición de 2016, subiera tan siquiera al podio, ni mucho menos alzarse con la victoria. Sus participaciones anteriores consistían en un 11º puesto en Atenas 2004 y un 10º en Londres 2012. A los Juegos de Pekín 2008 ni siquiera se clasificaron. Pero Pedro Ibarra, uno de los integrantes de la selección ganadora el Río 2016 dio a Historias de los Juegos algunas de las claves del éxito de la albiceleste (llamada Los Leones en el caso de su selección de hockey) en la ciudad brasileña: La clave para la gran mejora que hemos tenido ha sido que se juntaron generaciones de jugadores muy buenas, se ensambló muy bien todo, se trabajó muy bien en todos los aspectos y creo que lo que caracteriza a este equipo es la entrega. La entrega se ve siempre, se gane o se pierda. Es el nunca bajar los brazos, siempre seguir, siempre insistir y creo que ahí está la clave de este equipo”. De hecho, el panorama tan oscuro que habíamos planteado para Argentina al inicio tiene otra perspectiva según el jugador de San Fernando: “Formamos un grupo de grandes jugadores; salimos bronce en el campeonato del mundo en el 2014, nos pudimos clasificar en los Panamericanos de Río en el 2007 [que ganaron] pero no pudimos clasificarnos para Pekín 2008, que era nuestro gran sueño como jugadores. Sí pudimos hacerlo para los Juegos Olímpicos de Londres 2012”. Resumen de una trayectoria que incluye, como bien indica Ibarra, ni más ni menos que una medalla en un Mundial, además de otras como en la Liga Mundial (plata en 2016/17, posterior a su éxito en Río) o bronce en la Champions Trophy de 2008.

Pedro Ibarra nos habla de su primera experiencia olímpica en Londres, tras el varapalo de no poder clasificarse para la anterior cita olímpica: Esos fueron [los de Londres] unos Juegos malos a nivel de resultados pero para nosotros fue una experiencia nueva y años después de no poder clasificarnos para Pekín en la misma cancha en que fracasamos para esa clasificación nos proclamamos campeones olímpicos. Es, en definitiva, una larga trayectoria en ascenso constante y por ello estoy muy feliz”. Trayectoria ascendente. Son las dos palabras claves de los Leones. Ya han conseguido el oro olímpico, ¿se puede aspirar a más? Según Ibarra “siempre se puede aspirar a más, incluso habiendo logrado un oro olímpico. Si no tuviera más sueños no estaría jugando hoy, así que ojalá pueda hacer unos excelentes Juegos Olímpicos en Tokio. Me empuja para seguir la ambición de seguir ganando. Cuando te acostumbras a estar en un podio no quieres quedarte nunca fuera de él. La ambición nos la vamos generando unos con otros y nos lleva a seguir entregándose al 100%”.Y en ese “aspirar a más” y esa ambición que no debe cesar está la próxima gran cita: la de Tokio 2020: “Veo muy bien a Argentina de cara a Tokio, con un cambio generacional muy importante que se ha ido ensamblando ahora en los partidos de la Pro League [nueva competición creada este año por la Federación Internacional de Hockey], que nos han servido de mucho. Estoy muy contento por cómo nos están yendo las cosas”.

Foto: Cuenta de Twitter de Pedro Ibarra

Recordando el tremendo éxito de su selección en Río 2016, Pedro Ibarra nos comenta lo que éste supuso para su país: El recibimiento en Argentina tras el oro de Río fue impresionante. Se popularizó el hockey en cierta manera, porque era más conocido allí el femenino. Fue una revolución. Al llegar al aeropuerto nos esperaba una conferencia de prensa en un salón enorme. No pararon de hablar de nosotros en los medios las siguientes semanas. Creo que sirvió mucho para popularizar un poco el hockey y que muchos chicos pudiesen practicar también otro deporte”. A nivel personal nos confiesa que el oro olímpico no le ha cambiado la vida: La vida me la cambia mi familia. No me la cambia tampoco a nivel profesional; sí es una satisfacción enorme, es más que un sueño y es un orgullo enorme porque para un país que tiene tan pocas medallas ser campeón olímpico es muy importante, pero no llega a cambiarte la vida”.

Finalizamos con una anécdota vivida en el torneo olímpico de Río, quizás premonitorio para el resultado final. Nos cuenta el jugador del Real Club de Polo de Barcelona: El día de la final tomé el bus con tres o cuatro jugadores más y los chicos de la Generación Dorada de basket, estaban allí por ejemplo Ginobili, Nocioni…y me acuerdo que Manu me dijo. “Hoy ganan, hoy ganan, porque tienen la misma cara que tenía yo en el 2004” y viniendo de él nos empujó a nivel anímico importante y cuando después se da… Uno nunca sabe cómo se darán las cosas…”.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.