Momentos Olímpicos Mágicos

MOMENTOS OLÍMPICOS MÁGICOS 66: CHARLOTTE KALLA BRILLA Y GANA PARA SUECIA EL RELEVO 4X5 EN SOCHI

Una campeonísima como la esquiadora de fondo sueca Charlotte Kalla realizó la que puede haber sido su mejor actuación olímpica no en una prueba individual, sino trabajando para su equipo en los relevos 4×5 km correspondientes a los Juegos de invierno de Sochi 2014. Fue ella la que en el cuarto y último relevo propició la victoria de Suecia, ya que cuando tomó el relevo su equipo iba en tercera posición a una considerable distancia de las dos primeras clasificadas. Sólo una magistral actuación de Kalla permitió la subida a lo más alto del podio de Suecia, algo que ese país no conseguía desde 1960 cuando se alzaron con la victoria en los Juegos de Squaw Valley. Incluso habían pasado muchos años (46, para ser exactos) desde que habían conseguido la última medalla en esta prueba.

Por contra, las en principio favoritas y entonces vigentes campeonas olímpicas noruegas ni siquiera se subieron al podio en la prueba celebrada en el circuito ruso de Rosa Khutor. Marit Bjørgen, Therese Johaug y compañía achacaron su mala actuación a una mala elección y preparación de los esquíes, tan fundamental en este deporte. Sólo pudieron acabar quintas, a casi un minuto de las vencedoras. Era la primera vez desde 2009 que el relevo femenino noruego perdía una carrera. Pero centrémonos en el desarrollo de la carrera, que se realiza con dos primeros relevos en estilo clásico y los dos últimos en estilo libre. Tras la salida en masa y el primer intercambio ningún equipo había podido tomar diferencias, como suele producirse. Rusia entró en primera posición en el primer intercambio seguida de Chequia pero, como decimos, las diferencias no eran en absoluto significativas. Suecia era por entonces tercera a menos de 5 segundos.

El liderazgo de Rusia finalizó mediada la segunda corredora, cuando fue superada por la sueca Emma Wiken pero sigue siendo pronto para que ninguna esquiadora coja ventaja o se descuelgue. Para el segundo intercambio, pasando ya al estilo libre, Suecia, Finlandia y Alemania entrarían en ese orden rondando el segundo de diferencia. El podio seguía claramente en el aire, incluso no estaba en absoluto claro que fueran estas tres naciones las que lo ocuparan, aunque finalmente se confirmó que así acabaría siendo.

Charlotte Kalla llegando a la metaa. Foto de Harry How

En el tercer relevo la finlandesa Kerttu Niskanen pasa a liderar la carrera mostrando ser la más fuerte. La alemana consigue seguirla de cerca, mientras que la sueca Anna Haag sí que da muestras de debilidad y va alejándose del dúo de cabeza, colocándose a 5 segundos, una distancia ya considerable aunque no definitiva. Se confirma la mala forma de la sueca Haag pues va alejándose cada vez más, llegando a la zona de intercambio a 25.7 segundos de Niskanen. Demasiada distancia. Alemania, con su esquiadora Claudia Nystad, había entregado segunda a 5.8 segundos. Fue entonces cuando Charlotte Kalla -poseedora por entonces ya de cuatro medallas olímpicas- dio un giro espectacular a la carrera. Se las tenía que ver con la finlandesa Krista Lahteenmaki, por entonces líder de la prueba, y la germana Denise Herrmann. Kalla fue poco a poco acercándose al dueto, mostrando su fortaleza especialmente en las partes en subida. En la mitad de su manga -es decir, a falta de dos kilómetros y medio-, Kalla ya había rebajado su déficit en 13.2 segundos. La distancia fue progresivamente reduciéndose hasta pegarse Kalla a las dos primeras entrando en la zona del estadio. Finlandia sacaba entonces aún unos metros de ventaja sobre Alemania y Suecia, respectivamente. No fue hasta la última curva, en que Charlotte Kalla, aún tercera, se metió por el interior superando a sus dos rivales. El poderío que mostró fue tan grande que no solo cruzó primera la meta, sino que lo hizo con suficiencia y claridad, con varios metros de ventaja, sin aparente esfuerzo.

La cuarta relevista -y artífice de la victoria- se mostró tras la carrera muy modesta con su actuación y elogió a sus compañeras “que la habían inspirado. Emma fue capaz de estar liderando en su manga y Anna es una gran luchadora. Estaba muy motivada al empezar mi manga”, añadiendo: “cuando vi a la alemana [y segunda clasificada por entonces] vi claro que podría ir a por el oro”. Por contra, las superadas Lahteenmaki y Herrmann dieron por buenos sus resultados, pese al adelantamiento sorpresa. La finlandesa reconoció que se encontraba exhausta y a punto de colapsar llegando a meta. La alemana no pensó en un principio que ni siquiera pudieran alcanzar el podio.

Anna Haag, una de las componentes del cuarteto de oro definió y resumió a la perfección cómo fue esta carrera, una de las más brillantes en cuanto a actuación de una esquiadora en la historia olímpica: “Charlotte esquió como un dios”. Quizá fue la mejor actuación de una gran campeona como es esta sueca, que ya posee nueve medallas en Juegos Olímpicos.

Foto de Carlos Barria/Reuters

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.